Tobes (Guadalajara)


Tobes es un precioso pueblo situado en una pequeña loma, perteneciente al municipio de Sienes. En tiempos anteriores pertenecía a Villacorza.
Unas veinte viviendas todas ellas construidas con piedra toba componían el pueblo.
Alrededor de ocho hornos llegó a haber en el pueblo para la elaboración del pan. La casa que no tenía utilizaba la de algún familiar o vecino. Se hacia pan una vez a la semana, panes de dos kilos, además de magdalenas y tortas.
No tuvieron nunca luz eléctrica, los candiles de aceite y petroleo, así como los faroles de aceite o las linternas fueron sus fuentes de iluminación.
Leña de roble principalmente y en menor medida de encina era la que usaban para hacer el fuego con el que calentar las cocinas en los fríos días invernales.

"Había dos enseres que eran comunitarios. Uno era una artesa grande llamada gamellón que se utilizaba en la matanza y el otro era una escalera de madera de 20 peldaños. El primero se guardaba en una dependencia del ayuntamiento y el segundo en un pajar. Lo podía utilizar cualquier vecino prevía petición". DIONISIO VAZQUEZ.

Sus tierras se dedicaban al cultivo de trigo, cebada, garbanzos y lentejas principalmente.
Venían cuadrillas de segadores de Ciudad Real y Jaén en la temporada de la siega. Se contrataban en Sigüenza, solían estar siete u ocho días y pernoctaban en un pajar.
Íban a moler a los dos molinos que había en Sienes, el molino bajero y el de arriba de Los Olalla. Otras veces llevaban el grano a la fábrica de harina de Los Ochoa en Sigüenza.

"Mi padre compró un pequeño molino manual de cuerda para molturar cereal para dar de comer a los animales. Tambíen se molía garbanzos, almortas y judias. Con ello mi madre hacía purés, los de garbanzos y almortas estaban muy buenos pero los de las judías sabían a rayos, no había quien lo comiera". DIONISIO VÁZQUEZ.

Era tierra de pocos árboles frutales. Algún manzano, peral y ciruelo todo lo más. Caían muchas heladas y se dañaba el fruto.
La oveja era el animal primordial en lo referente a la ganadería. Ovejas que se dedicaban a la cría del cordero, para ser vendidos a carniceros de Sigüenza, Guadalajara y Almazán. Un tratante de Valdelcubo aparecía periódicamente por Tobes para comprar corderos.
Había un pastor comunal, Gregorio Delgado, hijo del tío Lorenzo, el cual sacaba a pastar las ovejas todas juntas en verano. Lo solía hacer a la puesta de sol para que estuviesen por la noche pastando. En invierno cada familia sacaba a pastar su rebaño.
Había un mulero que llevaba la dula de las mulas que no realizaran faenas agrícolas o de carga a pastar libremente al campo.
Entre dos y tres cerdos se acostumbraba a matar en cada casa con el fin de tener carne para todo el año.
Muchos conejos había por los montes de Tobes. En ocasiones hasta venían los guardias civiles a practicar la caza del conejo con hurón con gentes del pueblo.

"Había muchos conejos por el terreno, tanto es así que nosotros teníamos una gata que cuando tenía crías se íba por la noche a alguna madriguera de conejo y venía con algún gazapillo en la boca para que lo comieran los gatitos pequeños. Mi madre siempre tenía un par de conejos o liebres en escabeche en las ollas de la despensa para irlos comiendo". DIONISIO VÁZQUEZ.

A Sienes tenían que ir para requerir del herrero cualquier apaño relacionado con dicho oficio.

El cura (don Matías) venía montado en una yegua cada semana (otras veces lo hacía cada dos semanas) desde el pueblo de Sienes para oficiar los servicios religiosos. Daba misa primero en Querencia, a continuación en Tobes y por último en Sienes. A este le sustituyó don Mariano.
El médico llegaba desde el pueblo de Imón.
De Sienes lo hacía el practicante, don José Ramos. Era a la persona a la que recurrian si la dolencia o el malestar era poca cosa. Si el caso ya era más grave avisaban al médico de Imón.
El cartero venía desde Riba de Santiuste, primero andando y posteriormente en moto.

