Boñices (Soria)


Agradecimiento a los hermanos Sanz Mayor (Jesús, Esther, Ursicinio, Teresa). Magníficos y acogedores informantes. Sus recuerdos puestos al servicio del reportaje en memoria de su pueblo.
Montserrat Mayor Jimeno: mil gracias.


Por encima de los 1000 metros de altitud en plena llanura del Campo de Gómara se encuentra el pueblo de Boñices, antes pedanía de Nomparedes en la actualidad de Tejado. Ubicado sobre un suave montículo, se componía de siete viviendas.
Sus habitantes eran renteros, eran propietarios de las casas pero no de las tierras de cultivo. Estas eran propiedad de una señora de Soria. En los años 40 les compraron las fincas a esta señora y pasaron a ser los propietarios. Se hicieron cuatro partes iguales y tres partes un poco más pequeñas según lo que hubiera pagado cada familia.

Apenas tenían ganadería (solamente algunas vacas) puesto que los terrenos de pasto eran propiedad de Juanito de Castil de Tierra que lo aprovechaba para tener allí sus ovejas.
Por lo que la base de su economía se sustentaba en la agricultura (trigo y cebada) y en la fabricación de yeso aprovechando las canteras que había en la zona.
Varias familias tenían su sustento con la elaboración del yeso. Trabajo muy duro y laborioso que a veces entrañaba serios peligros como detalla Esther Sanz un accidente que le sucedió a su padre:
"Con una barrena hacía un agujero en la cantera, de arriba abajo, lo mas profundo posible, metía la mecha y la pólvora, lo encendía y ya se tenía que alejar porque se producía la explosión. Pues ese día no detonó, y entonces al acercarse y manipular el barreno, le explotó estando él allí y se produjo el accidente, salió despedido por el impacto. Quedó mal herido y todo el cuerpo dañado por la explosión. Afortunadamente se recuperó".
Como el yeso era un material de construcción muy usado en esos años tenía mucha demanda y acudía gente de toda la comarca a comprar dicho material pero anteriormente se llevaba a vender fuera como apunta Ursicinio Sanz:
"Yo le oí contar a mi padre que cuando era joven y antes de casarse iba con el yeso a los pueblos de la Tierra de Pinares (Covaleda, Navaleno...) y lo cambiaba por madera, tan abundante en esa zona, pero ya después que se casó dejó de salir fuera".
Madera de la que carecían en Boñices por no tener arbolado su termino por lo que tenían que ir a comprarla a los pueblos cercanos; Alparrache, El Cubo de la Solana, Nomparedes, etc.
Un aporte extra en las cocinas de las casas lo daba la caza; codornices, perdices, conejos y liebres servían para variar la dieta alimenticia.

No había escuela en Boñices por lo que los niños tenían que desplazarse a la de Sauquillo de Boñices salvo algunos casos como puntualiza Teresa Sanz:
"Aunque la mayoría iban a la escuela de Sauquillo mis hermanos y yo íbamos a la de Tejado porque teníamos allí a nuestra abuela lo que nos facilitaba el podernos quedar allí a comer. Nos desplazábamos en bicicleta. Se daba el caso de los niños de una casa que iban a la escuela de Castil de Tierra por el mismo motivo de tener allí familia".
A moler el grano les tocaba desplazarse al molino de El Cubo de la Solana para posteriormente llevarlo a Tejado.
A Tejado les tocaba ir a hacer compras de los productos que no se podían autoabastecer y en ocasiones se desplazaban hasta Gómara los sábados que era el día que había mercado.
Por Boñices aparecían diferentes vendedores ambulantes de Borjabad, Abión, Tejado ofreciendo su mercancía.
Cuando ya se dejó de hacer pan en el horno comunal que había en el pueblo, era Alejandro el panadero de Tejado el que lo llevaba a vender a Boñices.
El cura venía andando desde Nomparedes todos los domingos, don Máximo que era natural  de San Leonardo de Yagüe.
El médico venía desde Tejado, lo mismo que el cartero.

