Acrijos (Soria)


Cayendo suavemente en cascada por la ladera de un monte se sitúa este escondido y recóndito pueblo de Acrijos. Ubicado en lo más profundo de las Tierras Altas sorianas, allá donde la despoblación primero voluntaria y luego forzosa causó auténticos estragos hasta el punto de convertirse en la comarca más despoblada de la provincia de Soria. Hoy día por los desolados montes de la sierra de Alcarama dormitan entre pinos de dudosa repoblación más de una decena de pueblos a los que una política mal gestionada por parte de las administraciones empujó a convertirse en almas en pena a merced de un abandono y un silencio brutal.
En una curva del barranco de Zanzano unas 160 personas en 1950 daban vida a las cuarenta casas que formaban este bonito pueblo de Acrijos.
Se les conocía con el apodo de esteperos debido a la abundante cantidad de estepas que había en su término.
Las ovejas y las cabras era su principal recurso en una tierra áspera y dura con inviernos muy crudos, donde en ocasiones se quedaban totalmente incomunicados durante más de quince días a causa de la nieve.
Trigo, cebada, lentejas y patatas era lo que principalmente producían en la agricultura.
Llevaban a moler el grano a los numerosos molinos que había en el curso del río Linares entre San Pedro Manrique y Vea.
La luz eléctrica fue la única infraestructura de renombre que llegó hasta los muros de Acrijos. este hecho acaeció en 1956, atrás quedaron los candiles de carburo y de aceite.
San Pedro Manrique y Cornago eran sus dos salidas naturales al mundo exterior. A San Pedro acudían en buen número los lunes que era día de mercado. Día de colectividad social de toda la comarca, donde se veían las gentes de todos los pueblos y se enteraban un poco de lo que iba pasando por el mundo. Llevaban cabritos, corderos, cerdos, cabras viejas, huevos, quesos a vender en el mercado y de paso se abastecían de los productos que necesitaran para consumo, útiles de labranza o ropa.
Hacia el pueblo riojano de Cornago iban a comprar vino. Algunos se desplazaban más lejos y alargaban el viaje hasta Fitero o Gravalos para lo cual empleaban el día entero. En algunas ocasiones también llevaban cabritos a vender a Cornago que luego eran transportados hasta Barcelona.
Aunque numerosos vendedores ambulantes se dejaban ver por el pueblo para ofrecer sus productos, como vendedores de aceite, frutas, verduras y telas que venían desde Igea y Cornago. El cacharrero de San Pedro Manrique aparecía de cuando en cuando por allí ofreciendo cantaros, botijos y todo tipo de vasijas.
Había una costumbre desde muy antiguo y es que cada año un vecino estaba obligado a tener una taberna en casa, más que nada para todo aquel forastero o gente del pueblo que quisiera echarse unos tragos de vino.
El maestro de Sarnago venía los domingos e instalaba un pequeño comercio en la planta baja de un edificio donde vendía pastas, anís y otros licores.
En los años más recientes fue Mario de San Pedro Manrique el que puso una tienda en Acrijos en casa de su tía Consuelo. Vendía un poco de todo, desde bebidas, comestibles a productos de limpieza.
San Sebastián era el patrón de Acrijos, al que celebraban fiesta el 20 de enero. Pero como quiera que caía en lo más severo del invierno, estas fiestas quedaban muy disminuidas y no se celebraba ni baile porque los músicos no podían llegar. Solo la misa y la procesión cuando se podía era lo que daba un poco de solemnidad al día.
