Rodén el viejo (Zaragoza)

Otro pueblo que sufrió las consecuencias de la fratricida guerra civil fue el pueblo de Rodén. Menos conocido que Belchite y Corbera d´Ebre, se diferencia de estos en que aquí no hubo bombardeos que lo masacraran sino que fue el desmantelamiento de sus viviendas para aprovechar las vigas, puertas y toda la madera posible con que hacer chabolas de guarnicionamiento y fortificación de trincheras en el cercano frente de Belchite, Quinto, Mediana y otros pueblos.
Con la llegada del ejercito republicano al pueblo, muchos de sus habitantes huyeron en desbandada hacía Zaragoza y otros pueblos bajo control de los nacionales. Al cabo de siete meses volvieron una parte de los que se habían ido pero el pueblo estaba completamente arrasado y asolado. Apenas quedaban unas pocas casas en pie, las cuales eran insuficientes para albergar a todos los vecinos, por lo que cada familia se acomodó como pudo, muy en precario y carente de cualquier atisbo de comodidad. No tenían luz eléctrica (cuando antes de la guerra si la tuvieron) y el agua tenían que ir a buscarla al río.
En penosas condiciones estuvieron viviendo en la década de los 40 hasta la llegada de Regiones Devastadas (organismo creado para inspeccionar y reparar los pueblos y monumentos que habían sido seriamente dañados durante la contienda). Se decidió que no tenía sentido rehabilitar por entero el pueblo debido a su lamentable estado y a su difícil trazado urbano escalonado en la ladera del cerro.
Se construyó el nuevo pueblo de Rodén en la parte baja, en terreno llano y dotándole de algunas infraestructuras. Algunos vecinos pasaron a vivir aquí y otros se fueron al cercano pueblo de Fuentes de Ebro.
Rodén el viejo (llamado así para diferenciarlo del nuevo) se componía de unas ochenta casas que formaban una media luna en la falda de un cerro que estaba coronado por la iglesia y el castillo.
Se situaba en la vega del río Ginel (afluente del Ebro). Tenía ayuntamiento, escuela, comercios, molinos harineros y de aceite.
La agricultura era su punto fuerte basada en el cultivo de trigo, cebada, avena, viñas, olivos y patatas.
Asimismo mantenían rebaños de ovejas.
Tenían sus fiestas patronales el 8 de mayo en honor a San Gregorio y el 11 de noviembre en honor a San Martin. Muy afamados eran los dances que se realizaban en dichas fiestas.
En la actualidad unas 25 personas viven en Rodén nuevo teniendo sobre sus cabezas las ruinas del antiguo pueblo.
Un grupo de vecinos y descendientes del pueblo han creado una asociación con la finalidad de restaurar la torre de la iglesia así como de dar a conocer, salvaguardar y conservar el patrimonio de la zona que incluye el yacimiento del Cabezo de la Horca.
http://torreroden.blogspot.com.es/

Visita realizada en junio de 2015.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte. Desoladora imagen la de Rodén el viejo. Convertido en nada. El pueblo no fue bombardeado pero me parece que esta peor que si lo hubiera sido. La imaginación tiene que hacer auténticos juegos malabares para tratar de intuir como era el trazado urbano que dicho sea de paso tuvo que ser sencillamente hermoso, con sus casas escalonadas agarrándose al desnivel del terreno, sus calles en cuesta hasta trepar a lo más alto donde se sitúa la iglesia y los restos de un extraño castillo. Caminar por el pueblo es saltar de piedra en piedra. Arranques de los muros en algunos casos y en otros ni eso siquiera, un amasijo informe de piedras que parece como si fueran a rodar hacía el pueblo nuevo. Lo mejor la altiva torre de la iglesia y la vista panorámica del pueblo desde el cerro de enfrente. La barbarie de la guerra....


Llegando a Rodén el viejo por su parte alta. Por debajo el pueblo nuevo de Rodén y detrás el viaducto del AVE.



En la parte más alta, en terreno llano se encuentra la iglesia parroquial y el castillo de "los moros".



Parroquial de San Martin de Tours. De estilo mudéjar. Exterior reforzado con contrafuertes. Se restauró la torre de la iglesia en 2014. Tiene la particularidad de estar construida con piedra de alabastro. Un cristo crucificado y dos campanas se bajaron a la iglesia del pueblo nuevo.



Interior de la iglesia desde la puerta. No tiene cubierta. Ábside poligonal.



Interior de la iglesia. Hornacinas y altar lateral.




Pocos metros separan el pueblo viejo del nuevo, uno en cuesta el otro en llano. El viaducto del tren de alta velocidad "se come" todo el paisaje.



Viviendas escalonadas a diferentes niveles asentándose sobre el terreno, coronado este por la iglesia y el castillo.



Vivienda de cuatro plantas. Agonizante. Brillan las piedras de alabastro en su fachada.



Apenas se puede intuir algún tramo de calle como este situado entre la iglesia y la trasera de algunas casas.



