Los Goldines (Jaén)


Agradecimiento para Ramón Sánchez Fernández, antiguo habitante de Los Goldines, extraordinario y amabilísimo informante y para Catalina Ojeda del cortijo El Aguerico, jovial y encantadora informante en diferentes aspectos de la vida y costumbres de Los Goldines y diversas cortijadas de la zona.

Deliciosa aldea enclavada en la comarca de la Sierra de Segura. Perteneciente desde siempre al municipio de Pontones, en la actualidad lo es de Santiago-Pontones.
Veinte viviendas situadas por encima del arroyo de Los Goldines, justo unos metros antes de juntarse con el arroyo de La Parrilla.
Una calle principal y otra perpendicular a esta, conforman este bellísimo caserío que se deja caer suavemente por el desnivel de una minúscula planicie.
Situada a 1210 metros de altitud, lo que refleja que padecía unos inviernos rigurosos con frecuentes nevadas en los días más severos del año. Ello lo combatían con leña de carrasca, chaparros u olivos.

El trigo, la cebada, las patatas y los garbanzos era la base principal de su agricultura. Pocos olivos había en su término a excepción de la parte más baja, en zonas más próximas al pantano.
Iban a moler el grano al molino de Las Carmonas. La aceituna la llevaban a moler a la fábrica de aceite situada en el molino de El Castellón, propiedad de María Fernández, viuda desde temprana edad y con cuatro hijos a su cargo, mujer valiente y trabajadora llevaba todas las tareas del molino, para lo cual contaba con la ayuda de cuatro trabajadores. Aquí acudían gentes de todas las aldeas y cortijos. María y sus hijos pasaban el invierno en El Castellón y los veranos se subían a su casa de Los Goldines.
Las cabras y las ovejas conformaban la ganadería de la aldea. Marchantes de los pueblos granadinos de Huéscar y La Puebla de don Fadrique aparecían por allí para comprar los cabritos.

Había dos comercios en Los Goldines. Uno era propiedad de don José Ojeda, era tienda y taberna. Un letrero colgado encima de la puerta ya hacía alusión a su dedicación:
                                 Don José Ojeda. Bebidas y comestibles
Iba con un burro a Pontones para abastecerse de productos para su comercio.
La otra tienda la llevaba Francisco Sánchez Ruiz "el Rápido", quien desde Hornos vino a casarse con una mujer de Los Goldines e instaló aquí el pequeño comercio, a la vez que con un mulo iba vendiendo por los cortijos.
A pesar de ello no faltaban vendedores ambulantes por Los Goldines como era Mateo que venía con un burro desde Pontón Alto ofreciendo sardinas, tomates o naranjas entre otros productos.
También aparecía por allí un señor que venía desde Santiago de la Espada con una furgoneta a comprar nueces.
Y en ocasiones eran los propios vecinos los que acudían a Pontones a suministrarse de algún producto que no hubiera en la aldea.
Asimismo dos o tres familias iban hasta Pontones a vender cargas de leña de chaparro.

Para los oficios religiosos (bodas, bautizos, entierros, etc) acudían hasta Las Casas de Carrasco. Aunque en ocasiones la boda se celebraba en Los Goldines por causas de fuerza mayor en que no pudieran desplazarse hasta Las Casas de Carrasco.