Conocieron la luz eléctrica en las casas (sobre 1952 aproximadamente), no así el agua que hasta los años 60 en que construyeron el lavadero y la fuente en el pueblo suponía un calvario puesto que el agua para consumo había que ir a buscarla hasta la Fuentecilla a 2 km. del pueblo. A la misma distancia tenían que ir las mujeres a lavar la ropa al arroyo Valdemoro.

San Benito era el patrón del pueblo al que celebraban fiesta el 21 de marzo. Una misa y procesión por la mañana componían los actos religiosos. El baile se hacía en la plaza junto a la fuente y estaba amenizado por las Maticorenas del pueblo de Gómara (madre y dos hijas con laúd y guitarra). Algunos años se usaba una gramola. Acudía juventud de todos los pueblos cercanos y la plaza se llenaba de gente.
No faltaba tampoco a la cita Macarena la confitera de Gómara que instalaba allí su tenderete.
Ese día era costumbre de matar uno o dos pollos en cada casa para convidar  a familiares y allegados.
El primer domingo de octubre se celebraba la otra fiesta de Boñices en honor a la Virgen del Rosario.

Tejado absorbió a gran parte de la población de Boñices cuando la gente empezó a emigrar en busca de una mejor calidad de vida. La producción de yeso dejó de ser rentable y el campo ya no daba trabajo para todos, Los jóvenes fueron buscando el futuro en las ciudades (Soria, Zaragoza) y el cabeza de familia desde Tejado podía seguir yendo a atender las faenas del campo a Boñices.
El pueblo se quedó vacío a mediados de los 60 con la marcha de Angeles y su hijo Cleofás, los últimos de Boñices.


Visitas realizadas en marzo de 1999 y en agosto de 2015.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte. Nada hay que diferencie estar en Boñices en agosto a cualquier otro mes del año. La mañana se presenta fresca a pesar de estar en pleno verano. El sol quiere salir pero las nubes de momento se lo impiden. Poco ha cambiado la fisonomía del pueblo de mi anterior visita hace 16 años. Más ruina lógicamente pero no en exceso. La iglesia que en aquella primera visita se mantenía cerrada no ha podido resistir por más tiempo el tener guardada su intimidad de cara al exterior y hoy día se puede acceder a ella. Es una lastima porque aunque nos sirva para apreciar una hermosa y acogedora sencillez dentro de sus muros me parece que los vándalos pueden causar estragos en los escasos elementos arquitectónicos todavía visibles. Las dos campanas que si estaban en aquella ocasión hoy ya no están ¿Que fue de ellas?.
La calle de abajo es bien bonita, con tres casas alineadas en hilera y la parte alta es la que se encuentra en peor estado. Naves y cobertizos de nueva construcción denotan un uso ganadero en tiempos más recientes cuando ya el pueblo no tenía población. La soledad que se siente paseando por el lugar es apabullante, no así el silencio que es roto por los ladridos de los perros que mantiene algún vecino de la zona cuidando las naves. La cercana carretera con el trasiego constante de vehículos también ayuda a que el silencio no haga acto de presencia en Boñices.



Boñices. Año 1999.




Llegando a Boñices por el camino de Sauquillo.




Calle de abajo.




La casa de la tía Sofia. Ha cedido parte del tejado. Acceso a la vivienda mediante arco escarzano. El lateral de la casa que da a la plaza era aprovechado por los jóvenes para jugar al frontón. Emigraron a Soria.



La última casa que se cerró en Boñices. Simetría en los vanos. Acceso al interior mediante arco escarzano. El uso de ladrillo en la planta de arriba denota reformas recientes. A la derecha la casa de Arsenio. Marcharon a Caspe (Zaragoza).



La iglesia parroquial de San Benito. Nave de planta rectangular con tejado a tres vertientes. Campanario con dos vanos para las campanas. Es coronado por un pináculo que sustenta una veleta.
Dos contrafuertes exteriores flanquean el arco de medio punto por el cual se accede al interior. Nave de la sacristía adosada. Cementerio anexo.



Presbiterio de la iglesia. Explosión de colores. Belleza inusitada. Púlpito. Altar mayor. La huella inconfundible en la pared donde se situaba el retablo. Ménsulas flanqueando el altar que sustentaban a San Benito y a la Virgen del Rosario.