Alto de la Fuente
Alto del Cañizal
Alto del Cerrojón
Arrompidos
Bacho de Valderejas
Barrancazo
Cabezas
Cabezuelos
Camino de los Curas
Cantarral
Carrasquillas
Cavaderos
Cerrada de la Fuente
Cerrada de la Viña
Cerramora
Cerrillo del Río
Cuesta del Carro
El Calvario
El Garrajón
El Puente Cañizal
Fuentezuelas
Hocino
Hornillos
La Fuente Yecla
La Fuente de la Ontanilla
La Fuente de la Parra
La Fuente del Tajuelo
La Pantana
Las Pozas
Los Carrizales
Majanos
Monte Navajo
Moralejo
Morro del Palo
Patín
Pedro Rubio
Solana de la Fuente
Tainas de Valdeloshaces
Tainas de los Hornillos
Tainas del Barranco
Tainas del Llano
Tainas del Tajuelo
Tajones Prados
Umbrión
Valdemocho
Valderezo
Valpardo
Veguillas
Virgencilla
Yesarejo

**Son algunos topónimos de lugares comunes de Tobes que quedaran para siempre en el recuerdo de las gentes que habitaron el pueblo**


El patrón de Tobes era San Agustín al que hacían fiesta el 28 de mayo, pero la fiesta grande era en septiembre.
Celebraban durante tres días: el 14 de septiembre en honor a la Exaltación de la Santa Cruz, el 15 a la Virgen de los Dolores y el 16 la fiesta de los cofrades. Se realizaba una misa y una procesión por el pueblo. Se acostumbraba a matar un cordero o un cabrito para compartir con los familiares y amigos venidos de fuera y se finalizaba con el baile en la plaza, animado por músicos del pueblo soriano de Conquezuela, con instrumentos de cuerda (guitarra, violín y laúd).
De Sienes, Villacorza y Querencia eran los pueblos de donde acudía más juventud a participar de la fiesta.
El 3 de mayo hacían la bendición de los campos.
Los juegos de cartas y el frontón eran los entretenimientos básicos de los toberos en los ratos de ocio.

Por Tobes aparecían los hueveros de Riosalido. Llevaban un mulo cargado con pellejos llenos de aceite, el cual intercambiaban con gente del pueblo por huevos.
Tambíen el vinatero de Valdelcubo llegaba con dos o tres mulos al pueblo vendiendo vino. Se solía comprar sobre todo en verano.

A Sigüenza se desplazaban generalmente los miércoles y sábados que eran días de mercado. Solían ir andando o con alguna caballería. Empleaban cuatro horas en llegar a la capital comarcal. Aprovechaban para comprar todo tipo de productos que no había en Tobes, desde pescado, hasta utensilios o ropa.
Para compras de menor envergadura se acercaban hasta el cercano pueblo de Sienes donde había un comercio y compraban arroz, vino o azúcar entre otros productos.
Si querían coger el coche de linea tenían que ir andando hasta La Riba de Santiuste. Tambíen podían coger otro autobús más pequeño que hacía el recorrido Barahona- Sigüenza.

"Hasta ocho coches de linea se juntaban en Sigüenza los días de mercado. Acudía gentes de toda la comarca. Algunas veces me tocó ir subido en la baca del autocar porque el interior iba completamente lleno". DIONISIO VÁZQUEZ.

Debido a la falta de infraestructuras (luz y agua), y la búsqueda de un mejor futuro que ofrecían las grandes ciudades, los vecinos fueron marchando principalmente a Madrid, Barcelona, Guadalajara y Sigüenza.
Tobes se quedó vacío en el año 1973 cuando Florentino Hervás y María Dolores Rodrigo que llevaban un año viviendo solos en el pueblo cerraron su casa y se marcharon al cercano pueblo de La Barbolla.
En la actualidad un grupo inmobiliario, Zenete Inversiones ha comprado la mayoría de edificaciones del pueblo, salvo cuatro o cinco con la finalidad de convertirlo en un centro de turismo rural. Está previsto edificar un hotel y alrededor de cien viviendas divididas en dos urbanizaciones.