"La boda duraba día y medio. Boda y tornaboda. Si la ceremonia religiosa se hacía en la iglesia de Las Casas de Carrasco acudían todos los invitados cada uno desplazándose como pudiera. La novia iba montada en una silla, llamada jamuga y la caballería se enjaezaba magníficamente para la ocasión con todo tipo de adornos, una manta y colcha de ganchillo. El novio iba en otra caballería aparte y con menos vistosidad en la montura. Vuelta después para Los Goldines para los actos festivos. Si la ceremonia no se podía realizar en la iglesia de Las Casas de Carrasco, se preparaba un altar en una habitación. El cura venía desde Pontones y oficiaba la ceremonia. Había una o varias mujeres encargadas de hacer la comida. Previamente se había pedido prestado sillas, mesas, menaje y utensilios en casas vecinas y de familiares para poder abarcar a todos los invitados. La comida consistía en cabrito, cordero o pollo. Después de la comida se celebraba el baile hasta la hora de cenar. Acto seguido continuaba la gente más joven con un poco de baile hasta que cada uno se iba a acostar, generalmente donde se podía, en todas las dependencias de la casa, en casas vecinas, en el suelo, en pajares acondicionados para la ocasión, etc.
Al día siguiente, en la tornaboda se preparaba un suculento chocolate a la taza con buñuelos caseros.
Entre música y consumición de algún licor se llegaba hasta la comida. Concluida esta, cada uno se iba para su casa o su lugar de origen.
Muy típico este segundo día era la elaboración de garbanzos tostados que se comían como aperitivo, aunque la mayor parte de las veces acababan sirviendo de "munición" entre los jóvenes que se los tiraban unos a otros".
CATALINA OJEDA.


El médico en casos muy extremos venía desde Pontones. Don Aurelio que era natural de Madrid o don Lucas que era de Santiago de la Espada son algunos de los que se recuerdan. Había que ir a buscarle y llevar una caballería para que el doctor pudiera desplazarse a visitar al enfermo.
No había servicio de cartería y era cualquier vecino que se desplazaba a Pontones el que llevaba o traía la correspondencia.
No había escuela en Los Goldines y como quiera que la de Pontones y la de La Ballestera les pillaba muy retiradas, se habilitó un aula en una casa que no estaba ocupada y ejercía enseñanza en ella los maestros rurales de los que había en aquella época (maestros no titulados). Don Gregorio de Villanueva del Arzobispo o don Santiago de Hornos figuran entre los que impartieron sus conocimientos a los niños de Los Goldines.
Cada semana se les daba de comer en una casa, en relación a los niños que hubiera en cada familia.

Al no tener iglesia ni ermita no tenían fiesta patronal, pero todo cambió sobre el año 1955.

"Un cura de La Puerta de Segura nos animó a los vecinos a que Los Goldines tuviera su propio día de fiesta. El día elegido fue el 13 de mayo en honor a la Virgen de Fátima. Había una imagen en tamaño pequeño que las gentes se la iban pasando casa por casa en turnos rotatorios y ese día con unas andas preparadas para la ocasión se sacaba a la Virgen en procesión después de haber realizado una misa en un altar previamente preparado en la calle o en el interior de alguna casa.
Para la comida se sacrificaba un choto grande con el que se abastecía a todos los presentes. Por la tarde se realizaba el baile en el espacioso salón de la casa de Marcelo y Amadora. Los músicos de La Platera con guitarra, bandurria y acordeón eran los encargados de amenizar la fiesta.
La juventud de La Agracea acudía casi al completo a participar de este día festivo en Los Goldines. No faltaban tampoco jóvenes de La Ballestera, La Parrilla o Las Casas de Carrasco". RAMÓN SÁNCHEZ.


Los domingos por la tarde era costumbre realizar baile en las diversas aldeas o cortijadas. Se hacía en La Hoya Cambrón, en La Parrilla, en La Ballestera o en Los Goldines. Toda la juventud se desplazaba al lugar elegido, donde no faltaban los músicos de La Platera con guitarra y bandurria.
Una costumbre para el recuerdo era la llamada "Cencerrá".

"Cuando una pareja de viudos (o uno de los dos lo era) decidían casarse e irse a vivir juntos, esa noche se organizaba entre los mozos una comitiva que se desplazaban hasta la casa de la pareja y allí bajo la ventana o a la puerta se armaba gran bullicio y algarabía durante toda la noche a base del ruido de cencerros y cualquier otro objeto que pudiese hacer buen estruendo y donde no faltaban las picantes y groseras coplillas que entonaba cualquier mozo más atrevido".
RAMÓN SÁNCHEZ.


