Huertalo (Huesca)

Solitario y olvidado se presenta el pueblo de Huertalo en disposición longitudinal sobre una faja de tierra.
Fue un pueblo muy bonito y lleno de vida que se fue apagando de manera cruel a partir de los años 50 en que empezó a disminuir su población drasticamente.
Diez casas que formaban una calle casi rectilínea y una hermosa plaza daban forma a Huertalo.
Un terreno de regular calidad permitía sembrar sus tierras de trigo y cebada principalmente, mientras que las ovejas y las cabras eran las que pastaban en sus pastos y montes.
Celebraban sus fiestas patronales en honor a la Inmaculada Concepción con una duración de tres días, del 8 al 11 de diciembre. Hacían una procesión llevando a la virgen desde la ermita hasta la iglesia. Allí la celebraban una misa y acto seguido la volvían a llevar a la ermita.
En las comidas de las casas en esos días señalados no faltaba la paella, la sopa, el pollo asado o el ternasco, además de la repostería a base de magdalenas, flan y rosquillas.
Como por esas fechas solía hacer bastante frío, el baile se realizaba en el interior de la escuela pero algún año que la climatología fue benévola permitió que se hiciera en la plaza.
El cura venía desde Villarreal de la Canal, andando o en caballería, mosen Martín fue uno de los que se recuerda, años más tarde venían desde Berdún.
El médico venía desde Berdún cuando la situación lo requería sino eran los vecinos de Huertalo los que tenían que desplazarse a Berdún para ser tratados de su dolencia o enfermedad. Don Tomas y don Jesús fueron algunos de los médicos que se recuerdan.
Desde Berdún venía andando todos los días menos cuando nevaba el cartero para repartir la correspondencia.
A un molino en las cercanías de Berdún llevaban a moler el grano, que cargaban en carretas tiradas por machos o mulas.
A realizar compras se desplazaban hasta Berdún, Biniés, Villarreal de la Canal o incluso llegaban a Jaca. Si era compra de poca envergadura se iba andando y sino con el burro. Aunque eran casi autosuficientes pues había de todo en las casas (pollos, cerdos, verduras, fruta, vino y pan), también hacían jabón con la grasa de los animales, tenían que abastecerse de productos que no había en el pueblo como era el azúcar, arroz, aceite, sal o pescado. Pescado que solía llegar a Villarreal de la Canal en camión procedente de San Sebastian y que Francisco Solano se encargaba de llevarlo a vender a Huertalo.
También aparecía por allí un vendedor ambulante llamado Cirilo Heriza vendiendo hilos, telas y ropa.
El futuro de Huertalo estaba escrito al no llegar allí nunca una carretera que hiciera la vida más fácil a sus vecinos, lo que unido a la difícil calidad de vida en un terreno áspero y abrupto fue lo que motivó que sus habitantes buscaran un mejor porvenir en otros lugares. Así la gente marchó principalmente a Berdún, Sabiñanigo o incluso alguna familia dio el salto hasta América.
Manuel Solano de Casa Matías y Ángel Sanz de Casa Salvador fueron de los que aguantaron hasta el final en este aislado y solitario lugar, pero el último de Huertalo fue Jose Samitier de Casa Buey, este hombre habitó en el pueblo hasta 1998 aproximadamente, después de quedarse viudo estuvo unos años solo hasta que lo avanzado de su edad le hizo desistir de seguir viviendo en Huertalo.
A partir de aquí el silencio y el olvido se apoderaron de Huertalo desmoronándose agónicamente sus edificios y siendo tomado el pueblo por una avasalladora vegetación.

Visitas realizadas en octubre de 1996 y en mayo de 2009.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Punto y aparte. Trece años después hago una nueva visita al pueblo de Huertalo. En aquellos años todavía una persona resistía entre sus muros para evitar la muerte definitiva del pueblo. Pude tener una pequeña charla con él mientras atendía su ganado y me contaba el devenir de un pueblo que agonizaba, rememorando el pasado y hablando de su pronta marcha del lugar. Con los años transcurridos ya contaba con que lógicamente Jose ya no iba a estar como último guardián de Huertalo. Además en Villarreal de la Canal ya me comentaron que había fallecido hace unos años. El camino se presenta difícil, complicado, hay que vadear el río Majones, esta en regular estado. Decido dejar el coche en un ensanche del camino y continuar andando. La ermita es lo primero que aparece. Las vacas de algún ganadero de la zona son los únicos seres vivos que se ven por allí. Bonita vista del pueblo de Huertalo desde la ermita. El pueblo ya lo noto cambiado en comparación a la primera visita. Edificios caídos y falta de tejados en los que no lo están. Incluso casa Buey que fue la última en cerrarse se ha venido abajo casi toda la vivienda. Por un estrecho camino me dirijo hacía el pueblo. Mucha vegetación por todas partes. Entre la primavera y los años de abandono, el verde de la maleza domina toda la escena. La preciosa plaza Mayor es lo primero que aparece al entrar al pueblo. Allí esta la iglesia, la escuela, el horno y casa Matías, voluminosa vivienda mostrando todavía un airoso balcón en la planta superior. También sigue igual el curioso edificio de la escuela con su rótulo indicativo por si algún senderista despistado le asaltan dudas sobre en que pueblo esta y que uso tenía este edificio. La iglesia sigue impasible en su desamparo. El expolio y el vandalismo han hecho su trabajo. En la calle Mayor es donde noto más la diferencia de mi primera visita. Una infranqueable vegetación hace casi imposible el caminar acrecentado por los cascotes de los edificios caídos que se amontonan en medio de la calle. Apartando vegetación y saltando entre piedras muy penosamente consigo llegar hasta el final de la calle. El olvido y la soledad se han apoderado de Huertalo una vez que se fue su último habitante.

