Claret (Lleida)


Cuatro casas conformaban esta pequeña población situada sobre una suave prominencia del terreno en la comarca de La Noguera.
Caserío apiñado y compacto, como si de un reducto defensivo se tratara, era propiedad de don Fausto de Dalmases y de Massot (historiador y abogado nacido en Cervera y residente en Barcelona) y posteriormente de sus descendientes. Los Dalmases eran una de las familias de la nobleza catalana de los  primeros años del siglo XX.
Los habitantes de Claret eran medieros (entregaban la mitad de la producción a los dueños).
Tenían sus tierras cultivadas de trigo, cebada, olivos y viñas. El cereal se llevaba a moler al molino de Ponts y las olivas a los molinos de aceite de Ponts y Agramunt. Había prensa en Claret para elaborar el vino (consumo local).
La oveja era el animal que predominaba en la ganadería.
No había hornos de pan en el pueblo con lo cual tenían que desplazarse a Oliola a comprarlo.
Los candiles de petróleo y de carburo fueron sus fuentes de iluminación.
El agua era uno de los grandes problemas que tenían, se abastecían de una fuente (La Fassina) que estaba a casi media hora del pueblo con lo cual las casas tenían un sistema para recoger el agua de lluvia por medio de canalones en el tejado que la depositaban en aljibes en el interior de las casas.

No había escuela en Claret y así los niños en edad escolar recorrían diariamente el camino para asistir a la de Oliola (40 minutos de trayecto).
Con una frecuencia de una vez al mes se daba misa dominical en la pequeña iglesia de Claret. De ello se encargaba el cura de Oliola. Mosén Miguel, mosén Ángel o mosén Ramón son algunos de los que realizaron tal cometido. Llegaban hasta Claret a pie o en bicicleta.
El médico venía desde Ponts en la persona de don Josep María Montanyà. A este pueblo tenían que ir a comprar los medicamentos que se recetaran a la farmacia que allí había.
Desde Oliola llegaba el cartero (Josep Cucurull) que realizaba el trayecto andando.

La Festa Major de Claret era para el 16 de julio en honor a la Virgen del Carmen.
Los domingos se desplazaban los jóvenes hasta Oliola para bailar en el salón de baile de El Café. Con música de tocadiscos, congregaba a un numeroso grupo de gente joven.
Los miércoles era día de mercado en Ponts. Llevaban a vender conejos, pollos o huevos y de paso compraban algunos productos necesarios, generalmente alimentos y ropa.
Desde Ponts aparecían algunos vendedores ambulantes por Claret ofreciendo sus mercancías (paños, hilos, agujas o comestibles como eran las sardinas).

La emigración fue apareciendo en los años 50 y 60 por Claret. Los motivos habría que buscarlos en la búsqueda  de una mejor calidad de vida, ausencia de servicios básicos, el problema del agua y la no propiedad de las casas y tierras que se trabajaban.
Algunos se quedaron en Oliola y otros marcharon para Lleida y Barcelona.

Los de Cal Gran fueron los últimos en abandonar Claret. Ellos eran el matrimonio formado por Jaume Bernaus y Dolors Puigpinós, además de los dos hijos que tenían y los abuelos. Todos ellos se marcharon para Oliola en diciembre de 1984.