Agradecimiento a Dionisio Vázquez Gonzalo, nostálgico y añorante informante de su pueblo en la distancia.

Visitas realizadas en marzo de 1995, enero de 2010, febrero de 2012 y septiembre de 2020.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte. En estos comienzos otoñales del 2020 hago una nueva visita a Tobes. Pueblo que siempre me ha cautivado por su belleza, su trazado urbano y por su relativo buen estado de conservación.
No había vuelto desde hace ocho años en que vine con un equipo de televisión española para hacer una pequeña grabación sobre mi persona y sobre el blog.
Todo sigue igual en Tobes, pero no ya solo con respecto a esa visita sino también en relación a las anteriores.
Poco ha cambiado la fisonomía del pueblo. Aguantan firmes sus edificaciones en espera de una nueva etapa que le cambiara de aspecto.
Mientras que eso llegue es mejor que disfrutemos del Tobes antiguo, el de siempre. Lo que venga después llevará el nombre de Tobes pero será con otra semblanza.
La tarde se presenta fresca, algunos nubarrones lejanos, pero nada más.
Cuando llego no hay un alma. El silencio es total. Llego hasta su preciosa plaza con la fuente en medio. Viviendas por detrás formando una media luna. Para contemplar.
Entro a la galería subterránea por una entrada que no tiene puerta. Estoy debajo del pueblo. Curiosísimo lugar. Unos cuantos metros de una punta a otra. Aunque poco tiene que ver con el uso y la configuración que tenían antaño.
Salgo al exterior, observo las casas, sencillas pero bonitas, algunas con el característico horno adosado en el exterior. Las hay que están diáfanas por dentro.
Subo hacía la calle Real, contemplo esa vivienda con la fachada de color rojizo que engancha visualmente. Voy hacía un extremo, todo igual, vuelvo, me dirijo a la zona de la iglesia, el voluminoso edificio de la escuela y casa de la maestra aparece en un costado. Cuando estoy aquí veo que alguien más ha llegado al pueblo, es un grupo de tres jóvenes que pasan junto a mí. Llevan un aparato que parece ser para detectar metales. Doblan por una calle lateral de la iglesia y los pierdo de vista. Dos mujeres hacen su aparición por la calle de abajo y un coche llega hasta la misma plaza de la iglesia. Se acabó la tranquilidad. La soledad y el silencio que tanto me gusta que me acompañen en mis visitas a los despoblados desaparecen.
Llego hasta la iglesia, la contorneo. Hermosa y altiva, tapiada su portada principal. Salgo por el camino de las eras, observo una cruz sobre una piedra, donde seguramente hacían la bendición de los campos. Vuelvo para el pueblo, me voy por el camino de Sienes, contemplo desde aquí. Vuelvo al pueblo, paso otra vez junto a la iglesia. Dos parejas están haciendo fotografías al templo.
Encamino mis pasos nuevamente por la calle Real. Me encanta este tramo de calle.
Oigo un ruido ensordecedor. Un grupo de motoristas ha llegado hasta la plaza de la fuente.
Lo que faltaba. No me gusta ver los despoblados así. Entiendo que todos tenemos derecho a visitarlos pero no estoy a gusto. Quiero disfrutarlos en soledad, que se escuche el silencio. Hoy no va a poder ser. Un grupo de motoristas se van para la iglesia mientras dos o tres de ellos se quedan junto a las motos.
Otro coche llega en esos momentos. La plaza ya apenas tiene espacio para albergar a tantos vehículos.
Parece esto la Gran Vía de Madrid. Calculo que entre todos seremos más de veinte personas las que estamos compartiendo un espacio pequeño.
No había coincidido con tanta gente en un despoblado. Nunca. Me siento incomodo.
Decido alejarme un poco del pueblo hacía el sur bajando por un camino que pasa junto a un antiguo horno de hacer yeso. Mientras espero a ver si se despeja un poco el pueblo de gente. Subo a una colina cercana y desde aquí contemplo Tobes. Tengo una bonita vista panorámica, con el pueblo en disposición alargada sobre el terreno. Me quedo unos minutos. El sol ya esta para ocultarse. Observo que los moteros se van. Bajo de mi atalaya y vuelvo a subir el camino hacía el pueblo. Aún hay dos coches aparcados en la plaza. Un grupo de cinco adolescentes aparecen por la calle de entrada al pueblo y se meten directamente en una de las galerías subterráneas. Imagino que son de algún pueblo cercano y que no es la primera vez que vienen. El sol ya terminó su jornada laboral. Los dos coches que quedaban se van casi a la vez, uno de ellos los del detector de metales.
Me quedo solo en el pueblo nuevamente, salvo los adolescentes que están en el subsuelo. Vuelvo a hacer un recorrido por el pueblo ya casi nocturno, pero esta vez si pudiéndome empapar del silencio y la soledad. Ya con la penumbra de la noche todo se ve distinto, más enigmático. Aún así no tengo prisa, dejo que la noche se apodere por completo del ambiente.
Toca marchar, deshago el camino, ignoro si los adolescentes siguen en las galerías debajo del pueblo, no veo ningún vehículo, no sé como habrán llegado hasta Tobes, pero si están ahí se quedan en su intimidad subterránea.
Una vez más me ha encantado Tobes pero esta vez no lo he podido disfrutar como a mi me gusta visitar los despoblados: en soledad y en silencio. Raro que es uno, que se le va a hacer.


