Adónde vamos



Adónde vamos es un excelente relato de ficción, ejemplo representativo de los últimos años de vida de una persona cualquiera en uno de tantos pueblos que agonizaban en la segunda mitad de siglo XX.
Juan Naval (protagonista del relato) va escribiendo en unos apuntes (para quien lo quiera leer una vez que él haya fallecido) todo lo que ha dado de si su vida desde su niñez hasta su vejez.
Su noviazgo, su posterior boda, los años felices con su esposa y los dos hijos, las fiestas patronales, los trabajos vecinales, las faenas del campo, los años de la guerra, la marcha paulatina de sus convecinos. Todo va fluyendo en su memoria mientras busca la manera de entretenerse y matar el tiempo haciendo algo para no morirse de aburrimiento.
¡De joven faltaban horas y de viejo sobran!
Entre los recuerdos constantes a su esposa fallecida hace unos años va desgranando un modo de vida que se va para siempre.
Asiste al ocaso de su pueblo (solo quedan cuatro personas y todas mayores) viendo como lentamente va llegar el final. El cierre de muchas casas, el desmoronamiento de la iglesia, los campos yermos, ausencia de animales para cazar, las acequias sin agua....
¡Qué duro es ser uno de los últimos!
Acepta con resignación el cambio que trae el progreso pero no lo comparte, se niega a formar parte de ese "nuevo mundo" que él no quiere. Lamenta que su generación haya sido la última en formar parte de esa cadena familiar y social que se mantuvo durante siglos.
¿Por qué nos tuvo que tocar a nosotros?
Todo vale, nada se tira, la comida más suculenta para los invitados y para las fiestas, lo nuevo no hay que darle mucho uso para que no se estropee y dure más años.
Sabe que el fin esta próximo, lo asume con naturalidad, pero se mantiene firme en su negativa a irse a vivir a Barcelona con los hijos, tal y como hicieron muchos de sus vecinos. Su vida está en el pueblo y allí quiere esperar el final.
Acepta la soledad si es el precio que tiene que pagar para no salir del pueblo pero está deseando que vengan a visitarle los hijos o los nietos.
Ve con curiosidad todos los adelantos que estos van trayendo en sus visitas pero eso le hace recordar que antiguamente sin todas esas cosas eran más felices que ahora.
¡Mucha más armonía que ahora aunque no faltaban las rencillas y disputas, casi siempre por temas de tierras!

Como dice el protagonista del libro, es una persona de ayer en un mundo de hoy. Lo suyo es el pasado. Esto que va llegando no va con él.

La escritora ribagorzana Ana Tena Puy consigue con esta hermosísima narración hacer un estudio detallado de una manera de vivir que no había cambiado apenas durante siglos hasta que el progreso fue transformando todo para mejorar la vida.
Está escrito en forma de monologo interior. Las reflexiones y los recuerdos son el eje principal de la obra.