Visita realizada en julio de 2016.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte. Llego al despoblado de Claret una mañana calurosa del mes de julio. El terreno es seco, tierra de cereal. La vista panorámica del pueblo según se va uno acercando es preciosa. Mi acompañante me va dando detalles del pasado y del presente. El conjunto se muestra apiñado formando un núcleo hermético. Una vez llegado al pueblo observo que no hay calle alguna y que no hay resquicios entre las viviendas, se juntan unas con otras formando un entramado urbano de aspecto defensivo. Las casas son de buena factura, unas en piedra sillar y otras en mampostería pero todas ellas con muy buen aspecto exterior. Destaca el inmenso volumen de Cal Gran "la parte de la casa más pegada a la iglesia era la que utilizaban los Dalmases cuando estaban aquí". Al exterior quedan los corrales y los pajares. La iglesia es la primera que se muestra, pequeña en comparación a los edificios que la flanquean. En su interior pocas muestras de interés "los Dalmases tenían entrada particular a la iglesia sin tener que pasar por la calle". Seguimos bordeando el perímetro exterior del pueblo  y podemos entrar en la planta baja de otra vivienda "aquí dormíamos otro chico y yo, aquí guardábamos las mulas, este era el aljibe donde almacenaban el agua de lluvia". De vuelta a la calle seguimos contorneando las casas hasta que la vegetación nos impide seguir avanzando más. Aun así le digo a mi acompañante que me espere y trepo entre piedras y llevándome arañazos logro llegar hasta un altillo para sacar algunas fotografías por ese lado. A unos trescientos metros se divisa una vivienda de más reciente construcción pero en ruinas "Cal Lolita, la construyeron unos descendientes de Los Dalmases para venir aquí alguna temporada, estuvieron unos años viniendo pero ya se olvidaron de ello". Volvemos sobre nuestros pasos y caminamos un poco por el lado contrario, por aquí es peor. Nos quedamos en la era contemplando la panorámica del pueblo. Mi acompañante va desgranando sus recuerdos de sus años como criado para una de las familias del pueblo "los domingos, que era el día libre me desplazaba dos veces hasta Oliola, cuarenta minutos de ida andando y otros tantos de vuelta. Por la mañana asistía a misa en la iglesia de allí, volvía a Claret para comer y arreglarme un poco y por la tarde camino de nuevo hasta Oliola para asistir al baile". En lontananza se divisa un pueblo "es Maravella".
Bonita impresión me llevo de este pequeño lugar de Claret.


Llegando a Claret.




Desde la era. Vista de Claret por su lado oeste.




La Mare de Déu del Carme de Claret. Edificio neogótico construido en 1903  en piedra sillar. Puerta en arco apuntado y acceso mediante escalones.




Parte superior de la fachada principal de la iglesia. Inscripción esculpida en placa flanqueada por sendos escudos:
D. FAUST DE DALMASES Y DE MASSOT. BARO DEL BOLLIDOR
LA MANÁ CONSTRUIR L ANY MCMIII.
DEDICANTLA. A LA BONA MEMORIA DE SOS AYMATS PARES.
Por encima ventana geminada y óculo de iluminación en forma de estrella. Remate triangular con cornisa decorada, sendos pináculos en los extremos y cruz latina coronando.




Fachada oeste del templo. Óculo de iluminación y por debajo ventana en arco apuntado. La iglesia queda empequeñecida ante el volumen y la altura de los edificios que componían Cal Gran. Era la parte de la casa que ocupaba la familia Dalmases cuando estaban en Claret.




Interior de la iglesia. Altar mayor. Pinturas borrosas en la pared. El desgaste del enfoscado permite ver la piedra sillar.




Soberbia y voluminosa edificación de Cal Gran. Piedra sillar de buena factura. La parte más a la izquierda la ocupaba la familia Dalmases. Ventanas en la fachada orientada al sur, buscando el sol de mediodía. Balcón compartido por dos habitaciones. Molino de viento en el tejado para generar electricidad. Fue la última casa que se cerró en Claret. Vivía en ella el matrimonio formado por Jaume Bernaus y Dolors Puigpinós.




Por una preciosa rampa empedrada (ya tomada por la vegetación) se accedía a Cal Gran. Vistosa portalada en arco de medio punto con buena factura de las dovelas. Branquil o escalón inferior. Puerta de madera de doble hoja.



Cal Marcó. Orientada al sur. La más pequeña de las cuatro. Vivió en ella el matrimonio formado por José y María.




Por su lado este delimitan Claret Cal Segarra y Cal Miquel.




