Fuentes (Segovia)

Sobre un altozano se encuentran tres o cuatro edificaciones agonizantes acompañando a una iglesia. Son los escasisimos restos que quedan del pueblo de Fuentes. Poco queda ya de los tiempos en que este pueblo contaba con unas treinta viviendas aproximadamente, escuela, dos tabernas y dos hornos de hacer cal. Casi todo ha desaparecido y solamente la parroquial es la que permanece altiva y domina todo el paisaje.
Pedanía de Carbonero el Mayor, por eso se le conocía como Fuentes de Carbonero, vivían de la ganadería, principalmente de la oveja y del cerdo. Los porcinos tenían muy buena salida debido a los diversos mataderos que llegó a tener Carbonero. Los corderos se vendían a carniceros que venían desde Segovia a comprarlos.
La agricultura estaba dedicada en su mayoría al cereal (trigo y cebada principalmente).
Tuvieron luz eléctrica proveniente de una fabrica de electricidad junto al río Eresma en el termino de Bernardos.
Celebraban las fiestas patronales el día 15 de agosto en honor a Nuestra Señora de la Asunción y luego en octubre a la virgen del Rosario.
Fiestas muy concurridas, donde acudían en gran numero gentes de Bernardos y de Carbonero el Mayor. No faltaba una orquesta de cuatro o cinco músicos del pueblo de Coca para amenizar el baile.
Don Pedro, el cura, venia montado a caballo desde el pueblo de Bernardos a oficiar la misa, algunas veces era un coadjutor de Carbonero el Mayor el que realizaba dicho acto.
El médico acudía desde Carbonero el Mayor, había que ir a buscarle con una mula.
Una veintena de niños aproximadamente asistian a la escuela para recibir enseñanza de doña Pilar, la maestra, que venia desde Carbonero el Mayor de donde era natural, lo hacia montada en bicicleta y aprovechaba para llevar a Fuentes la correspondencia o bien la traía algún otro vecino que hiciera desplazamientos frecuentes entre los dos pueblos.
Con Carbonero era mucha la relación que había dada la cercanía entre los dos pueblos ( 2 km.), así acudían allí la juventud de Fuentes los domingos buscando un poco de diversión (cine y baile), a por el pan también les tocaba ir hasta el pueblo vecino (más tarde ya era el panadero el que lo llevaba a Fuentes), también les tocaba acudir a la fragua, a las ferias de ganado y a cualquier asunto administrativo.
De Bernardos solía venir Julio Nuñez, primero en bicicleta y más tarde en moto vendiendo sardinas, merluza y diversos tipos de pescado que se daba en aquellos años.
Al molino del Arco en Bernardos iban a moler el grano.
Carbonero el Mayor fue el que absorbió a la practica totalidad de habitantes de Fuentes, que se fueron porque en Carbonero había mejores servicios y desde allí podían seguir trabajando las tierras y atendiendo el ganado.
Los hermanos Alvarez (Domingo, Luis y Pedro) fueron los que aguantaron en Fuentes hasta el final, siendo Pedro con su mujer los últimos en marchar de Fuentes, a mediados de los 60.
En muchos casos, los propios vecinos de Fuentes fueron desmantelando sus casas para extraer las mejores piedras, vigas y tejas para construir nuevas viviendas en Carbonero el Mayor y del resto se encargaron los expoliadores clandestinos, así es como el pueblo presenta esta desoladora visión actual, donde en pocos años solo la presencia de la iglesia señalará donde estuvo el pueblo de Fuentes.

Visita realizada en enero de 2014.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Entrando a Fuentes por el camino de Bernardos.




Vivienda e iglesia.




La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Según cuenta un panel explicativo, se construyó en 1741 sustituyendo a la que había anteriormente, que fue destruida por un rayo.



Vista de la iglesia por su lado sureste. Tenia adosado por aquí el cementerio.



Enmarcada.




Fue un bonito pueblo a decir de quienes lo conocieron, pero a duras penas dos o tres fachadas muy disminuidas quedan en pie, por lo que es difícil hacerse una idea de la composición del lugar.



Horno de pan en el interior de una casa.




Palomar.




Interior del palomar. Nichos.




La fuente de Fuentes. El tener que acarrear diariamente el agua por la empinada cuesta hasta llegar a las casas, fue otro de los problemas que empujó a los vecinos a emigrar.



Uno de los dos hornos que había en el pueblo para hacer cal.




A veinte minutos andando de Fuentes, junto al rio Eresma pero ya en termino de Bernardos se sitúa el molino del Arco, adonde venían a moler el grano.



El Eresma a su paso por el molino. El río hacía de divisoria entre los términos de Bernardos y Fuentes. Don Pedro el cura de Bernardos en cierta ocasión que acudía a Fuentes a dar misa montado en su caballo, cuando intentaba vadear el río fue arrastrado por la corriente debido a una crecida de las aguas y pudo salvarse de milagro.



