Mas del Labrador (Teruel)


Conocido también por Mas del Llaurador por estar situado en la Franja de Aragón (territorio fronterizo con Cataluña donde se habla una variante del catalán) se sitúa este demacrado caserío en un plano sobre la Vall del Riu.
Nada tiene que ver su estado actual con la importancia que tuvo hasta la llegada de la guerra civil.
Fue municipio independiente hasta mediados del siglo XIX. Tenía ayuntamiento con cárcel incluida, iglesia, cementerio, escuela, hostal, taberna, molino y una veintena de viviendas que sacaban provecho de unas buenas tierras de cultivo sembradas principalmente de olivos, almendros y cebada.
La ganadería quedaba en un plano secundario y eran las ovejas el animal más numeroso.
La guerra civil supuso el principio del fin para el pueblo. Estaba situado en plena zona del frente y su casco urbano fue muy castigado por los violentos combates que allí se entablaron. Al finalizar la contienda el Mas se encontraba en tan mal estado que muchos vecinos optaron por no regresar a vivir allí y así en los años 40 solo seis casas estaban habitadas.
Dos párrocos fueron parte importantisima de la historia del Mas de Labrador.
El primero de ellos fue mosén José Pellicer rector de la parroquia del Mas hasta la guerra civil.
Sobre 1915 fundó una escuela de la que carecía el pueblo en la casa rectoral, centro de enseñanza que pronto cogió mucha fama en toda la comarca y así venían hasta aquí alumnos de Valdeltormo, Valjunquera, Belmonte y otros pueblos cercanos. Incluso creo un internado para que los chicos que venían de lugares más alejados se alojaran allí.
Con la llegada de la guerra civil dejó de haber escuela en el Mas y ya nunca se restableció.
El segundo párroco clave en la memoria del Mas de Labrador fue mosén León Andia natural del pueblo de Fuendejalón.
Destinado en 1940 a Valdeltormo donde estuvo 56 años. Le adjudicaron también la parroquia del Mas del Labrador con el que mantuvo una estrecha relación hasta que se quedó despoblado.
Todos los domingos daba misa a las 10 en Valdeltormo para acto seguido coger la bicicleta y en compañía de Angel el monaguillo recorrer los 3 km. que había hasta el Mas para realizar allí la misa a las 12.
Aparte de eso todas las mañanas subía en bicicleta primero y más tarde en moto hasta El Labrador donde tenía allí colmenas y además convivía con los escasos vecinos que allí iban quedando.
Fundó una escuela de solfeo en Valdeltormo y enseñó a tocar instrumentos a todos los jóvenes de los dos pueblos. Dirigía la banda de música de Valdeltormo.
Dejó una huella imborrable en la memoria colectiva de las gentes de Valdeltormo y Mas del Labrador.
Celebraban su fiesta patronal a últimos de agosto en honor a San Juan Degollado. (Fiesta que en los últimos años se ha recuperado por antiguos vecinos del Mas, gentes de Valljunquera y Valdeltormo).
Pese a pertenecer administrativamente a Valljunquera tenían más relación con el pueblo de Valdeltormo por estar más cerca y mejor comunicación.
Los pocos niños que quedaron en edad escolar después de la guerra acudían diariamente a la escuela de Valdeltormo.
Para realizar compras iban indistintamente a Valljunquera o Valdeltormo, si eran compras de más envergaduras cogían el coche de linea que pasaba junto al Mas y que hacía el recorrido Alcañiz- Calaceite para ir a este ultimo pueblo.
Coche de linea que todas las mañanas esperaba junto a la carretera el cartero residente en el Mas (tío Jesús) para recoger la correspondencia.
Nunca llegó la luz eléctrica al pueblo y para el abastecimiento de agua tenían tres fuentes cercanas a unos 10 minutos.
Esto unido a la carencia de servicios educativos y sanitarios así como al éxodo rural que se imponía en aquellos años determinó que las pocas familias que quedaban en el Mas fueran emigrando paulatinamente. Unos se quedaron cerca, en Valdeltormo y otros pusieron rumbo al auge industrial, Barcelona.
En 1962 expiró definitivamente el soplo de vida que quedaba en el pueblo con la marcha de sus últimos vecinos: el matrimonio formado por Benigno Serrano y Leonor Fuster y una hija que vivía con ellos, Pilar. Se marcharon a Valljunquera.
En los años siguientes se tomó la determinación de derribar gran número de edificios del Mas debido a su mal estado y lo peligroso que podía ser para quien por allí se aproximara.
Así numerosos edificios fueron escombrados y solo se salvó la iglesia parroquial y las viviendas que se habían cerrado más tarde y que se encontraban en algo mejor estado.


Para conocer más sobre Mas del Labrador imprescindible la visita a su pagina web:http://masllaurador.blogspot.com.es/


Visita realizada en solitario en octubre de 2014.


PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.


Punto y aparte. Gran parte de los automovilistas que pasan por la N-420 en dirección Calaceite y Gandesa apenas les llamara la atención un escuálido caserío a 200 metros de la carretera entre olivos y almendros a no ser por el considerable volumen de la iglesia parroquial.
Curioso que un pueblo en toda regla tuviera categoría de Mas. Cosas de la onomástica de tiempos pasados.
La iglesia es la que se lleva todo el protagonismo y la que acapara toda la atención, esta muy bien cuidada y cerrada a cal y canto. A ello se le añade que ya prácticamente nada le hace compañía, restos de alguna vivienda y algún corral es todo lo que da de si el Labrador. Cuesta imaginar como sería la configuración antigua y su trazado urbano, al parecer tuvo una bonita plaza mayor en torno a la iglesia pero como derribaron todos los edificios nada se puede intuir. La calle Mayor es un poco la que todavía se puede transitar.
Busco rincones donde Vicente Aranda rodó aquí parte de su película Libertarias en 1996 pero no consigo hacer memoria de ninguno. Después de visualizarla a posteriori consigo encuadrar una escena en la calle Mayor, en la película es donde se figura que esta la retaguardia del frente y hasta donde llega Ariadna Gil para pedir suministros para primera linea al oficial al mando de la intendencia que es protagonizado por Miguel Bosé. No consigo descifrar más que esta escena de apenas un minuto de duración.
Mi visita en esta mañana otoñal se demora pero porque me lo tomo con calma, no porque se tarde mucho en ver. Voy, vuelvo, busco una calle, intento ver los restos de edificaciones desde diversos ángulos, llego hasta las ultimas edificaciones junto a la carretera, vuelvo hacía el núcleo central, intento imaginar la vida entre una inexistente plaza mayor, descifrar lo que transmiten sus escasas viviendas pero es difícil, solo los que conocieron el Labrador en su plenitud podrán hacerse una composición de lugar, lo que si entiendo es el amor platónico que sintió mosén León Andia por este lugar. La calma y la quietud que allí se respira es impresionante salvo por un pequeño pero: el constante ruido de los coches que pasan por la carretera cercana.



Por el camino de Valjunquera se divisa altiva y señorial la iglesia parroquial del Mas de Labrador.



Entrando por el camino de la Font bona. Corrales para el ganado a la derecha. Más adelante empieza la calle Mayor que lleva hasta el núcleo central.



Calle Mayor.




Precioso encuadre urbano en la calle Mayor.




Algunas de las viviendas que formaban el Cubierto. Son las casas más representativas en la actualidad del Labrador.



La ultima casa que se cerró en el Mas. El tío Benigno su propietario fue el ultimo alcalde pedáneo.



La iglesia parroquial de San Juan Bautista (Sant Joan Degollat). A la izquierda tras los muros el vergel del cura (huerto eclesiástico).



Portada de la parroquial. Escalinata de piedra de cinco peldaños. Puerta moderna con cruz latina en el centro, enmarcada dentro de un altivo arco de medio punto que a su vez se apoya en dos pilastras laterales.



Uno de los numerosos detalles arquitectónicos de la fachada de la parroquial es el doble reloj de sol esquinero enmarcados en azul.



Cementerio, adosado a la iglesia.




Otra entrada al Mas del Labrador.




Iglesia y vivienda




Horno en el interior de una casa.




Irreconocible.




Puerta al campo.




Hilera de corrales y pajares.




Poco queda en pie de lo que un día fue el molino de aceite del Mas de Labrador.



La font del molí. A duras penas la maleza la deja ver. Una de las fuentes que había en el Mas y que utilizaban los vecinos para consumo. Además suministraba agua al molino para su funcionamiento.

12 comentarios :

  1. Muy buenos trabajos los de los párrocos José Pellicer y León Andia y el tuyo , Faustino. La Iglesia muy interesante


    Un abrazo.


    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A decir de los vecinos del lugar dejaron una huella imborrable en la memoria de las gentes que los conocieron.
      En Valdeltormo te hablan maravillas y no paran de mosén León Andia.
      Muy interesante la iglesia si es verdad.
      Un abrazo Guillermo.