Cal Segarra. Orientada al este. Puerta de la cuadra a nivel más bajo y puerta de acceso a la vivienda mediante rampa a nivel más alto en el lado derecho. Balcón lateral en la fachada sur. Vivió en ella el matrimonio formado por José y Pepita.




Cal Miquel. Orientada al este. De buen volumen. Piedra sillar dispuesta en hileras regulares dan un buen acabado a la fachada. Visibles algunas de las bajantes que llevaba el agua de lluvia del tejado al aljibe interior de la casa. Habitaba esta casa el matrimonio formado por Miguel y Neus




Vista de Claret en la lejanía en su ubicación sobre el terreno.

16 comentarios :

  1. Comienzas presentando a Claret como un lugar con cuatro casas y tras tu visita pausada, termino viendo que esta aldea ha crecido.
    Es obvio que tras cada piedra hay historia, ya existía en el siglo XIV. Pero la que a ti te importa, la que a mi también, es la que con cada paso tu anónimo acompañante va recordando con esa precisión del que retorna porque allí transcurrió una parte de su vida. La memoria es la que devuelve el sentido a estos lugares para hacerlos crecer en todos los sentidos. Gracias por este bello reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo decir que no me interesa (o más bien no me gusta) como era la vida en Claret en el siglo XIV pero si me gusta (o más bien me apasiona) como era la vida en Claret en los años anteriores a su despoblación.
      En cada piedra hay muchos años de historia pero en cada antiguo vecino hay muchos años de vida cotidiana en el lugar, de alegrías, de tristezas, de emociones, de incertidumbres, de penas, de nostalgia, de añoranza, de...
      Prefiero lo segundo.
      Las piedras nos podrían contar el nacimiento del pueblo cuando se fundó y los habitantes la defunción del pueblo cuando se quedó vacío.
      Las piedras formarán parte de la historia del pueblo mientras que haya alguien que pueda contar algo sobre ellas.
      Sin piedras si hay memoria de un pueblo pero sin testimonios humanos no.
      Pocas cosas hay más gratificantes para los que nos gusta esta temática que recorrer un despoblado en compañía de un antiguo vecino.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Hola Faustino,a pesar de tener cuatro casas esa pequeña población llama la atención la estructura,tamaño y calidad de las mismas,incluso hay una pegada a la Iglesia como comentas,cómo se nota que eran gente de alta alcurnia los propietarios de las viviendas,lástima que como tantas otras poblaciones hayan quedado en el olvido,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roberto.
      Hay veces que un pueblo pequeño, con dos, tres o cuatro casas tiene más interés y atractivo que un pueblo que pueda tener quince o veinte casas.
      Este lugar por su estructura urbana con todas las casas apiñadas unas con otras y por el buen empaque de dichas viviendas forman un conjunto muy sugerente.
      La despoblación en la segunda mitad del siglo XX fue muy cruel y se llevó por delante a los que tenían peores condiciones de sobrevivir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Compartir estos pueblos abandonados con esa sensacion de que caminando contigo se retrocede al pasado es muy importante para los que aun mantenemos el recuerdo de nuestros abuelos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, en cierta manera es un viaje al pasado haciendo trabajar la imaginación.
      Cualquiera de las personas que salen en estos reportajes pueden ser nuestros abuelos.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Además de disfrutar, como siempre, conociendo a través de tus escritos la historia de estos pueblos para mí casi siempre desconocidos, en este caso me ha llamado la atención eso de que los niños tuvieran un trayecto de 40 minutos para llegar al colegio; ahora por lo visto se traumatizan si no los llevan hasta la misma puerta, y por supuesto en coche... Ya sé que esto no tiene nada que ver con hablar de despoblados, pero es que era una reflexión mía que he querido hacer en voz alta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había casos peores, niños que tenían que andar más de una hora y en situaciones más difíciles (senderos empedrados con bastante desnivel, condiciones climatológícas adversas).
      Todos ellos unos HÉROES.
      Esos trayectos eran para ellos el iniciarse en el aprendizaje de la vida fuera de su casa.
      Todo tenía un sacrificio y nada estaba al alcance de la mano.
      Los de hoy día no se cambiarían por aquellos pero creo que si tendrían que reflexionar, entender, admirar y valorar lo que hacían esos niños que tardaban cuarenta minutos andando en ir al colegio porque esos niños de antaño son.... sus abuelos.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  5. hola Faustino. ya vuelvo otra vez para decirte unas cuantas cosas de este pueblo. ES muy bonito, pequeño.Tiene una iglesia neogotica preciosa.¿Si las piedras hablaran, cuantas cosas nos contarian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenida de nuevo Tere.
      Pueblo pequeño y bonito.
      Ya que las piedras por desgracia no pueden hablar hay que aprovechar la suerte de que por lo menos haya personas que todavía nos puedan contar ciertos detalles sobre estos pueblos.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  6. Muy bonito , Faustino , y muchas gracias por lo que haces que tanto mérito tiene y horas de trabajo . En Sevilla , en el barrio de Heliópolis , hay un colegio llamado San Antonio María Claret en el que estuvieron varios primos míos. Supongo que sabias lo primero.