Ruinas. La torre de la iglesia estirándose como cuello de jirafa hacía el cielo.



Entre tanta ruina irrecuperable una casa sobrevive a duras penas con su fachada principal mostrando su entrada en arco de medio punto y los vanos de las ventanas.



Las bodegas donde se guardaba el vino y los productos de la matanza son la única huella visible para mostrar donde había una casa.

16 comentarios :

  1. es una desolación total, otra burrada franquista.

    ResponderEliminar
  2. Hola Faustino,pués para no haber sido bombardeado ese pùeblo está hecho unos zorros,si que se aprovecharon bién de él en el desmantelamiento,es una pena que `pueblos que antaño estaban llenos de vida queden así,abandonados y en el olvido,como siempre,muy buena e instructiva tu completa publicación, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La guerra civil se llevó por delante muchos miles de muertos, pero también acabó con otras cosas como fueron unos cuantos pueblos repartidos por diversos lugares de España.
      En aquellos años todo se daba por bien empleado, todo se confiscaba para la causa y si para ello había que desmantelar un pueblo se hacía.
      El coste tan alto que hubo que pagar por ello lo podemos ver ahora.
      Un abrazo Roberto.

      Eliminar
  3. al menos, que se protejan los elementos arquitectónicos. los pueblos destruidos, deben reconstruirse después de una guerra o un cataclismo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Faustino, aprendiendo como siempre con tus magníficos reportajes.
    Desconocía este lugar y mira que vivo cerca...
    El pueblo está devastado y en ruinas como consecuencia de una tremenda guerrra civil.
    Al menos los allí nacidos les queda la opción de vivir al lado, en el pueblo nuevo.
    Esperaba con especial curiosidad este reportaje.
    Un abrazo Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es extraño que no lo conocieras porque no se le ha dado nunca el mismo bombo que a Belchite aunque el resultado final fue el mismo para los dos.
      Los que vivieron en el pueblo viejo y ahora lo hacen en el nuevo lo tienen sobre sus cabezas pero les será ya muy difícil reconocer las casas y el trazado urbano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. estos pueblos destruidos durante la guerra civil, deberían ser declarados monumentos históricos. y permanecer como recuerdo de aquellos acontecimientos, para que nunca vuelvan a repetirse.

    ResponderEliminar
  6. Si que es cierto que lo dejaron completamente desmantelado, no entiendo cómo pudieron llegar a hacer eso en un pueblo en el que vivía gente Y qué triste tenerlo allí al lado completamente derruido. No lo conocía, gracias por compartirlo, hace poco fuimos a Jaca y a la vuelta vi un pueblo, en lo alto de un cerro, muy cerca del pantano de Yesca que me pareció que estaba abandonado. No paramos ya que íbamos en moto y con ella no nos atrevimos, pero tengo pensado ir a Andorra y si lo hacemos por allí, veré si puedo visitarlo
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos tiempos de guerra no se miraba el daño que se podía causar, todo se daba por bien empleado por conseguir el objetivo. Otro pueblo más queda como el recuerdo de una guerra cruel e innecesaria.
      El pueblo que comentas que viste sobre lo alto de un cerro en el pantano de Yesa es Tiermas.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Buscando las raíces de mis hijos, me encaminé a Monzón primero y a otros pueblos ya deshabitados. El pueblo de Cancer ya no existe sino como un bañado... Pero pude llegar a la Iglesia de Sta. María de la Peña donde, con seguridad, habrán sido bautizados los Infanzones Español, que investigué es un apellido "marrano". Me emociona mucho este tema!
    Grcias,
    Iris Ivonne Gardelliano (Argentina)

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por mostrarnos esta desconocida página de nuestra historia reciente. No tenía noticia de este lugar. La magnífica torre de la iglesia y esas sólidas murallas reforzadas con contrafuertes nos dan una idea bastante aproximada de cómo pudo ser la vida de este pequeño gran lugar. Felicidades por tu trabajo, Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son murallas exactamente amigo Antonio lo que antecede a la iglesia parroquial aunque el efecto visual así pueda parecer. Son los muros traseros de las viviendas que se situaban justo por debajo de la iglesia.
      La torre de la iglesia es muy hermosa y las gentes de la asociación han llegado a tiempo de salvarla de un seguro desmoronamiento.
      La verdad es que es un lugar poco conocido pese a haber sufrido las secuelas de la guerra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Es una pena que estén así, espero que conserven más

    ResponderEliminar
  10. Siempre que paso en el AVE he visto las ruinas pero no sabia que pueblo era. Hoy finalmente lo he encontrado y aprendido una cosa mas! Gracias pr tu explicacion en este foro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tiene que llamar la atención cuando uno va en el AVE a toda velocidad divisar las ruinas de un pueblo sobre un cerro.
      Cuando pases otra vez ya podrás ponerle nombre e historia al lugar.
      Saludos.

      Eliminar