La fiesta grande de Acrijos se celebraba en torno al 10 de septiembre. Una diana con los músicos y el volteo de campanas anunciaba el comienzo de las fiestas. La misa y la procesión con música marcaban los actos religiosos. En la comida se sacrificaba un cabrito, conejo o cordero para compartir con parientes venidos de fuera y allegados. Pero era el baile lo más concurrido de las fiestas, por la mañana, por la tarde y por la noche. Los Patos (Félix y José Luis, dos hermanos de Cornago con violín y guitarra, algunas veces se hacían acompañar de bombo y platillos) eran los encargados de hacer sonar la música para que bailaran las parejas en la plaza.
Todo el vecino pueblo de Fuentebella al completo acompañaba a los acrijeños en esos días tan señalados. Prácticamente era del único pueblo que venían a participar de las fiestas, alguno de Vea y poco más.
Los mozos tenían la costumbre de matar esos días una oveja machorra, la noche anterior se la corría por el pueblo con gran profusión de ruido debido a los numerosos cencerros que llevaba al cuello. Durante un día entero daban buena cuenta de la carne del animal, solo participaban los mozos varones y solteros que formaran parte de la cuadrilla.
El día de la Trinidad era muy celebrado también en Acrijos. Al igual que en San Pedro y en Sarnago existía la costumbre de las mondidas y el mozo de ramo que se fue perdiendo poco a poco en cuanto la gente joven comenzó a emigrar.
Se celebraba una misa y una procesión con el santo y la virgen del Rosario, se engalanaban algunas calles con altares y arcos engalanados. El baile por la tarde en una era completaba el día festivo.
El cura venía a oficiar misa desde Sarnago, llevaba también el pueblo de Fuentebella. Posteriormente fue don Livino el que oficiaba los actos religiosos y estableció su residencia en Acrijos. En los últimos años era el cura de Matasejún (don Alejandro) el que venía a dar misa dos veces al mes. Venía montado a caballo y se traía su propio monaguillo.
El médico venía cuando no había más remedio montado a caballo desde San Pedro Manrique, de allí también acudía el veterinario.
El cartero (Pedro) residía en Acrijos, iba por la mañana hasta San Pedro a por la correspondencia y por la tarde la llevaba a su pueblo y a Fuentebella.
El herrero venía periódicamente desde San Pedro Manrique.
El juego de la calva en una era o la baraja acompañada de unos tragos de vino en la improvisada taberna solían ser los entretenimientos de los acrijeños.
Muchos jóvenes fueron emigrando en los años 50 buscando la mejor calidad de vida que se daba en las ciudades. Fue a partir de esa década y sobre todo la de los 60 cuando la emigración fue galopante debido además del auge de la ciudad, al aislamiento que padecían con malos caminos, la dureza del clima y la ausencia de servicios que no llegaban a Acrijos lo que hacía cada vez más difícil la vida en el pueblo, para colmo la política de repoblación forestal tan inadecuada que se llevó a cabo en toda la comarca de Tierras Altas empujó a los más remisos a ir marchando fuera. Les compraron sus fincas para la replantación de pinos por lo que ya tenían muy complicado salir a pastar con el ganado.
La emigración repartió a los acrijeños por muchas partes del país e incluso America, un buen numero se establecieron en Tudela, Alfaro, Logroño, Zaragoza, Barcelona o el País Vasco.
Pedro Hernández y su sobrino José Luis Ortega fueron los últimos de Acrijos. Con ellos se acabó el ciclo de vida en el pueblo. Corría el año 1974.
A partir de entonces lo de siempre, pistas forestales que se abren donde nunca las hubo, expolio demoledor, olvido y silencio.