Interior de la iglesia. Iluminación radiante (ventana sobre puerta de acceso y óculo al fondo). Habitáculo en el que se encontraba la pila bautismal y escalera de acceso al coro, desde el cual se accede a su vez al campanario. Bancos de madera contorneando la pared.



Desde el campanario.




Vista de la calle de abajo desde la puerta de la iglesia.




Llegando a Boñices por el camino de Tejado.




Calle de arriba.




La casa de Domingo y Dorotea. El yeso bien presente. La única que no esta orientada hacia el sur. Fue de las primeras en cerrarse. Emigraron a Tejado.



La casa de Eugenio y Benita. Vivían con sus hijos Jesús, Esther, Ursicinio, Teresa y José Luis. Emigraron a Tejado.



El ayuntamiento. Con la llegada de la luz eléctrica se compró una televisión para el pueblo y se instaló en su interior. Fue todo un acontecimiento. Acudía toda la gente por la noche a ver los programas y concursos de la época.



La fuente de Boñices. De dos cuerpos y coronada por una bola maciza granítica.



El lavadero. Tanto este como la fuente se construyeron a principios de los 60 siendo alcalde pedáneo Eugenio Sanz. Se ahorró a las mujeres de realizar el penoso trayecto de 2 km. hasta el arroyo Valdemoro para lavar la ropa.



Foto cedida por Montserrat Mayor

Hornacha (horno de yeso) de Eugenio Sanz. Hasta cuatro hornachas había en las inmediaciones del pueblo. Ursicinio Sanz comenta como se hacía el proceso del yeso:
"Se necesitaban de 120 a 130 gavillas de leña (no eran muy grandes) para hacer una cocción de yeso, Se iban colocando por pisos las piedras de yeso para formar una bóveda, dejando el hueco para las gavillas, arriba del todo se tapaba con tierra para evitar el paso del aire y la salida de calor. Se iba metiendo la leña sin parar, constantemente, cuanto más temperatura hubiera mejor. Se tardaba veinticuatro horas en hacer una cocción y luego una vez cocido había que molerlo con el rodillo de piedra".



Foto cedida por Montserrat Mayor

Hornacha de Emeterio García.

27 comentarios :

  1. Buenos dias,Faustino:encantado de leer tus articulos de nuevo y como siempre gracias por preocuparte de contar algo mas de la historia de los pueblos,cuando los demás solo nos limitamos a tomar imagenes,Pueblo muy bien comunicado y relativamente bien conservado..la última vez que estuve una jauria de perros me salió al encuentro ,me dió miedo y me volví rápido al coche..una pena.Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los perros ponen la nota discordante en este coqueto pueblo que rezuma melancolía y nostalgia de tiempos pasados.
      Es un pueblo tan cerca de la carretera pero tan lejos de las miradas de los que por ella van. Ni reparan en él. Aunque casi es mejor así para que pueda preservar su soledad.
      Encantado de que te des una vuelta por la pagina amigo Blas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ciertamente , Faustino , la memoria de los pueblos , deshabitados o no, nunca debiera caer en el olvido. Y tú intentas que así sea con muy buenas formas.

    Un abrazo fuerte .


    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Guillermo, la memoria es parte importantisima y crucial de los pueblos. Y en estos pueblos deshabitados más porque se para de repente, no hay continuidad y si no se recoge a tiempo se perderá para siempre. Así que en eso va mi afán.
      Un fuerte abrazo Guillermo.

      Eliminar

  3. Hola Faustino,totalmente de acuerdo con los demás comentarios en que la memoria de los pueblos deshabitados/abandonados no debería de caer nunca en el olvido y tú, deste esta página haces que sea así contándonos su historia pasada,como siempre todo un lujo poder ver las imágenes que nos ofreces,enhorabuena por tu blog y me alegro de poder seguirlo,un abrazo.

    Roberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me alegro que estés ahí siempre, leyendo los reportajes y dejando tus impresiones de cada uno en forma de comentario.
      Así es Roberto, la memoria de estos pueblos no puede caer nunca en el olvido, son injustamente olvidados. Intento aportar mi granito de arena para que eso no suceda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No es de los deshabitados mas bonitos que he visto en soria... pero tiene su encanto como todos y un poquito de ese explendor perdido! Gran trabajo amigo Faustino! Lo visitare... en estos proximos meses que son los que mas me gustan... aun recuerdo como en el puente de diciembre del año 2008 eecien extrenado mi todoterreno visite x primera vez Las Fuesas, castillejo de san pedro, navapalos, mosarejos, canos, valdegruya... esos son los primeros que visite en soria... la niebla envolvia las fuesas y castillejo era algo precioso con un encanto emocionante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Boñices engaña visto desde la carretera, parece más desangelado y alicaído, pero luego una vez que estás en el pueblo tiene muchos detalles de interés.
      Buena ruta te hiciste en aquella excursión por estas tierras mágicas sorianas.
      A mí también me gusta la niebla para visitar despoblados, le da un plus de magia y de encanto tremendo aún cuando nos puede jugar alguna mala pasada de que baje demasiado y estés dentro de un pueblo pero no puedas verlo como me ha pasado alguna vez de lo densa que estaba.
      Un abrazo Tendillero.

      Eliminar
  5. Gracias por mostrarnos otro pueblo abandonado, son maravillosos, pero un gran perdida para la provincia de soria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Estoy completamente de acuerdo contigo. Los despoblados sorianos son de una belleza inusual por cantidad y calidad pero a la vez supone una muestra explicita del drama galopante que sufre esta maravillosa provincia con la despoblación.
      Saludos.

      Eliminar
  6. La fuente de Boñices es impresionante, parece que la bola que la corona, va a venirse abajo.

    ResponderEliminar
  7. Paso todos los veranos en Almazan y me gusta hacer escapadas por los pueblos cercanos, entre ellos este de Bonices. Las dos o tres veces que lo he visitado me ha parecido un pueblo muy triste, con poca chispa, para hablar claro sin gracia alguna, pero la verdad es que viendolo ahora en sus fotos me parece mas interesante. No se que le hace usted a las fotos para que cambien de esa manera. La foto tomada desde el campanario me parece deliciosa, parece que fuera pintada al oleo.
    Reciba mi mas cordial enhorabuena por este impresionante viaje al pasado de esta nuestra querida y denostada provincia.
    Un saludo.
    JULIAN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que Boñices sea un pueblo sin gracia alguna. Tiene muchos detalles de interés (iglesia, calle de Abajo, los hornos de yeso, la fuente, el lavadero, etc). El que sea más pequeño que otros pueblos puede parecer más simple pero no por eso menos interesante. Siempre digo y recomiendo que los pueblos hay que visitarlos sin prisa, dando dos vueltas si es preciso, admirando cada detalle arquitectónico y así se le puede sacar más jugo a las ruinas.
      No hago nada especial a las fotos, ni llevo cámara de profesional, de hecho las dos que llevo son de lo más normalitas que pueda haber. Lo que si hago es buscar el encuadre adecuado, fotografiar lo que quiero mostrar, buscar un fondo interesante, muchas veces lo que se ve detrás tiene tanta importancia como lo que esta en primer plano.
      Gracias Julián por dejar su comentario y que siga usted disfrutando de todos los pueblos de la comarca de Almazán.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Me ha encantado descubrir tu blog Faustino y la delicadeza con la que rescatas del olvido pueblos llenos de encanto y magia , pues a pesar de estar deshabitados todavía mantienen el esplendor del pasado. Desconocía este pueblo y sin embargo a través del paseo de tus imágenes y palabras , es como visitarlo a la vez que adquiere vida .Me ha gustado mucho. Me ha impresionado bastante , cuando cuentas que las mujeres debían realizar el esfuerzo de 2 km hasta el arroyo para lavar la ropa. Qué tiempos ! Gracias por acercarnos estas maravillas.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas hecho este descubrimiento para poder ver una pagina dedicada a recuperar la memoria de estos pueblos tan injustamente olvidados. Espero que disfrutes con su lectura.
      El ir a lavar la ropa a un lugar alejado era uno de los muchos inconvenientes que tenían en aquellos años para llevar la vida un poco más cómoda. La suma de todos ellos da como resultado el elevado numero de deshabitados que tenemos hoy día en España.
      Los que venimos detrás solo podemos hacer que admirar a estas gentes que luchaban por salir adelante en un medio tan difícil.
      Gracias R. Montblanc por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Pon mas pueblos, por favor, son muy bonitos, y además, este. ttiene unas casas muy grandes y bien hechas, lastima que este tan alto y tan desangelado, aunque, de todos modos, sigue siendo hemoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te parecen pocos los que van ya?
      Periódicamente voy añadiendo un pueblo nuevo (una, dos o tres semanas depende). Puedes ir mirando los pueblos ya publicados si no los has leído todos que algunos además los he ido actualizando.
      ¿De verdad veis a Boñices desangelado? Es evidente que no lo miramos con los mismos ojos.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Mil gracias.....Faustino, por estos reportajes que nos muestras.... Boñices ....muy bonito también,cada pueblo tiene su encanto dentro de su soledad. Que pena para los habitantes que fueron de ellos verlos en este estado. Sigue asi, y con tus reflexiones pues tengo interés por leer la siguiente Un saludo de Josefa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito Boñices. Cada pueblo tiene su particular belleza. No hay dos pueblos iguales, ni siquiera parecidos. La soledad y el silencio son imprescindibles para que suba el nivel de encanto. Así es los antiguos vecinos son los que más sufren en estas situaciones puesto que van viendo la degradación paulatina del pueblo. Lo conocieron en todo su esplendor y lo ven ahora en su agonía.
      Gracias Josefa por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Natividad Jil Garciadomingo, 18 octubre, 2015