La luz eléctrica llegó en los últimos años de vida del pueblo, no así el agua corriente, la cual la tenían que ir a buscar a fuentes un poco retiradas al no haber ninguna junto a las casas.

"Íbamos a por agua a la Fuente de la Teja que era la que más cerca pillaba, pero las mozas preferían ir a la Fuente del Bancal que estaba casi a dos kilómetros. Así podían distraerse más de los quehaceres en la casa, o emplear el tiempo del trayecto en ir y venir a la fuente para ir conversando con el novio o con alguna amiga". RAMÓN SÁNCHEZ.

El triste final para Los Goldines llegó en los años 60 con la expropiación de las casas y las fincas por parte de Patrimonio Forestal del Estado, con el objetivo de repoblar la zona de pinos y así evitar la erosión del terreno en la vertiente próxima al pantano del Tranco con el fango y las piedras arrastradas por la lluvia.
La gente en breve espacio de tiempo tuvo que ir marchándose, emigrando gran parte hacía Barcelona y Valencia y otros se dispersaron por pueblos de la provincia.
El matrimonio formado por Pedro Sánchez Fernández y Concepción Alguacil González, con cuatro hijos, y Juan José, el pastor de la casa, fueron los últimos en marchar de Los Goldines. Hecho que aconteció a principios de los años 60.


Visita realizada en mayo de 2016.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte: Un agradabilísimo descubrimiento ha sido mi encuentro con esta aldea. Pese a estar junto a la carretera pero en terreno más bajo que esta, la mayoría de los automovilistas pasan de largo sin prestarle siquiera un par de segundos en contemplar esta preciosa aldea con la mirada. Ellos se lo pierden. Para que van a perder un poco de su tiempo en pararse y pasear por Los Goldines. En hablar con sus piedras, en sentir el dolor que rezuma el lugar por la marcha forzosa, el desamparo de sus ruinas.
Hay que descender el camino y adentrarse en esa silenciosa y ruinosa calle que desciende hacía el interior del pueblo. Antes hay que hacer una parada junto al lavadero y su pila adyacente. Emociona el verlo allí porque la imaginación se dispara y es fácil imaginar el ajetreo constante de las mujeres de la aldea en su lucha por lavar la ropa a base de frotar en la piedra escurridera, mientras que lo hacen se enteran por unas y otras de todos los chismes y noticias que han ocurrido recientemente en Los Goldines o en la comarca. Lugar de mucha vida social.
La calle continua su descenso entre edificaciones en ruina, escombros y vegetación.
Se da la particularidad de que no hay ningún edificio con tejado.
¡Alguien se tiene que haber puesto las botas con las tejas!
Pocas veces he visto un lugar en el que todos sus edificios carecen de cubierta y sea tan hermoso como este de Los Goldines.
¡Cuanta belleza atesoran sus ruinas!
Y aún queda una gratificante sorpresa al doblar la calle justo donde termina la calle principal. Aparece una calle más corta pero de extrema hermosura. Las mejores viviendas de Los Goldines estaban aquí. Viviendas de tres pisos, lo que no hay en el resto de la aldea. No se puede entrar a ninguna por su mal estado, pero no importa con ver su encanto exterior es suficiente. Estas mismas casas por su parte trasera son aun más preciosas si cabe. Un frondoso nogal proporciona un aire nostálgico a esta parte del pueblo. La vegetación esta exuberante de colorido.
A pesar de estar cerca de la carretera, el silencio es abrumador. Al estar a un nivel más bajo que la carretera, el ruido de los coches quedan amortiguados. Aquí los pájaros y el agua del arroyo que corretea al fondo del barranco pujan por poner banda sonora al lugar. Aquí arriba ganan los pájaros. Decido bajar hasta el arroyo, entre lo que un día fueron bancales cultivados. Suave descenso. Aquí gana el agua. Empatados. El canto de los pájaros y el rumor del agua es el mejor dúo que puede haber para formar una orquesta en un despoblado.
Subo otra vez en busca de este caserío ruinoso pero atractivo. Hago el mismo recorrido. Quiero verlo a la inversa de como lo hice a la bajada. Es más bonito en sentido descendente. No tengo prisa. Nadie me espera. No tengo que apagar ningún fuego. Donde voy a estar mejor que aquí.
Como va siendo hora de comer me siento junto al lavadero para dar cuenta de mis vituallas. No puede haber mejor sitio para comer. Observas la calle como desciende y se pierde entre sus propias ruinas.
Como diría una buena amiga, no quiero irme cuando estoy tan a gusto en estos lugares, pero tengo que hacerlo.
Encantador y sorprendente lugar este de Los Goldines. Bellísima ubicación.
¡Hasta el nombre lo tienes precioso!