Año 2020. Vista panorámica de Tobes desde El Calvario.




Año 2020. Vista noroeste de Tobes.




Año 2010. Entrada al pueblo. La casa de la tía Alejandrilla en primer plano con su horno anexo a la fachada y a continuación la de Bartolomé y María.



Año 2010. Edificio del ayuntamiento donde se hacían las reuniones vecinales para tratar temas comunes del pueblo. Era costumbre al terminar beber una jarra de vino y degustar bacalao seco.
A la derecha la casa del tío Bartolomé. La habitaba el matrimonio formado por Bartolomé del Río y María Vázquez. Tuvieron seis hijos. Después del fallecimiento de los padres y con la marcha de alguno de los hijos, quedaron viviendo en la casa los hermanos Félix y Josefa. Posteriormente Félix se casó con una mujer de Querencia y se fue a vivir a aquel pueblo, quedándose Josefa en la casa al contraer matrimonio con Doroteo, natural de Riosalido que hacía las veces de barbero.



Año 2020. La casa del tío Mariano y la tía Paca. Tuvieron dos hijos: Eugenio y Paco. Estos emigraron con antelación a Santa María de Montcada (Barcelona), haciéndolo años después los padres al mismo lugar.



Año 2020. Vista parcial de Tobes desde Los Cerrados.




Año 2010. Casa propiedad de Juan Vázquez. No era utilizada como vivienda, se le daba uso como almacén o para guardar animales.



Año 2020. Plaza de la fuente. Entrada a las cuevas subterráneas.




Año 2010. Interior de una de las galerías subterráneas. Antiguamente los vecinos las usaban para la cría del cerdo. El nuevo propietario ha unido todas las galerías y ha creado una red que recorre gran parte del pueblo por el subsuelo.



Año 2010. La plaza vista desde arriba. El agua de la fuente venía desde El Calvario, de la fuente de Pedro Rubio.



Año 2010. Dos viviendas unificadas en una. Las habitaban dos matrimonios. Por un lado Hermenegildo de Mingo y Joaquina Delgado. Por otro lado Juana (hija de los anteriores), casada con Alejandro. Tuvieron dos hijos, Carmen y Felipe. La emigración llevó a ésta familia a Zaragoza.



Año 2010. La casa del tío Gervasio. La habitaba el matrimonio formado por Gervasio de la Serna y Lucia Alguacil. Ambos fallecieron en Tobes. Tuvieron seis hijos, los cuales emigraron a Madrid.