Para conocer más sobre la historia de Acrijos imprescindible la visita a la página web del pueblo: http://acrijos.blogspot.com.es/


Visita realizada en mayo de 2014 en compañía de Blas Gonzalo.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte. Voy en buena compañía con el amigo Blas, soriano de nacimiento y riojano de adopción. Gran conocedor de todos los despoblados de Tierras Altas los cuales se ha pateado en diversas ocasiones. Después de visitar el pueblo de Fuentebella y dar cuenta del avituallamiento en la era de aquel pueblo, emprendemos la caminata hacía Acrijos. A la media hora de caminar al coronar un altillo se abre ante nosotros una vista de postal: el pueblo de Acrijos a nuestros pies. La ocasión es para sentarse en una piedra durante veinte minutos y disfrutar ensimismado ante el paisaje. El pueblo se recuesta suavemente en la ladera del barranco, se domina todo el caserío por completo. Enseguida echo a faltar el elemento arquitectónico que llamaba la atención en la iglesia de este pueblo y que si estaba en la anterior visita que realice a este lugar en los años 90: el Cristo que coronaba la espadaña. Son muchos años y los fenómenos atmosféricos habrán ganado la batalla al frágil equilibrio que lo mantenía.
No conseguimos encontrar el camino de bajada que nos hubiera llevado hasta el pueblo, el camino antaño bien transitado que utilizaban los de Fuentebella cuando venían hasta Acrijos. La falta de uso y la vegetación habrán terminado por borrarlo, así que nos toca dar un rodeo de casi ciento ochenta grados por las pistas que vienen de Sarnago para acercarnos hasta el pueblo.
La tarde es primaveral, amenaza con llover, pero se queda solo en unas gotas, temperatura agradable.
Una placa de azulejo ya muy desgastada por el tiempo anuncia el nombre del pueblo en la primera fachada, un letrero más moderno sujetado por dos finos troncos también con el nombre del pueblo no ha podido mantenerse erguido por lo que se encuentra apoyado en la pared. Ya desde el alto se veía el deterioro que estaba sufriendo este pueblo con la falta de muchos tejados y muros cayéndose, impresión que se confirma al empezar el paseo por el pueblo. Aun así hay todavía buenos ejemplares de viviendas en pie. La parte alta está intransitable por los escombros y la vegetación y es la parte baja por donde se puede pasear sin problemas. Enseguida se llega al transformador de la luz y tras un pequeño repecho se llega al rincón más bonito del pueblo: la plaza. Allí está la escuela, la fuente y algunas viviendas por encima. El silencio es absoluto. Mientras que el amigo Blas se va a explorar un poco otros rincones del pueblo me siento en un poyete a contemplar en soledad la plaza y enseguida veo a los Patos de Cornago con sus instrumentos sentados junto a la fuente haciendo sonar la música, las parejas jóvenes bailan agarrados en la explanada bajo la atenta mirada de los mayores que miran con nostalgia el tiempo que ya se pasó para ellos. Los chiquillos corretean inquietos de un lado para otro. La plaza se encuentra en ebullición. La llegada de Blas me saca del ensimismamiento en que me encontraba sumergido. Ha intentado entrar en la iglesia pero es imposible, hacia allí me dirijo yo y doy fe de lo mismo, la vegetación lo impide, si se puede acceder al anexo cementerio. Dos cabras subidas en el muro de un corral son los únicos seres vivos que nos encontramos en nuestro deambular por el pueblo. Por esta parte ya esta difícil caminar. Saltando escombros y con algún arañazo de ortigas vamos llegando al punto de entrada del pueblo. Así se acaba la visita a este solitario pueblo de Acrijos. Empieza a lloviznar y toca salir del pueblo porque aún nos quedan tres kilómetros de caminar hasta donde tenemos el vehículo.



En un pliegue de la sierra de Alcarama se encuentra escondido el pueblo de Acrijos. El pino traidor domina el paisaje.



Acrijos. Mayo de 1998. Se aprecia con poca nitidez el Cristo que coronaba la espadaña de la iglesia.



Llegando a Acrijos.




Entrada a Acrijos. Dos letreros anuncian el nombre del pueblo, los dos en su actual situación dan idea del desgaste que producen los años de soledad.



Rincón acrijeño.




La última casa que se cerró en Acrijos.




Calle de Acrijos.




La preciosa plaza mayor. La fuente en el centro. A la derecha cerrando espacio el muro de la escuela. La espadaña de la iglesia sobresale por encima de la vivienda.



Escuela de Acrijos. Construida en el año 1952, amplios ventanales para que entrara bien la luz. A la derecha la casa de la maestra.



Interior de la escuela.




Abrevadero, fuente y casa de la maestra (puerta azul).




La iglesia parroquial de San Sebastián.




Espadaña de la iglesia. La coronaba un Cristo, que seguramente en algún día desapacible se vino abajo. Vanos sin campanas. Debajo había un reloj del que solo queda el letrero que lo acompañaba.
CUANDO DOY LAS HORAS 
RECUERDA A TUS BIENHECHORES
HERMANOS JONAS Y
MAXIMO ORTEGA




Como la vegetación está en su máximo apogeo en esta época del año se hace difícil caminar por algunos rincones.



Calle de Acrijos. Zarzas y ortigas hacen complicado el paso.




Aún se aprecian estupendas muestras de arquitectura popular.




Soledad y silencio por todos los rincones del pueblo.




La vegetación asfixiante pone cerco a la vivienda.