    Hola Faustino bonita historia del pueblo de Boñices ¡¡ Me gusta mucho, como tanto pueblos que hay en España ¿ que pena ? Todos tienen su encanto y sus costumbres Muy interesantes ¡¡ la verdad que sufrían las persona mucho por sus inconvenientes pobrecillas las señoras cuando tenían que ir a lavar ¡¡ no solo lavar sino con la carga, aunque eran muy astutas mientras que lavaban parte de ropa iban extendiendo y las llevaban casi seca, eso lo he vito yo cuando era pequeña ¡¡ Las fotos preciosas y la del campanario única hasta otra Faustino un abrazo grande, y enhorabuena todo lo que escribes es muy entretenido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A astutas no las ganaba nadie a estas valiosas mujeres. Había que ingeniarselas para sacar el mayor rendimiento posible a todo su cometido en un medio hostil. Nada era fácil para ellas pero todo lo resolvían con mucho esmero.
      Bonita historia la de Boñices es verdad.
      Un abrazo Nati.

      Eliminar
  12. Como enamorado desde siempre de los paisajes y pueblos sorianos, decirte que una vez más me encanta tu reportaje. Este y los demás, pero Soria es especial para mi, como Huesca o Navarra. Muy bien documentado como siempre. También contarte una anécdota. Estando una vez, no era la primera que iba, en el poblado abandonado de Sos, al lado de Navardún, en completo silencio si no fuera por el sonido de los obturadores de mis cámaras, sobre todo las analógicas, de repente y de la nada apareció un todoterreno de la Guardia Civil. Supongo que al estar en el interior de la ermita románica no escuché el motor del vehículo. Hicieron una pasada, seguramente a ver mi furgoneta 'escondida' cerca del poblado. Me vieron con las cámaras colgando, rodearon la ermita, y al ver que no era un vándalo, saludaron y me dejaron seguir con mis cosas... Me gusta que la Guardia Civil no se olvide de estos lugares y se pase de vez en cuando a observar que todo sigue bien, y que los únicos estragos son los del paso del tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También los despoblados sorianos son especiales para mí. Desde siempre he tenido querencia por esta provincia por todo en general pero sobre todo por sus maravillosos deshabitados. Para los de Madrid siempre ha sido "nuestra provincia" en relación a los despoblados por lo menos en mi caso.
      Muy curiosa la anécdota de la guardia civil. Es cierto que cuando ven un coche en un lugar apartado donde nunca hay nadie ya se ponen un poco en alerta y más aún con la cantidad de robos que hay en el mundo rural en los últimos años, pero enseguida detectan quien es el que va a hacer el mal y el que va por puro placer.
      Me alegra que te haya gustado este reportaje de Boñices.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Correcto, es una provincia adoptiva, una segunda casa que se encuentra más o menos cercana a la gran urbe madrileña. Parece mentira la soledad, la nostalgia, la paz y silencio que se respiran en sus bosques, llanuras de campos de cereales, pequeños pueblos habitados y sobre todo, deshabitados. Es algo que no se puede expresar con palabras, recorrer esas estrechas carreteras cuando sales de las nacionales... Esas dobles líneas discontinuas a ambos lados de la calzada. Todo un lujo para los que nos perdemos