Entrando a Los Goldines.




Comienzo de la calle principal en sentido descendente. La carrasca majestuosa, se niega a caer derrotada y desplomarse sobre la calle.



El lavadero de Los Goldines. El agua era canalizada por una acequia proveniente de la Fuente del Bancal. Servía también para regar los huertos.



Calle principal en sentido descendente.



Se llevaron el horno al completo (bóveda y base). ¡Faltaría más!



Escalera hacía la nada. Subir y bajar. Bajar y subir...




Vivienda. Enfoscada de cal el primer piso, en piedra vista el segundo. Escalera exterior.



La caseta del transformador de la luz. A mediados de los años 50 llegó este gran invento que hizo la vida un poco más fácil a la gente de Los Goldines. Atrás quedaron los candiles y las teas.



Calle lateral. Con piedra caliza y argamasa era suficiente.




Amalgama de muros, escombros, vegetación... Imagen desoladora de la situación actual de Los Goldines. Los del fondo los culpables.



Calle principal en sentido descendente.




Calle baja de Los Goldines. Belleza al paso.




La misma calle desde el ángulo inverso. Se da la circunstancia de que las viviendas a ambos lados de la calle eran de la misma familia. Las de la derecha era la casa de "bonito" y las de la izquierda las de los quehaceres diarios.



La casa de Aurelio Fernández. La presencia del zócalo exterior denota buen porte de la vivienda.



Horno y casa de Aurelio Fernández. La vistosa grieta de la fachada augura un mal futuro para la vivienda a corto plazo.




Las casas de la familia Fernández cierran Los Goldines en su parte baja. Voluminosidad y altura. La del medio, sujetada por dos contrafuertes era propiedad de María Fernández, dueña del molino aceitero de El Castellón.



Desde el arroyo de Los Goldines la visión de la aldea apenas se vislumbra. Ganan presencia los bancales, antaño todo cultivado, hoy yermo.



Cuesta reconocer alguno de los viejos caminos por donde se accedía a Los Goldines.



Confluencia de calles.




Vivienda y cuadra.




Bonito encuadre urbano.




Tramo de calle en sentido ascendente. Viviendas que agonizan pero hasta el último día mantendrán una pose hermosa.



Tramo de calle en sentido ascendente. Hacía la salida del pueblo.

31 comentarios :

  1. Muy interesante como todo lo que aparece en el blog , Faustino.


    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias una vez más, Guillermo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Extraordinario trabajo.
    Punto y aparte lo mejor.

    Marimar de Cervera de Rio Alhama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias de nuevo, Marimar.
      Me vas a permitir que discrepe contigo en el buen sentido de la palabra. Con mucho que te haya podido gustar la sección de Punto y aparte, creo que a la historia que se cuenta sobre el pueblo no hay nada que lo pueda superar. Pero aún así me ha alegrado que te guste mi voz en alto expresando mis sensaciones y emociones sobre lo que veo y lo que siento.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Mecachis en la mar, ¡ya estamos a vueltas con los pantanos! ¿al pueblo le sirvió para algo su construcción? Yo creo que no porque les echo del lugar y seguro que fueron a parar a un terreno yermo y valdio.
    Muy hermosos los comentarios de sus antñguos habitantes, sobre todo el de las bodas y las cencerradas. Por aquí también daban la murga a los viudos.