Muros a medio caer, edificios sin tejados, vanos sin ventanas, vegetación comiendo terreno. Camino de la desolación.

50 comentarios :

  1. cada dia te superas mas, maravilloso reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Jesus superarse es muy difícil porque esta el listón muy alto, pero por lo menos mantener el nivel. Si ha quedado guapo el reportaje de Acrijos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muy bonito Guillermo, pero es que esta comarca de Tierras Altas es especial, un lugar mágico como pocos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un dia de los inolvidables ,cuando dos tipos raros se adentran por La Alcarama en busca de la vida perdida:nostalgia,tristeza y el regusto amargo que pese a lo duro del terreno ,se pudo evitar el despoblamiento tan brutal de esta hermosa tierra.pero aun nos quedan las ruinas.Un placer caminar a tu lado,Faustino,no hubiera tenido mejor compañia por estas tierras..el dia se hizo corto y muy agradable el rato en SPM con el ultimo cartero de Acrijos.Un abrazo y repetimos cuando quieras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fue un día guapo Blas, fue una excursión muy placentera, por la compañía, por lo que vimos y por las sensaciones que tuvimos.
      No se quien se extrañaría más si nosotros de ver a dos cabras solitarias en medio del pueblo o las cabras de ver a dos tipos pintorescos allí donde no se acerca nadie.
      Tierras Altas es mucha Tierras Altas. Fue durisima la vida allí pero para los amantes de la despoblación es el paraíso.
      Repetiremos Blas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo he tenido la triste suerte de sentir la soledad aterradora de Acrijos, andar entre sus calles desoladas, de noche, todo ello debido a mi trabajo de protección de la naturaleza (Seprona), al igual que en este pueblo, en todos los también abandonados de las Tierras Altas, he sentido esa misma sensación, de desasosiego desamparado de lo abandonado. Triste, muy triste.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste, muy triste pero desgarradoramente hermoso. Son sensaciones indescriptibles.
      Ya lo creo que de noche aumentan cien por cien las sensaciones, a mi me ha tocado alguna vez y no se puede expresar lo que se siente.
      En Acrijos por estar tan lejos de todo el ambiente de soledad y de tristeza es abrumador.
      Aquí se puede decir perfectamente que se escucha el silencio.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. ¡Impresionante! Yéndose la gente ha perdido su memoria, vive en un presente permanente con su realidad dictada por los medios de comunicación masiva y sin saber siquiera quién es el de la puerta de al lado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nada que ver la vida que vivimos ahora con la de antes, como bien dices no tenemos relación ni con el vecino de al lado, antes todos eran una gran familia, había mucha armonía y todos se ayudaban.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Que hermoso lugar, seguramente alejado de las grandes urbes que acumulan gente y oportunidades. Pueblos como este hay y muchos. Los que vivimos en las grandes ciudades y tenemos unos cuantos años, sabemos lo lindo que sería poder vivir en esos lugares. Una pena que nadie pueda aprovecharlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que fuera tan lindo vivir en estos lugares como tu lo planteas. Si se fueron de allí sería por algo, harían falta muchos adelantos que nunca van a llegar para que viviéramos a gusto en estos lugares. Ahora solo nos queda contemplarlos, admirarlos y valorar lo difícil que era la vida allí.
      Saludos.

      Eliminar
  7. De los pueblos bonitos que nos has traído, Faustino. Se me encoge el corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy guapo este pueblo David, pero es que todos los despoblados de Tierras Altas lo son, tienen un encanto tremendo, te sientes en otro mundo, su soledad te envuelve, retrocedes en el tiempo y admiras a la gente que tenía el valor de salir adelante en estos lugares tan hermosos pero tan inhóspitos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me parece maravilloso este blog, pensado a modo de ventana al pasado y en el que podemos ver los restos de antigüas formas de vivir en España.

    La gente marchó de allí buscando una vida mejor y mayores comodidades, mas lo que encontraron fue muy distinto a lo que probablemente esperaban. Dejaron atras un pueblo hermoso, en el que convivir en hermandad con tus vecinos (reseñable el caso del acuerdo para turnarse en abrir una taberna en casa para el resto), para marchar a una gran ciudad, donde la intimidad es religión y el egoismo dogma. Imagino la desolación del primero que al marchar, se dió cuenta de que uno podia sentirse desgarradoramente solo en medio de una multitud.