Huertalo en 1996. Todavía vivía una persona, las casas estaban en mejor estado y las calles ausentes de maleza.



Entrando a Huertalo por la Plaza Mayor.




Vista parcial de la plaza con la escuela a la izquierda y casa Matías de frente.



Escuela de Huertalo con su rustico letrero encima de las ventanas (ESCUELA NACIONAL HUERTALO). Unos diez niños llegaron a asistir a ella. Los últimos niños acabaron yendo a la de Berdún. La planta de arriba estaba destinada a vivienda de la maestra pero nunca se llegó a acabar de construir. Las maestras vivian de patrona en alguna casa.



Casa Matías. Bonita y dominante fachada en la plaza. Los amos de la casa se marcharon para Berdún cuando ya estaban mayores. Un hijo de ellos, Manuel Solano Sanz fue el último que habitó la vivienda.



Los de Casa Matías eran espectadores privilegiados de todo lo que acontecía en la plaza.



La parroquial de San Esteban de Huertalo.




Presbiterio de la iglesia. La mesa del altar mayor fracturada en el suelo. Unas pinturas murales góticas se encuentran en el Museo Diocesano de Jaca.



Copa de la pila bautismal por el suelo. Algún ¨ave de rapiña¨ se la intentó llevar y desistió del empeño.



Casa Buey. Vivían en ella el matrimonio formado por Jose Samitier y Julia Sanz. Jose era natural de Villarreal de la Canal y vino a casar con la heredera de la casa. Fue la última vivienda que se cerró en Huertalo.



Calle Mayor. La vegetación es la dueña.




Final de la calle Mayor. Casa Claveria.




Fachada lateral de Casa Claveria.




Calle Mayor. Imposible el paso.




Sin tejas los edificios tienen la ¨muerte¨ asegurada. Las paredes se abren, las vigas se parten. Desolación. Amargura.



Escudo nobiliario de piedra rojiza incrustado en una fachada.



Ermita de la Purísima Concepción, situada a unos 400 metros del pueblo.

22 comentarios :

  1. Es difícil comentar lo que se ve en tus fotos, qué tristeza !!
    Y el escudo, cómo se quedó allí !?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha tristeza Angelines de ver el camino hacia la nada que lleva este hermoso pueblo.
      El escudo sigue allí porque no es nada fácil llegar a este pueblo, y luego una vez allí tampoco es sencillo moverse por el pueblo, la vegetación y los escombros no dejan transitar por muchas partes del pueblo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito, amigo Faustino! Has sabido captar en las fotografías lo bucólico del lugar. El escudo nobiliario posiblemente hable de alguna antigua familia de linaje importante. Por la maleza que se ve entre las viviendas, sobre todo en la Calle Mayor, se intuye lo poco visitado que es este lugar. Magnífico trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco visitado amigo Antonio, no es fácil llegar allí, hay que andar varios kilómetros, vadear un río,.. Lo que hace que se conserve un poco a salvo de depredadores pero aun así... hicieron numerosos atropellos.
      Es bien bonito este lugar de Huertalo pero el paso del tiempo no perdona.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Debio ser un pueblo precioso. Una lastima. Un abrazo, Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso David tuvo que ser, una plaza mayor bien hermosa y su única calle bastante atractiva. Viendo ahora sus ruinas se intuye lo bonito que fue Huertalo en el pasado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es una pena que nuestros pueblos se queden aandonados.
    Hay pueblos que aun estando en sitios bien comunicados cada vez tienen menos habitantes .
    La despoblación de estos pueblos hace que se pierda cultura y costumbres.
    No permitamos que esto ocurra!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, es muchísimo lo que se pierde cada vez que un pueblo se queda vacío, no solo a nivel humano sino arquitectónico, cultural y paisajistico.
      Ahí son las administraciones las que tenían que poner cartas en el asunto.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Enhorabuena por tus trabajos una vez más con otro abrazo .