    Un saludo, Tere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al pueblo le sirvió para quedarse como lo ves ahora. Abandonado, olvidado y sus gentes dispersadas por otros lugares.
      Coincido contigo. Lo mejor los testimonios humanos de las gentes que vivieron en estos lugares aportando sus vivencias y recuerdos.
      Declaraciones impagables.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Siempre que he pasado por Los Goldines me he detenido a verlo. Un lugar hermoso enmarcado por un paisaje abrumador. Ahora con tu reportaje me sucede que ya no veo lo mismo. Le devuelves la vida a esas preciosas ruinas, elevando las paredes caídas, abres la tienda, vuelve a caer agua en el lavadero mientras las mujeres hablan.
    Maria, sus hijos y demás personas que habitaron los Goldines vuelven a pisar sus calles.
    Hay otras aldeas en Jaén, Los Centenares, Las Canalejas, Cañada Chica...demasiadas. Pero devueltas a la vida de antaño a pesar del lamentable estado de sus casas, solo esta bellísima aldea.
    Gracias Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que vemos Los Goldines de la misma manera.
      Yo estaba viendo en aquel instante a las mujeres lavando y hablando en el lavadero.
      Estaba viendo a sus gentes transitar por esas dos calles que conforman el núcleo. Mucho contacto humano al tener un trazado urbano definido y compartir casi todas las viviendas ese espacio delimitado para la calle. El contacto era frecuente lo que facilitaría una gran armonía y buena relación entre sus gentes.
      Por María, por sus hijos y por toda la gente que vivió en Los Goldines va este reportaje.
      Muchas aldeas deshabitadas en Jaén, pero si son tan hermosas como esta, sus ruinas no pueden permanecer indiferentes a los ojos de la gente.
      Hay que rescatarlas del olvido. Espero poder contribuir a ello, para lo cual me gustaría volver en un futuro no muy lejano por esa bonita tierra.
      Gracias por dejar este encantador y nostálgico comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Te escribo de parte de unos seguidores tuyos de Jaén, para darte la enhorabuena por tu trabajo y por el precioso reportaje que nos has ofrecido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues les das las gracias de mi parte a esa buena gente jienense.
      Me alegra que les haya gustado el reportaje.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Roberto Tartajmartes, 24 mayo, 2016

    Hola de nuevo,Faustino,en vista de lo que se vé en las fotos,es pueblo tuvo que ser precioso en sus mejores tiempos ya que hay algunas viviendas que tienen muy buén porte,lástima que esté ya tan arruinado,sobre lo que comentas de los automovilistas que pasan de largo,como bien dices ellos se lo pierden y al mismo tiempo a los que nos gusta "perder el tiempo"en estos lugares con calma y tranquilidad lo ganamos,así que sigan pasanddo de largo,bueno Faustino,como siempre,una extensa y detallada explicación sobre el lugar,así dá gusto leer y recrearse en tus visitas a esas maravillosas poblaciones,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pasen de largo y que nos dejen estos lugares para nosotros, para los que nos gusta que el tiempo se quede detenido en estos despoblados, para los que "conversamos" con las piedras.
      Muy bonito tuvo que ser Los Goldines Roberto. Lástima que he llegado un poco tarde. Hace años estaría mucho mejor.
      Pero a lo que no llegado tarde es a respirar el silencio, la soledad y la tranquilidad que allí se da.
      Un lugar triste por las circunstancias que se dieron y por su trazado urbano con calles definidas, pero para mi esa tristeza, me la quedo, se la cambio al que quiera por la "alegría" de la Gran Vía de Madrid.
      Un fuerte abrazo Roberto.