Año 2010. La casa de Pablo Vázquez García y Dorotea Gonzalo Rata. Tuvieron seis hijos (Juan, Esteban, Dionisio, Félix, Valentin y Mª Eugenia). Los padres emigraron a Santa Coloma de Gramanet y los hijos lo hicieron a Barcelona, excepto Dionisio que lo hizo a Hospitalet de Llobregat.
"Se entraba al portal y aquí había dos puertas para las cuadras. Por la escalera se subía al primer piso donde estaba la sala-comedor con dos alcobas, la cocina, la despensa y al fondo otra sala con dos alcobas. La parte de arriba era para la cámara. En los años del racionamiento y ante las frecuentes visitas de los Delegados de Abastos para decomisar alimentos mi padre construyó un cuartucho pequeño al fondo de la despensa para esconder parte del trigo que habíamos recogido en la cosecha". DIONISIO VÁZQUEZ.

"Mis padres cerraron la casa en septiembre de 1968 y se fueron a Santa Coloma. Mi madre se adaptó estupendamente, muy rápido pues pasó de no tener nada a tener todas las comodidades, luz, lavadora, frigorífico, televisión, etc. Mi padre lo llevó peor, además él habría preferido emigrar a Madrid donde tenía familia y estaba más cerca del pueblo". DIONISIO VÁZQUEZ.



Año 2020. Calle Real.




Año 2010. Viviendas en la calle Real. La de la izquierda era propiedad de Alejandro Cuadrón, pero la tuvo alquilada un tiempo a Julián Moreno Casado.
La de la derecha estaba habitada por el matrimonio formado por Damían Rodrigo e Isabel Moreno. Tuvieron siete hijos (Rosario, Segisfreda, Abdón, Margarita, Efigenia, Irene e Isidoro), más uno en adopción (José). En la planta baja había un espacio dedicado a taberna.



Año 2020. Calle Real.




Año 2020. Calle Real.




Año 2010. Dos viviendas en la calle Real. Con toda probabilidad antiguamente sería una sola que tendría la entrada por la puerta central, actualmente tapiada. El dintel tiene la fecha de 1778. La vivienda de la izquierda era la casa del tío Pedro. La habitaba el matrimonio formado por Eusebio Vázquez del Olmo y Sabina del Rio. Tuvieron dos hijos. Vivía también en la casa la abuela Rufina, madre de Eusebio. La familia marchó a Madrid.
La vivienda de la derecha con la fachada frontal ya caída la habitaba el matrimonio formado por Juan Vázquez del Olmo e Hipólita García Gonzalo. Ambos fallecieron en Tobes.



Año 2020. Escuela de Tobes. La planta de arriba era la vivienda de la maestra. Algunas hacían uso de ella, mientras otras se alojaban de patrona en alguna casa. Don Eliseo, doña Joaquina o doña Romana, ésta última natural de Medinaceli son alguno de los docentes que se recuerdan.
Entre quince y veinte niños acudían a esta escuela en los años cuarenta y cincuenta.
"En la escuela se aprendía lo más elemental, escribir, leer, cuatro cuentas básicas y las niñas además aprendían labores del hogar.
Un año no tuvimos maestra y tuvimos que ir a la de Sienes. Nos llevábamos la fiambrera y comíamos en casa de algún familiar. A mi hermana años después la pasó lo mismo de tener que ir un año a la escuela de Sienes por no haber maestra en Tobes.
Algún año esporadico se dió clases de adultos para los jovenes que no habían tenido oportunidad de ir a la escuela en sus años infantiles.
En el recreo jugábamos en la calle al escondite o a la estornija.
La primera maestra que yo tuve era doña Romana, que curiosamente fue también maestra de mis padres, estuvo muchos años en Tobes hasta su jubilación. Se casó con uno del pueblo, Eustaquio Vazquez al cual le decíamos el "maestrón".
La maestra de la que yo guardo un gran recuerdo fue doña Joaquina, la última que yo tuve. Aprendí mucho con ella y me animó a que siguiera estudiando el bachillerato en Sigüenza una vez terminada la escuela". DIONISIO VÁZQUEZ.




Año 2020. Fachada lateral de la escuela y calle Real.




Año 2010. La iglesia románica de San Agustín.




Año 2020. Altar mayor y altar lateral.




Año 2020. Cancel hecho en madera de entrada al templo. Baptisterio. Coro. Escalera de acceso al campanario. Óculo de iluminación.



Año 2020. La parroquial vista por su parte trasera.




Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1961. La iglesia vista por su lado oeste. Torre- campanario con las dos campanas aún visibles. La pequeña fue trasladada posteriormente a la iglesia de Sienes y de la grande nunca más se supo.