    Un fuerte abrazo.

    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Guillermo por tus palabras sabiendo valorar y reconocer el trabajo que hay detrás de cada reportaje.
      Desconocía el dato que mencionas del colegio en Sevilla.
      Apenas he estado un par de veces y en visitas de un día por lo tanto no tengo conocimientos exhaustivos sobre la ciudad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. 1. En primer lugar, agradezco mucho la existencia de esta Web, que me parece de un valor incalculable, y le animo a seguir con ella.
    En Aragón hay un señor de Huesca, un chico joven, creo recordar, que tiene una similar, y hace unos años publicó varios libros, que tuvieron mucho éxito, con una recopilación de sus artículos... ¡Se lo comento por si usted se anima a hacer lo mismo!
    2. Dicho lo cual, y habida cuenta de que el actual Ministro de Educación, Cultura y Deportes, es el XI BARÓN DE CLARET, ¿puede usted darnos más información sobre ese título nobiliario, y que clase de relación, posesión o señorío ostentaban sobre esta población...?
    Gracias anticipadas, y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna información le puedo dar sobre el asunto al que hace referencia porque no tengo ni idea.
      Es un campo de trabajo el de los títulos nobiliarios que no domino y por el cual tampoco estoy muy interesado.
      Aunque creo que la baronía de Claret que es a la que usted hace referencia no tiene nada que ver con esta pequeña población que aquí se trata.
      Aquella pertenece al termino de Tremp en el Pallars Jussà y este despoblado se encuentra en la comarca de La Noguera.

      En cuanto a la primera parte de su comentario estoy de acuerdo con el gran trabajo que ha realizado el amigo Cristian Laglera en la provincia de Huesca, que creo que es al que usted se referirá.

      Es posible que pasado un tiempo se pueda ver en papel impreso el trabajo de este blog pero con otro formato.
      Lo que encierra esta pagina no tendría cabida en un libro.

      Gracias por sus palabras y por saber valorar el trabajo que hay aquí realizado.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Le agradezco su amable contestación, y le confirmo que, efectivamente, la Baronía de Claret se refiere al pueblo de Claret, perteneciente al término municipal de Tremp, a unos 5 kilómetros de la localidad, según Internet.
      Es decir, que como usted muy bien decía, no tiene nada que ver con esta población.
      Le animo a publicar sus artículos en formato libro, bien digital o en papel, pues, realmente, valen la pena, y le reitero mi gratitud por su atención al contestar, así como por la gran labor que está realizando.

      Eliminar
    3. Aclarado queda el asunto de la Baronía.
      Gracias por sus palabras nuevamente.
      Un cordial saludo.

      Eliminar