    A mi me ha hecho reflexionar acerca de algo. ¿De verdad nuestro avance ha sido bueno para nosotros individualmente, o solo para el conjunto? ¿Estamos haciendo avanzar a nuestra especie a costa de nuestra propia humanidad y felicidad? ¿Cuanto mas avanzan la teconología y las infraestructuras de conexion, estamos viviendo mas desconectados los unos de los otros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en gran parte con tu reflexión Angel. Es muy duro dejar atrás lo que ha sido toda tu vida, la de tus antepasados y empezar una nueva vida en un lugar hasta entonces desconocido para ti, muchísima incertidumbre.
      A ellos no les quedó otro remedio que emigrar porque las comodidades que tenían en las ciudades no llegaban a los pueblos.
      Con el paso de los años a alguien se le habría que haber juzgado y pedir responsabilidades por el daño tan tremendo que hicieron al mundo rural.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Si señor, es el gran drama del capitalismo: Lo que no es masivo, no es reentable, lo que no es reentable no tiene derecho a existir. No puede bastar con sufragar el coste de algo y disfrutar de ello, ademas tiene que haber alguien que se enriquezca en el proceso y si nadie se va a enriquecer por llevar un par de cobre o un cable de fibra de vidrio a un pueblo pequeño, pues no se lleva. Del mismo modo que entonces no llegaban las comodidades de la epoca.

      Eliminar
  9. Hola Faustino, una vez más, has hecho un espléndido trabajo en documentación y fotografía. Gracias por darlo a conocer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pueblo de Acrijos y su memoria daban pie a que saliera un buen reportaje.
      Un abrazo Conchi.

      Eliminar
  10. Por desgracia en nuestro país ser de pueblo o vivir en un pueblo es algo extraño a los ojos de aquellos que viven en una ciudad y pensamos que por vivir en ciudades, apiñados en apartamentos, somos más modernos. Tenemos envidia de los pueblos de Francia o de Inglaterra y en el fondo lo que no sabemos es mantener ni cuidar nada en general, tenemos un país abandonado por sus cuatro costados. ¡¡¡¡Vivan los pueblos y sus gentes!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Buen blog y excelente reportaje gráfico. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero una vez mas enhorabuena Faustino!
      Yo en mi ultima visita a las tierras altas pude llegar con el coche hasta unas naves tipo granja que hay encima de acrijos y desde ayi bajamos andando... sin duda el el al que mas nos costo llegar fue a Peñazcurna y vea lo dejamos para otra visita mas a fondo... ya que tambien estuvimos en valdenegrillos, el vallejo, fuentebella, sarnago, etc... que magia y q paz y q profunda tristeza desprende toda las tierras altas! Un recuerdo para todos ellos como buimanco valdemoro villarijo armejun tañine aldealcardo leria valdecantos la mata y muchisimos mas!!

      Eliminar
    2. Ya te aventuraste a llegar con un turismo hasta las mismas puertas de Acrijos, yo no lo recomendaría, corres mucho riesgo.
      Peñazcurna y Vea son los dos únicos que no conozco todavía de Tierras Altas y por lo que tengo entendido si es un poco complicado llegar además me cuentan que esta invadido por la vegetación, pero aun así espero poder visitarlo próximamente.
      Buena excursión la que os hicisteis si llegasteis a El Vallejo, Fuentebella y Valdenegrillos.
      Efectivamente son lugares mágicos, el silencio se ha apoderado de ellos y te sientes en el confín del mundo.
      Un abrazo Tendillero.