      Eliminar
  7. Cecilio Gómezmartes, 24 mayo, 2016

    Los comentarios de los vecinos de este pueblo son preciosos, con una carga de emotividad y de cariño hacia su pueblo tremendos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Cecilio, coincido contigo en que los testimonios de los antiguos vecinos son maravillosos, con una carga emocional tremenda. Recordando siempre los buenos momentos vividos en la aldea.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Cuando se pierde la cabeza, se pierde el rumbo. Y cuando se pierden los tejados, las casas se derrumban. Pero si conservamos la memoria, podremos imaginar el humo saliendo por las chimeneas,el rumor del agua de la fuente y la algarabía de los niños bajo las nogueras.
    Muchas gracias por tu delicioso y entrañable reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertada tu reflexión del comienzo del comentario.
      Tengo una amiga que reconstruye con la imaginación las casas en ruina de abajo a arriba.
      Una vez que la vivienda se ha "reconstruido" por completo, el humo saliendo de la chimenea y la gente entrando en sus casas ya vienen por si solos.
      La imaginación es fundamental en estos lugares.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Tu lo has dicho, no todo el mundo tiene la capacidad de poner la imaginación que estos rincones requieren, pero que placer hacerlo sin prisas, en silencio. Buen trabajo, como siempre. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Una especial sensibilidad, soledad y silencio es el cóctel perfecto para visitar estos lugares. Si se dan estos condicionantes, la imaginación trabaja a destajo.
      En Los Goldines el escenario estaba hecho, solo faltaba situar a los actores, cada uno en su lugar correspondiente.
      2016 en el calendario y 1950 en el interior del pueblo.
      Gracias David, me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. por lo que parece, este pueblo ha sido rapiñado, chorizado, se le ha metido la mano en la saca, ha sido latrocinado etc, pero asi y todo es querido, y creo que no debemos dejar que pase esto. Sigo diciendo que los pueblos que están cerca de los pantanos deben ser explotados por los que habitan en ellos y no dejar que se arruinen.

    ResponderEliminar
  10. hola de nuevo y gracias por su trabajo
    creo que con el material que tiene debería plantearse editar un libro con todo este material. seria muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un futuro próximo puede haber novedades en forma de libro pero no con este diseño. Este formato y amplitud de contenido solo es valido para donde está. Para internet.
      Gracias por sus palabras Hawk.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Que quieres que te diga Faustino que eres fantástico en hora buena
    precioso argumento ¡¡ no te puedes y maginar lo que me emocionado cuando cuentas sobretodo lo de las bodas muy originales lo de la novia en la caballeria toda a reglada ;y sobretodo ; ese pueblo que meda mucha me lancolia con sus casas todas arrumbadas con ellas seba esos lindo recuerdos y lindas historias¡¡¡ gracias ha ti y apersonas como tu vamos conociendo la España de antaño y la de hoy en dia Gracias Fausutino por hacer lo que haces es muy bonito un a brazo mi a migo y otro para tu linda mujer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonitas las costumbres de las bodas, de las "cencerrás", de los garbanzos tostados y de las fiestas creadas donde anteriormente nunca las hubo. No me extraña que te hayas emocionado porque son para emocionarse.
      Lo que hace falta es encontrar las personas adecuadas que vayan contando estas historias tan bonitas y enternecedoras.
      Gracias amiga Nati por tus siempre cariñosas y agradables palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Muy bonito articulo, emocionante.Mi abuelo era de La Agracea y siempre nos contaba en las reuniones de familia que tuvo una novia en Los Geoldines y que los padres de ella no aprobaban esa relacion porque mi abuelo era de bajo nivel social para ella.Al final acabo con mi abuela de Hornos.Si hubiera mantenido aquella relacion no habria tenido los 21 nietos que llego a conocer antes de fallecer hace diez meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los noviazgos y casamientos no eran ajenos al costumbrismo rural de aquellos años. La familia tenía mucha influencia en las decisiones.
      Se daban casos en que ennoviaban a una pareja por mutuo acuerdo de las familias o bien uno de los dos por ser de menor clase social no era bien visto en la parte contraria.
      Seguro que tu abuelo fue mucho más feliz con la novia de Hornos que lo que hubiera podido ser con la de Los Goldines.
      Muchas gracias Loli por tu comentario.
      Me gustaría pedirte si tienes algún familiar más que sea nacido en La Agracea que me escribieras si eres tan amable al correo electrónico que verás en la columna de la derecha para comentarte un asunto sobre aquella aldea.
      Saludos.