lejos de las masas y catervas, que nunca fueron de nuestro agrado. Soria no es estándar, Soria es nueva cada vez. Regresando a la benemérita, decir que no solo esa vez acudieron a observar. Otra de mis devociones son los lugares industriales abandonados, y entre ellos me he recorrido por su puesto, las líneas cerradas en 1985 del Valladolid-Ariza y Santander-Mediterráneo, haciendo varias visitas al recorrido de las líneas por Soria, y sus estaciones. Es en estas cuando los agentes vienen a interesarse al ver una furgoneta 'sospechosa' en las puertas de las mismas. Después de las pertinentes explicaciones, incluso se interesan por el mundillo 'urbex' o exploración urbana, o rural en este caso. Es agradable que te escuchen y se muestren curiosos, sean guardias civiles o gentes de los pueblos. Hace unas horas colgué un enlace en mi página de Facebook a su blog, espero que entre mucha gente a leer, comprender y disfrutar de su maravilloso mundo. Saludos, y el placer siempre será mío.

      Eliminar
  13. Un maravilloso descubrimiento tu Blog, me encantaría encontrar todo lo que tengas publicado por favor.
    A quien dijo que no ve gracia alguna en este pueblo..una pena.. La gracia no está solo en las construcciones y fotografías, está en la imaginación y sensibilidad de poder mirar e imaginar la cientos de historias que tuvieron lugar en cada pueblo, en cada casa, en cada habitación.. Ahí está la magia de Faustino y sus fotografías, en que el puede ver esto, oler esos momentos y mirar un poco más allá.. No son rutas turísticas, es volver la vista hacia nuestra propia vida cuando incluso no habíamos nacido. Desgraciadamente nunca hago estas cosas porque no conozco a nadie que le guste hacerlo, pero descubrir este Blog es hacerlo un poquito, así que muchas gracias Faustino!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco más hay que añadir a lo que tu tan espléndidamente relatas.
      Coincido contigo en que esto no se puede ver como rutas turísticas.
      Nadie puede visitar estos despoblados pensando que va a ver las siete maravillas del mundo.
      Es hacer un viaje al pasado más reciente, dar un salto generacional y ponernos en el lugar de los que vivían en estos lugares. Dejar que la imaginación haga su trabajo, impregnarnos del maravilloso silencio que allí se da y disfrutar de unas ruinas que transmiten nostalgia y añoranza de otro modo de vida tan diferente al que conocemos ahora.
      Admirar y aprender de su fantástico legado.
      Gracias Esther por dejar este argumentado comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Madre mia que alegria me he dado, al descubrir esta pagina.
      Miles de recuerdos me trae, yo vivia unicamente en los veranos con cuatro años en casa de mis tios Domingo y Dorotea y mis primos Rosita Y Marin, y por supuesto Eugenio y benita y Jesus, Esther,Ursicinio,Teresa y Jose Luis.
      Parece mentira que despues de 56 años aun afloren recuerdos cuando veo las fotografias, de la perra galga de mi tio domingo Luna se llamaba ( no le dejaba en paz a su cachorro, que paciencia tenia la pobre), de la mula de Eugenio y una cabra que tenia Ursi,casi podia escribir medio libro con recuerdos.
      Muchas gracias por compartir estos recuerdos.

      Jose Luis Pascual Majan

      Eliminar