      Eliminar
  2. Roberto Tartajlunes, 12 enero, 2015

    Hola Faustino,este sábado estuve visitanto la Granella,en Castellón,y volviendo la vista atrás, es cuando uno se dá cuenta de lo duro y dificil que tuvo que ser la vida en esos lugares,sin ninguna comodidad y en la mayoría de casos no tenían ni lúz y el agua lo tenían a veces complicado de conseguir,por eso no es de extrañar que tuvieran que emigrar en busca de una vida mejor,como siempre,nos deleitas con un soberbio reportaje del Más del Labrador que tuvo que ser impresionante antes de ser derruido a causa de la guerra,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen lugar ese de La Granella. Como siempre tan lejos de todo y tan cerca de nada. La vida era muy dura en estos lugares y más si encima carecían de los servicios mínimos indispensables para tener una vida un poco más comoda.
      Con respecto al Mas del Labrador tengo el regusto amargo de no haberlo podido conocer en su época de bonanza. Ahora es imposible hacerse una mínima composición del lugar porque esta casi todo en el suelo.
      Sobre todo me habría encantado conocer esa plaza mayor conformada por la iglesia, la rectoria/escuela, la posada además de otros edificios.
      Un abrazo Roberto.

      Eliminar
  3. Efectivamente, el tamaño y el perfecto estado de conservación del templo son muy llamativos. Hay por toda nuestra geografía cantidad de iglesias majestuosas, tanto en pueblos abandonados, como en pueblos deshabitados, así como en pueblos de apenas unas docenas de habitantes. Ellas son testigo de un éxodo brutal, que tan bien nos documentas tú recogiendo los testimonios de los últimos que allí vivieron.
    Un saludo, José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Jose Luis, asombra muchas veces el enorme tamaño de una iglesia que no esta en consonancia con el volumen del pueblo. Unas ya sucumbieron al expolio y al olvido como el resto de las casas y otras se han conseguido salvar y se mantienen en buen estado. En este caso me consta que el empeño primero de mosén León Andia y luego de los vecinos de Valljunquera y Valdeltormo consiguieron que esta belleza de iglesia se mantenga en su estado actual.
      Saludos

      Eliminar
  4. LA VERDAD QUE PRECIOSO REPORTAJE, Y COMENTARIOS TODO MUY COMPLETO Y QUE LINDO EL RELOJ COMO LLAMA LA ATENCIÓN EL PUEBLO DESPUÉS DE SUS INCOMODIDADES ERA BASTANTE COMPLETO PUES EN ESE TIEMPO RARO TENÍAN LUZ Y AGUA PERO A PESAR DE TODO SE DE VIA VIVIR BASTANTE BIEN ,MALDITA GUERRA CIVIL QUE TANTOS PUEBLOS DES DESTRUIDOS Y HISTORIA PERDIDAS GRACIAS FAUSTINO A PERSONAS COMO TU NOS HACE QUE CONOZCAMOS COSAS TAN INTERESANTES COMO ESTAS Y EN ENTRETELADAS LOQUEE DICES QUE TE HUBIERA GUSTADO CONOCER ESE PUEBLO EN SU ESPLENDOR NO ME ESTAÑAR PUES SEBE QUE ERA MUY A COGEDOR LA VERDAD QUE TRAS MITE PAZ EN ORA BUENA POR TU TRABAJO QUE NOS HACE MUY FELICES ASTA PROTO UN ABRAZO A MIGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un buen pueblo pero la guerra le segó la vida. Es el único pueblo que se quedó vacío en una comarca donde apenas hay despoblados.
      Lastima que ya no podamos conocer ni la cuarta parte de lo que era antiguamente, por lo menos que quede constancia de su memoria.
      Gracias por tus palabras amiga Nati
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Durante mis viajes de regreso a mi pueblo de nacimiento, desde hace 45 años, primero desde Reus donde estudiaba y después desde Barcelona,por una carretera sinuosa, siempre me llamó la atención este pueblo. Año a año se veía el deterioro y llamaba la atención el cartel anunciando la misa de los domingos. La ampliación de la carretera le hizo perder una parte de su encanto, el paso es mucho más rápido y da poco tiempo para su contemplación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, antes la carretera bordeaba el pueblo y se apreciaba mejor, ahora el nuevo trazado de la carretera lo condena mas al olvido.
      Gracias por dejar tus impresiones Muniesa.
      Saludos

      Eliminar
  6. Hola, hace poco estuve por Mas del Labrador, ya queda poco en pie. Hice un video y aqui dejo el enlace por si lo quereis ver..........saludos
    https://www.youtube.com/watch?v=LUbryjk-A0s

    ResponderEliminar
  7. No puede pasar uno por esta entrada sin dejar constancia de las sensaciones al leer los textos y mirar las fotos. Indudablemente tuvo que ser un enclave de gran importancia y con su pequeña gran historia a sus espaldas. De gran relevancia es el templo con sus dos preciosos relojes de sol casi haciendo esquina, probablemente es el único reloj de este tipo que conozco con esa disposición.
    Una lástima también que el trabajo que hicieron estos dos sacerdotes quede solo en la memoria de los que los conocieron y disfrutaron de su presencia. Uno se pregunta si en todos estos sitios hay algo más que piedras que se desmoronan y naturaleza invadiendo las calles.
    Excelente trabajo, amigo Faustino.

    ResponderEliminar