    Guillermo

    ResponderEliminar
  6. Hola Faustino,viendo la foto del año 96 se vé lo bonito que era ese pueblo hoy ya muy arruinado,lástima que queden abandonados y en el más completo olvido,menos mal que personas como tú los dais a conocer en la web para que sean recordados y no queden el en más absoluto olvido,bueno,Faustino,como siempre nos ofreces un extenso y detallado reportaje que es de agradecer,enhorabuena,saludos

    Roberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Roberto cuando lo visite en aquella ocasión aunque Huertalo agonizaba se veía un pueblo muy bonito, una Plaza Mayor que me cautivó y esa calle que salia de la plaza y que en un corto recorrido mostraba todavía las fachadas en buen estado.
      Aquí por lo menos quedara salvaguardado un pequeño retazo de su historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Faustino
    como nos tienes acostumbrados tu entrada es muy buena y a la vez muy triste de ver tantos pueblos deshabitados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso y triste, triste y hermoso, en este asunto de los deshabitados estos dos adjetivos van siempre unidos.
      Un abrazo Conchi.

      Eliminar
  8. Hola a todos,
    Soy una maestra jubilada de 73 años. Estuve destinada en Huértalo el curso 62-63. Me ha impresionado la página y me han invadido los dulces recuerdos de aquella gente maravillosa. Conocí a Manuel Solano y a Ángel Sanz, y a toda su familia. Me hospedé en la casa de Alejandro Clavería. Me gustaría, si es posible, contactar con Miguel Ángel Clavería, que fue alumno mío, pues perdí el contacto hace algunos años. Recuerdo que regentaba, hasta donde yo sé, la cafetería de la Escuela Normal de Huesca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso y emotivo comentario el que has dejado Joana.
      Es posible que alguna vez alguien de Casa Claveria lea esto e intente contactar contigo. Ojala tengas suerte.
      Por mi parte me gustaría que nos contaras algún detalle más de tu estancia en Huertalo. Sería precioso. Si te animas escríbeme al correo electrónico que hay en la columna de la derecha. Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Buenos días a todos y en especial a Joana.
      Me encanta esta página y me siento muy ligado a Huertalo y a todo el Pirineo en general.
      Me presento; soy Rubén Clavería, nieto de Alejandro e hijo de José Luis. Supongo que al Miguel Ángel que haces referencia es él.
      Sí, mi padre lleva mucho años trabajando en el bar de la Universidad de Magisterio. Así que lo puedes localizar ahí sin problema.
      Sino, te puedes poner en contacto conmigo.

      Aún recuerdo cuando íbamos a pasear entre sus calles (ahora imposible) después de una buena caminata. Yo suelo ir todos los años a dar un paseo, para que el recuerdo no desaparezca. Mis abuelos estarían orgullosos.

      Enhorabuena por la página y por toda la labor que desempeñas, Faustino.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Espero que tengáis suerte y esta mujer se ponga en contacto con vosotros.
      Rubén en lo que a mi respecta darte las gracias por tus felicitaciones y me gustaría que me confirmaras si Casa Claveria se corresponde con la que pone en el pie de foto.
      Saludos.

      Eliminar
    4. Muy buenas Faustino.
      Te confirmo con toda seguridad que Casa Clavería es la que aparece en las fotos.
      Cuando era niño llegaba con mi padre incluso hasta dentro de la casa; ahora completamente imposible.

      Me he puesto en contacto con Joana pero, de momento, no he obtenido respuesta. Espero que lo llegue a leer.

      Muchas gracias.

      Eliminar
  9. Buenas tardes me llamo salvador y soy nieto de Avelina nacida en Huertalo y mi pader se llamaba Salvador Royo Claveria y paso los años de su niñez en este maravilloso pueblo junto con la familia Lopez Claveria hoy hemos llegado hasta las heras y la Ermita que esta entera, ya que pasar hasta huertalo esta complicado y pasear por pueblo mas e pasado una mañana inolvidable y luego me he marchado a majones que esta muy bonito.un abrazo muy fuerte y preciosas las fotos del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lastima que no hayáis podido llegar hasta las casas, me imagino que la maleza se habrá apoderado de todo.
      Por lo menos os queda el consuelo de haber estado bien cerca y haber divisado el pueblo desde la ermita.
      Parte de tus raíces están en Huertalo por lo que los sentimientos por estar allí se habrán disparado. Son días inolvidables como bien dices, que quedan para siempre en el recuerdo.
      Gracias por dejar tu comentario Salvador.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Que agusto desbrozaría toda la maleza para que así se pudiera contemplar mas gustosamente y vistosamente las casa, plazas, calles, etc .Yo me encargaría gustosamente de cada uno de los pueblos que aquí se muestra su vida en esta paguina

    ResponderEliminar