Año 2010. Entrando a Tobes por el camino de Sienes.




Año 2020. Casa propiedad de Pablo Vázquez y Dorotea Gonzalo. La última persona que la habitó fue Petra Rodrigo (abuela de Dorotea). Era utilizada para guardar ganado en la planta baja y en la planta de arriba para almacenar cereal y heno.



Año 2010. La ultima casa que se cerró en Tobes. Era la casa del tío Lucio. Vivía en ella el matrimonio formado por Lucio Hervás y Juliana Gonzalo (Juliana murió en Tobes y Lucio se marchó con un hijo a vivir a La Barbolla). Tuvieron tres hijos, Florentino, Aurelio y Victoria. Florentino se casó con Dolores Rodrigo y fueron las últimas personas que vivieron en la casa, así como los últimos de Tobes.



Año 2010. Gallinero.




Año 2020. Cae la noche sobre Tobes.




Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1963. Alambique para destilar espliego en el paraje de El Camino del Sotillo. Pablo Vázquez y su hijo Juan Ignacio en plena faena. Gentes de Sienes eran las encargadas de segar y recoger esta planta y transportarla hasta aquí. Una sociedad foránea era la encargada de administrar todo el proceso. El representante de la empresa residía en el pueblo de Pozancos. La esencia resultante era trasladada a la zona de Murcia y Alicante.



Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1963. Juan Ignacio Vázquez y Pascual de la Serna subidos sobre una hacina de espliego una vez tratada la planta y a la espera de ser introducida en la caldera.



Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1962. Dionisio Vázquez y su padre Pablo en pleno proceso de aventar el cereal. La aventadora era propiedad del tío Mariano. Era la única que había en el pueblo.



Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1962. Hacina de trigo en la era de Pablo Vázquez a la esperada de ser trillada. Escalera y horcas.



Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1962. Dionisio Vázquez trillando en la era con un mulo.



Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1962. La familia Vázquez Gonzalo trillando en la era con una yunta de dos mulos.
De izquierda a derecha: Juan Ignacio, María subida en el trillo, Valentin y el padre, Pablo Vázquez.



Foto cedida por Dionisio Vázquez.

Año 1962. Mula de Pablo Vázquez cargada con dos angueras llenas de gavillas de cebada por el camino del Sotillo. Delante asoma la cabeza de la perra Lolita. A la izquierda se divisa Los Plantios.



Año 2020. Uno de los dos hornos de yeso que había en el pueblo. El combustible que se empleaba era aliagas.

42 comentarios :

  1. Buen reportaje Faustino, tuve el placer de visitar Tobes el año pasado en uno de mis viajes a Madrid, y tambien Querencia (imagino lo visitarias tambien),no pude entrar en la iglesia, ya he visto que esta vez tampoco fue posible, una lastima.
    Un abrazo amigo.

    Cristian.

    ResponderEliminar
  2. Hola faustino una pequeña historia muy bien contada por un momento crey ver la gente en ese hermoso pueblo.
    Josee
    http://foro.pueblosabandonados.es/

    ResponderEliminar
  3. He aquí un lugar aún bastante bien conservado, ideal para situar alguna historia de principios del siglo pasado. Las galerías subterráneas son un plus de originalidad de este pueblo.
    Un abrazo desde Huelva

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Interesante reportaje. Yo soy de Barcelona, pero este es el pueblo de mi abuela y de vez en cuando busco información sobre él. Solamente estuve una vez, hará casi veinte años, y guardo un buen recuerdo de él. Gracias por la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes el lugar donde están parte de tus raíces. Por ese motivo y porque es un pueblo bastante atractivo es normal que guardes un buen recuerdo de él.
      Te animo a que vuelvas a visitarlo en cuanto tengas ocasión.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Que pena me da ver morir a los pueblo, con la de generaiones que nacido , crecido y muerto ahi, la de historias que habran pasado en sus calles ensus plazas en cada casa y al final todo eso se perdera, no habra nadie para recordarlo y mantener viva el alma del pueblo