      Eliminar
    3. Bueno aventurarme no ya que llevo un mitsubishi montero que la verdad se mete por donde le pidas... y a Peñazcurna pues casi casi igual... si no recuerdo mal saliamos de Buimanco direccion Valdemoro y a la mitad del camino me fije en un mapa antiguo q llevamos en el coche que peñazcurna quedaba justo en paralelo mas abajo... total que en una de las curbas salia un cordel o cortafuegos acia El barranco o precipicio... total q cogimos esa direccion hasta que llegamos al avisto y desde ayi bajamos andado entre pinos y barranquera desde lo alto se apreciaba muy entero... y bueno la realidad es que no estaba muy invadido por la maleza asique bien! Hemos estado la verdad que muchas veces pero esa vez en especial fue un puente de marzo del año 2010 desde armejun bajamos al rio y aunque nos dio un poco de reparo por si nos quedabamos atrapados conseguimos cruzar a valdeperillo y visitamos tambien poyales, las ruedas de enciso, turruncun y alguno mas que no me acuerdo del nombre... fue un puente muy bonito y muy magico por cierto a la vuelta a guadalajara visitamos alguno mas y por una pista llegamos a la pica... preciosas ruinas de buenas casas... fachadas en piedra de sillar porticos y dinteles tallados... que me recordaron a muchas fachadas del despoblado de villacadima en la sierra de ayllon!! Bueno no me extiendo mas.. mi mas sincera enhorabuena y admiracion por tu gran labor... me encanta el blog!!

      Eliminar
    4. Bueno si es así ya cambia la cosa, pensé que era con un turismo normal.
      Ya veo que te has pateado bien toda esa zona, tanto el lado soriano como el riojano.
      Pero es que es un lugar que atrae y mucho para los que nos gusta la despoblación.
      Me alegra saber que Peñazcurna no esta tan enmalezado como yo pensaba.
      Nombras a La Pica, este es un despoblado que no conozco todavía y eso que en Soria me quedan pocos.
      ¡Villacadima! el primer deshabitado que yo conocí hace ya....
      Ahora esta un poco más recuperado como segunda residencia para verano y fines de semana.
      Gracias por tu felicitación amigo Tendillero.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Hola Faustino,precioso tuvo que ser ese pueblo soriano con sus viviendas de piedra,lástima que como en otros muchos casos la gente tuviera que abandonarlos para encontrar mejores condiciones de vida,ya que al estar tan mal comunicados algunos de ellos era toda una odísea poder desplazarse,sobre todo en invierno,pués nada Faustino,como siempre un bello y bién detallado reportaje el que nos ofreces de nuevo,enhorabuena y te animo a seguir deleitándonos con ellos,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso tuvo que ser Roberto, porque lo es ahora aunque de otra manera, así que imagínate cuando estuvieran todas las casas en pie y todo su trazado urbano en perfecto estado.
      Fueron muchas trabas las que les pusieron a todos estos pueblos de Tierras Altas y no les quedó otro remedio que marchar.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  13. Qué sorpresa me he llevado cuando he leído que ibas con Blas, no me ha comentado nada de vuestro encuentro, ya le voy a decir. ¡Qué pueblo tan bonito!, este verano he estado por esa zona y lo desconocía, me lo apunto.
    Pues era un pueblo muy joven, y es una pena que tan poco tiempo hayan vivido allí, dices que se creó en el año 1950 no? O lo he entendido así.
    Un saludo
    Paca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo has leído bien Paca, en ningún momento digo que Acrijos se creó en 1950, este pueblo tiene siglos de historia. Simplemente resalto esa fecha para hacer ver de que pocos años antes de su despoblación este pueblo tenía todavía un numero considerable de habitantes.
      Así es, estuve todo el día de caminata en la buena compañía de Blas.
      Ignoraba que os conocierais aunque viviendo los dos en la misma ciudad cabe esa posibilidad.
      A ver si me doy una vuelta por tu blog que hace tiempo que no entro pero es que llevo unos días desbordado. Ya veo que ahora andas por el Condado de Treviño.
      Saludos.

      Eliminar
  14. En pocos años no más de 20 muchos seran los pueblos deshabitados y despoblados en Soria ,Burgos,León ..no hay más que darse una vuelta por muchos de ellos para darse cuenta que la edad media está en 80 y tantos años en los pocos de sus vecinos y poca o nula juventud ...y estas fotos de pueblos abandonados se harán más frecuentes cada día saludos y animo al mundo rural

    ResponderEliminar
  15. En guadalajara tambien estamos tocados y undidos con la despoblacion... la sierra se muere poco a poco pero pasa lo mismo en los pueblos de la comarca de molina algunos de ellos pasaron el invierno pasado solos... y este invierno sera peor y otros tantos se quedaran vacios en siguenza, atienza molina... una verdadera lastima!! Y nadue hace nada para impedirlo!!