      Eliminar
  13. ¡¡Cuantos recuerdos me ha traído esta publicación!!

    Hace años fui invitado por una amiga de Jaén a recorrer una parte de su territorio.
    Después de visitar un castillo sorprendente, me llevó a conocer un pintoresco pueblo cuyo nombre no recuerdo encajonado en un desfiladero donde era muy difícil aparcar. Después de recorrer otros lugares acabamos en este lugar de Los Goldines. Allí compartimos mesa y mantel y dando un paseo por sus ruinas imaginábamos quien viviría en cada casa.
    Terminamos la tarde cerca de Hornos escuchando emocionados las sabias palabras que nos contó un venerable anciano que encontramos plantando unas pipas de calabaza.
    Ella me enseñó que el acento andaluz es muy bonito saliendo de los labios de la persona adecuada, a pesar de ser menospreciado en muchas partes de España.
    Ella me enseñó que Jaén no es solo olivos.
    Ella me enseñó que las sierras jienenses no tienen nada que envidiar a las del norte de España.
    Ella me enseñó que las encinas y las amapolas no son un complemento secundario de los pueblos abandonados, sino que forman parte de los pueblos abandonados por derecho propio.
    Ella me enseñó a descifrar lo que se veía pero no se veía desde los miradores.
    Ella me dijo que tenía que volver en otra ocasión porque aún no había visto nada de las insólitas bellezas que escondía su tierra.
    El tiempo y la distancia no hicieron posible ese retorno por aquella provincia.
    No nos volvimos a ver pero quiero que sepa si algún día lee esta publicación que pasé un día inolvidable junto a una mujer maravillosa.

    L´enfant

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué palabras más bonitas dedicadas a tu amiga y esa preciosa tierra que es Andalucía.

      Eliminar
  14. No sabía que habías estado en Los Goldines. Me ha gustado ver el sitio desde tu óptica. Como siempre, muy buen trabajo de investigación. Enhorabuena, amigo Faustino.
    Me ha sorprendido gratamente esa posibilidad de que tu labor vea la luz en forma de libro. Ya sabes que seré uno de sus comopradores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una grata sorpresa la visita a este lugar. Tenía buenas referencias (entre ellas una foto que me mandaste hace tiempo creo que por whatsapp de tu visita a este pueblo donde se veía una bonita imagen de Los Goldines nevado) pero hasta que no estas in situ y lo ves con tus propios ojos no corroboras esos halagos.
      Un abrazo Antonio.

      Eliminar
  15. Amigo Fausto, debido a mi trabajo relacionado con la protección de la naturaleza, a lo largo de mi periplo profesional, he tenido la suerte, triste, por cierto, de conocer la comarca del Sobrabe, las Tierras Altas de Soria, y ahora, la muy desconocida Sierra de Segura, en todas ellas un denominador común: la infinita tristeza y melancolía de sus pueblos abandonados. Grata sorpresa de saber de tus andanzas por los Goldines, por donde yo paso casi todos los días, andando o en moto, desde hace 12 años, cuidando de esta sierra tan preciosa y escondida. Un fuerte abrazo compañero, aunque no te conozca personalmente..-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar de Sobrarbe y de Tierras Altas de Soria es palabras mayores en la despoblación. Abundancia de despoblados y de muy buena calidad en ambas.
      Infinita tristeza pero rebosante de hermosura la que destilan sus ruinas.
      Envidia sana si pasas todos los días junto a Los Goldines.
      Ya me gustaría a mi en mi trabajo diario contemplar pueblos deshabitados.
      ¡Que gozada sería!
      Un fuerte abrazo y quien sabe si algún día nos encontraremos por esos caminos escondidos de la preciosa Sierra de Segura. Aldeas despobladas hay para ello.

      Eliminar