    Gracias a ti y a tu blog faustino, esperemos que la gente se anime a volver a los pueblos , que les vuelvan a dar vida , que vuelvan a jugar ninos por sus calles y que se siga escribiendo su historia
    otra vez gracias por este blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tengo yo muy claro que muchos pueblos vuelvan a la vida pero por lo menos que podamos contemplarlos como si fueran museos al aire libre y dejando que la imaginación nos muestre como era la vida en ellos.
      Como bien dices multitud de momentos se habrán vivido en cada uno de sus rincones por parte de las diferentes generaciones que los habitaron. Ese es el legado que nos tiene que quedar y por ello no los podemos dejar que caigan en el olvido.
      Gracias bierzo-ancares por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  6. ¡Qué pena!Yo viví en Tobes con mi tía que era la maestra,vivíamos en la escuela.De aquella época solo recuerdo el olor del carburo,el arroyo y charcos en el suelo, también largas caminatas para ir a otro pueblo a hacer una visita o para comprar.Tenía dos años.
    Ahora mi hija vive en Guadalajara y sentí curiosidad por este pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena no conocer tu nombre, puede que alguna persona que visita este blog os conociese.

      Eliminar
  7. Muy bueno, como dato, tobes es de un particular pero por lo que nos explico un anciano de Sienes que hace el camino todos los días de Sienes a Tobes para dar de comer a sus gallinas(que quedan en la última casa del pueblo), el particular que compro la mayoria del pueblo se quedo sin dinero y se marcho. Tube la oportunidad de ir como fotógrafo y aventurero y pasar un buen rato con el anciano quien nos relato a mi padre y a mi buenas historias del pueblo y nos enseño todo. Volvere muy pronto, es increible que se pierda toda su historia

    ResponderEliminar
  8. Desde Monteria Cordoba Colombia quede maravillado por lo bonito del pueblo y cuantas historias de vidas pasadas guardan sus muros de piedra hoy condenados al silencio del olvido. Gracias

    ResponderEliminar
  9. "...todo pasa y todo queda..."

    ResponderEliminar
  10. El pueblo de mi padre Fermín y mi tío Gerónimo, ya fallecidos, gracias por los datos aportados.He sentido una gran nostalgia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar esta reseña sobre tus familiares más cercanos y su vinculo con Tobes.
      Buena cosa es que leyendo el reportaje te haya tocado la fibra de la sensibilidad. No es para menos si aquí están parte de tus raíces.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Unknown, solo comentarte que Artemis primos segundos, tu padre Fermin y Geronimo eran primos de mi madre Enriqueta hija de Tomas que era hermano de tu abuela de Madrid seguro que oísteis hablar de ella, tuvieron muy buena relación y estuvimos en vuestra casa en Bilbao en Baracaldo en una ocasión . Mandaros un saludo con cariño

      Eliminar
    3. Efectivamente Tomás, soy primo de los que han comentado lo de mi tío Fermín y mi padre Jerónimo, me llamo Juan. Mi abuela era Sinforosa Vázquez Aguacil, y recuerdo cuando mi padre os llamaba por teléfono a los tíos y primos de Madrid, hoy en día mantengo relación con Julia y con Dionisio Vazquez. Un saludo.

      Eliminar
  11. Me ha entretenido tu blog . Dionisio Vazquez Gonzalo,a quien tu mencionas y agradeces información fue compañero mio de estudios en la SAFA de SIGUENZA 1º Y 2º de bachillerato hace 68, o, 69 años. Fuimos de los primeros alumnos. JESUS DE LA FUENTE SORIA de PALAZUELOS .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno pues me alegra saber que te ha gustado el blog.
      Seguro que el buen amigo Dionisio se alegrará mucho cuando lea este comentario y le haga retroceder en el recuerdo a los años estudiantiles en Sigüenza.
      Por mi parte muy agradecido le estoy por la colaboración que me brindó a la hora de dar forma a éste reportaje sobre su pueblo.
      Gracias Jesús por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  12. Muchas gracias por tu intervención UNKNOWN, a tu padre Fermin y a tu tio Geronimo me unia un vinculo de familia , ya que eran primos hermanos de mi madre. Me enteré de su fallecimiento por tu primo.