    ResponderEliminar
  16. Precioso lugar, Faustino. Está casi entero en pie y qué distinto es a los pueblos deshabitados de por aquí. Curiosa la frase bajo el reloj y que habla de lo que fueron sus gentes y su historia. Se ven dos murales en el interior de la escuela que parecen -al menos uno de ellos- un mapa. ¡Cuánta vida encerró este sitio!
    Enhorabuena por esta magnífica entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso lugar, Antonio, pero no solo este pueblo sino toda la comarca de Tierras Altas al completo.
      Se conservan medio bien debido a la buena calidad y grosor de la piedra pero aun así....
      Lo del reloj es algo original si. Igual que el cristo que había en lo alto de la espadaña.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Enhorabuena por este excelente relato sobre Acrijos tambien esta en www.acrijos.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, gracias por tu felicitación.
      La pagina que recomiendas es muy buena, me sirvió de apoyo para concretar algunos datos. Excelente documentación del pueblo y preciosas fotografías en blanco y negro.
      Creo que tu eres el creador de esa pagina si no me equivoco. Te comento que intenté ponerme en contacto contigo dos veces escribiendo a la dirección de correo electrónico que figuraba ahí pero me daba error, me lo devolvía, fue imposible. Quería haber cambiado algunas impresiones contigo.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Hola Faustino,

    Te felicito por el reportaje, has conseguido dar le vida de nuevo a Acrijos. Mi padre es de Acrijos, he estado varias veces y la "magia" que desprende el lugar conmueve.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra enormemente que te haya gustado el reportaje de Acrijos.
      Como descendiente de un acrijeño veo que no te olvidas del lugar donde están parte de tus raíces y lo visitas siempre que tienes ocasión, si encima la casa paterna todavía se encuentra en pie aumentaran mucho tus sentimientos y emociones cuando estas allí.
      Coincido totalmente contigo en que este pueblo tiene una "magia especial", quizá el estar tan aislado y tan lejos de todo tenga gran parte de culpa.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Faustino.acaban de decirme que ha fallecido ,Jose en San Pedro,¿te acuerdas que rato tan bueno pasamos con él hablando de sus vivencias en Acrijos?:DEP.Un abrazo para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Que mala noticia. Tarde muy agradable la que pasamos a la puerta de su casa en San Pedro oyendo contar multitud de recuerdos y anécdotas de su pueblo.
      Me hago cargo del dolor que estará pasando su familia en estos momentos. No hay consuelo para ello.
      Un abrazo Blas.

      Eliminar
  20. Buenos dias,
    Me pongo en contacto con ustedes pq me guataria hacer la excursion desde Pedro Manrique al despoblado de Vea.
    Buscando por internet he visto este blog y me ha parecido super interesante y he pensado q siendo tan conocedores de la zona quizas podriais informarme.
    Mi interes surge hace dos años a raiz de indagar sobre el origen de mi apellido, Veà, y descubrir que su origen corre allà por el 1500 aproximadamente en Fitero y indagando descubrí el pueblo de Vea, hoy despoblado.
    Por ello les agradeceria si pudieran informarme sobre esta ruta, si es posible acceder al pueblo de Vea o si saben donde podrian informarme. Tenemos pensado hacer una escapada el fin de semana del 9 al 12 de julio.

    Os felicito por este blog, es genial encontrar historias asi !!

    Muy agradecida de antemano

    Un saludo

    Montse Veà

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es posible visitar Vea, aunque el lugar esta muy enmalezado. Solo se puede ir a pie.
      Son siete km. de trayecto ( de hora y media a dos horas según el paso que se lleve).
      El camino es muy bonito por ir junto al río Linares y pasar junto a varios molinos harineros.
      El sendero sale de la parte baja de San Pedro Manrique junto al río. No tiene perdida, esta señalizado, sino cualquier vecino de San Pedro te puede indicar.
      Gracias Montse por dejar tu comentario y espero que tengáis una deliciosa excursión.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Añadir ,si me lo permites Faustino,que el puente que hay justo a la entrada se lo ha llevado la riada por lo que es complicado entrar ,aunque supongo que el Linares llevara poca agua,otra opcion es subir por Valdeperillo,Villarijo,peñazcurna,mas largo pero tambien precioso.
      Un saludo