    ResponderEliminar
  13. No he visto el cementerio, o es que los enterramientos se hacían en otro pueblo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cementerio está adosado a la iglesia.Según se entra a la derecha.Han crecido arboles (olmos) que es la especie de arboles que hay en TOBES.

      Eliminar
  14. Me encantan tus entradas Faustino, buen trabajo! Es cierto que estos pueblos no deben caer en el olvido, hay muchas vivencias tras ellos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura.
      Me alegra que te gusten los reportajes.
      Es mi contribución a que no caigan en el olvido precisamente estos lugares.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Hola,soy de Chubut Argentina,me encantó la historia y el lugar se ve hermoso saludos

      Eliminar
  15. Me han dicho que tiene cuevas, se puede pasar a verlas??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manoli, nosotros hemos estado hoy,y si se pueden ver las cuevas que recorren gran parte del pueblo por debajo de ellas,merece la pena ir a verlo,es muy bonito.

      Eliminar
  16. Hola, he usado su genial texto para la descripción del siguiente vídeo de Tobes https://youtu.be/GrWam4nCojQ Espero que no lo importe.

    Si quiere que lo elimine, lo hago

    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  17. Faustino, te han vuelto a plagiar íntegro el texto de tu trabajo sobre Tobes en "Un paseo por la Alcarria" y sin citar la fuente del mismo. Cuánto aprovechado hay por Internet. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Y veo que con otro nombre te han pedido hoy el permiso después de publicarlo.
    En fin...

    ResponderEliminar
  19. Hola, muy interesante el trabajo. Sólo una matización sobre las familias. El texto correcto sería así:

    "Damián Rodrigo e Isabel Moreno. Tuvieron siete hijos "suyos": Rosario, Segisfreda, Abdón, Margarita, Efigenia, Isabel Irene e Isidoro y uno adoptado: José"

    ResponderEliminar
  20. Tienes razón Luis S R, ese seria el texto correcto, pido disculpas por el tratamiento erróneo.

    ResponderEliminar
  21. Hola he visto su video sobre el video de la aldea de Tobes y me ha resultado muy interesante.Yo llevo mi primer apellido Tobes, pero segun me indicó mi padre que en paz descanse, los origenes deben datar de Castilla Leon o Canarias,aunque tambien hay una Localidad en Burgos denominada Tobes y Rahedo, donde hace años estuve investigando por la curiosidad de conocer sus blasones y que al parecer segun alguien que omito me venció mi heraldica a traves de una pagina no muy informada.Quizas usted podria ayudarme.Un saludo cordial y enrohabuena por sus trabajos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero aclararle que yo no he hecho ningún video sobre Tobes. Yo solo soy el autor del reportaje que sale en este blog. Videos no he hecho ninguno.
      En cuanto a lo que usted me comenta sobre el origen de su apellido no puedo ser de gran ayuda porque la antroponimia es un tema que no domino, no he tratado sobre ello.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. En cuanto a Tobes de Burgos, préguntale a T. Cascón Vázquez, seguro que te puede dar información. Desde Castilla y León un saludo

      Eliminar
  22. Un gran trabajo de campo que quedará y servirá para la historia. ¡FELICIDADES!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Agustín, me alegra que te haya gustado. Esa es un poco la idea, que las generaciones venideras puedan ver como se vivía en el pueblo donde nacieron sus antepasados.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  23. Hola. Creo que se ha añadido información desde ha accedí en el 2014. Ahora veo un fotografía de lo que queda de la casa de mis bisabuelos, Juan Vázquez e Hipólita García. Mi madre era prima de Dionisio Vázquez. Todavía tengo pendiente una nueva visita al pueblo. Saludos y gracias por el trabajo.

    ResponderEliminar
  24. Tuvimos el placer de visitar Tobes hace algunos años. Desde las Merindades de Burgos y de parte de todos los pueblecitos queremos agradecerte tu sensibilidad y cariño hacia la España vaciada esperando que su entorno bellísimo, olvidado y desconocido no caiga en el olvido como patrimonio cultural (si cultura hay en España). Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestras palabras de agradecimiento.
      Es reconfortante recibir estas palabras.
      Un cordial saludo.

      Eliminar