      Eliminar
    3. Ahí queda expuesta tu valiosa y actualizada información para que Montse lo tenga en cuenta cuando vaya a hacer la excursión a Vea.
      Gracias Blas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¿Qué paso en las tierras altas de Soria para que se despoblaran, ¿Cuáles fueron las causas? Porque sus paisajes son de ensueño, y sus casas grandes y espaciosas, buenas tierras de labor y muy fértiles, Solo hay que ver la maleza que crece tan abundante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el reportaje de este pueblo creo que están explicadas las causas de la despoblación, esto mismo sería aplicable para todos los despoblados de Tierras Altas.
      Ausencia de servicios básicos, malas comunicaciones, aislamiento, dureza del clima, poco futuro para la gente joven,terreno poco propicio para la agricultura, una repoblación forestal nefasta, etc.
      La vida en estos lugares era muy dura aunque ahora los visitantes de un día lo veamos con otros ojos, de manera idílica.
      Saludos.

      Eliminar
  22. He entrado por casualidad en este blog y me ha encantado todo lo que he leído pero en particular me ha emocionado la referencia a mi padre. Soy hijo de Félix el Pato de Cornago, que junto con su hermano José Luis iban a tocar a todos los pueblos de la sierra. Los dos fallecieron hace años y me encanta que la gente todavía los recuerde.
    Yo por mi parte sigo yendo siempre que puedo a Cornago y conozco todos los pueblos abandonados de alrededor; visitarlos es siempre una experiencia especial.
    Muchas gracias por el blog. Seguiré visitándolo

    ResponderEliminar
  23. Hola Faustino, enhorabuena por tu blog, es el mejor de todos los que he visto acerca de los pueblos deshabitados. Soy catalán pero mis raíces son sorianas, concretamente de un pueblo llamado Alaló que pertenece a Berlanga de Duero, en el Sur provincial. Tengo casa y voy siempre que puedo. En esa zona todos los pueblos están muy tocados por la despoblación. Querría sugerirte que algún día vayas y hagas un reportaje de Cabreriza, también perteneciente a Berlanga de Duero. Es el despoblado emblemático de la zona y dicen que Julio Llamazares se inspiró en el para un libro. Otra sugerencia sería Cañicera en la comarca de Tiermes, perteneciente a Retortillo. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Albert. Muchas gracias por tus palabras. Se agradecen y mucho.
      Conozco Alaló de pasar por él por la carretera, pero no he transitado por su casco urbano. Tierra dura que sabe mucho de la despoblación que ha azotado a toda la provincia. Paones, Torrevicente, Lumias, Abanco, etc, todos ellos se quedan tiritando en el invierno, aunque en verano salen tímidamente de su letargo.
      Cabreriza lo conocí hará unos quince o veinte años, cuando se llegaba por un camino en mal estado desde Paones. Ahora con lo de las parcelarias todo es más sencillo. Quiero ir próximamente a hacerle una nueva visita para realizar un reportaje suyo para el blog porque es un pueblo bastante guapo. Desconocía por completo que le hubiera servido a Llamazares de inspiración para escribir un libro.
      Cañicera si lo he visitado en más de una ocasión, la última hace un par de años con vistas a sacarle en el blog a través de su correspondiente reportaje. Lo que pasa que lo tengo en "la nevera" porque no pude contactar con ningún antiguo vecino de los que allí vivió para que me ayude a contar su reciente historia pasada. En cuanto lo consiga tendrá su hueco en el blog.
      Disfruta de tus estancias en el coqueto pueblo de Alaló que Soria es una provincia mágica.
      Gracias por dejar tu comentario y por tus sugerencias.
      Saludos.

      Eliminar
  24. Sr. Calderon, me emocione al leer,su articulo sobrew los pueblos deshabitados,casi lloro al ver las fotos de Acrijos.Yo stuve ahi, en el año de 1953,pase varios meses, entre esa gente maravillosa,que quedaron para siempre en mis recuerdos y mi corazon. Vivo en Mexico, soy nieta de Jonas Ortega.los felicito por su labor, especialmente a la gente de Sarnago, han hecho algo maravilloso,abrazo

    ResponderEliminar