Por el viejo camino de Bernardos a Fuentes, puente de madera para salvar el cauce del Eresma.

36 comentarios :

  1. Un abrazo y otra enhorabuena, Faustino. Muy interesante , como siempre , todo lo que en blog aparece.

    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Guillermo. Me alegra que te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Triste, triste y desolador. Un abrazo, Faustino y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste y conmovedor, como todas las historias de estos pueblos, pero a la vez cargadas de belleza y de nostalgia de tiempos que se fueron.
      Un abrazo David.

      Eliminar
  3. Que tristeza da la primera imagen, cuesta imaginar que fue un lugar de más de treinta casas.

    Un saludo amigo Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, lo que se ve en la primera imagen es lo que queda de Fuentes. Me encantaría ver alguna foto de aquellos años para ver como era el pueblo, a decir de los que lo conocieron era bastante bonito.
      Un abrazo Cristian.

      Eliminar
  4. Hola de nuevo Faustino,como siempre,agradecerte las magníficas imágenes e historias que nos ofreces en cada relato sobre los restos de esas poblaciones que antaño tuvieron su explendor y ahora sólo son el recuerdo de lo que fueron, que pena que de un pueblo que tuvo unas treinta casas como dices,sólo quede esos pocos restos que nos muestras en las fotos,que a tenor de lo que cuentan los vecinos tuvo que ser muy bonito,de nuevo enhorabuena por tu artículo tan bien detallado,como siempre,un abrazo.

    Roberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti una vez más amigo Roberto por valorar y comentar una nueva entrada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Interesante la foto del interior del palomar, no me los imaginaba así, siempre se aprende algo. A juzgar por la construcción de la iglesia y de la fuente debió de tener importancia. El paisaje del Eresma es precioso. Gracias por el recuerdo que le dedicas.
    Un abrazo.
    Magdalena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate si tendría importancia este pueblo siglos atrás, que si ahora se dice Fuentes de Carbonero antaño era Carbonero de Fuentes.
      Si es precioso el paisaje del Eresma en las inmediaciones del molino. El entorno es bucólico y se respira una tranquilidad impresionante.
      Los palomares son muy diferentes en su arquitectura según la comarca pero luego en su interior tienen bastante parecido, multitud de nichos o celdas donde se instalaban las palomas que eran utilizadas para la cría del pichón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Buenas tardes Faustino. Bonito y completo reportarje. Es una pena que un pueblo tan importarte, bonito y de bellos paisajes se vea abocado al olvido y abandono. Hace pocas fechas estube en la provincia de Ávila y Segovia y este pueblo no quedará fuera de mi agenda inmediata.
    Las fotos son buenisimas y el recuerdo a sus costumbres y vecinos impagable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Angel, visitalo cuando tengas ocasión pues aunque apenas queda nada tiene todavía algo de encanto. Fuentes en pocos años solo tendrá la iglesia como único elemento visible de que allí hubo un día un pueblo.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Una magnifica entrada Faustino, y como siempre una verdadera lástima ¡Me gustaría saber como está la iglesia en su interior!.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La iglesia la mantienen cerrada con puerta y candado para preservar su interior, aunque dentro no hay nada de mobiliario ni objetos de valor. De momento aguanta su estructura aunque ya el tejado se va viendo afectado.
      Saludos Conchi.

      Eliminar
  8. Tal vez le interesa un registro de nacimiento del pueblo de Añe, pero donde refleja que la abuela es de Fuentes de Carbonero. Su nombre es Rosalía Perez, abuela de Domingo Redondo Llorente. Se puede ver el registro en este lugar del internet (tiene que registrarse):

    https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-1961-32825-7984-96?cc=1433451&wc=MCMW-52Q:35302501,35824101,35401402,35824102

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como curiosidad esta bien, pero se aleja un poco de mi ámbito de trabajo sobre lo que yo quiero mostrar.
      Gracias por el dato y el enlace.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Buenas Faustino ¿podrías indicarme cómo llegar en coche?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que situarte en Carbonero el Mayor y coger un camino de concentración parcelaria en buen estado que llega hasta Fuentes. Son unos 2 km. aproximadamente.
      Se ve un pueblo desde el otro así que no tienes perdida.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Me ha gustado muchísimo su reportaje. Soy una entusiasta de los pueblos abandonados (aunque me da mucha pena verlos así). Tengo una imaginación exagerada y, cuando voy a sitios como castillos, monasterios, abadías castros, etc. todo aquello que esté en ruinas,
    mi cabeza empieza a visualizar a sus antiguos habitantes: soldados y caballos, monjes, gentes en esos pueblos pequeños y acogedores viviendo de sus campos y sus animales..., en fin, trato de imaginar
    cómo serían sus vidas y así me paso un buen rato. ¿Loca o romántica? Quién lo sabe...
    Un abrazo. Concha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación hace un trabajo importantisimo en estos lugares, Concha.
      El decorado ya esta puesto, luego solo es hacer trabajar la mente y podrás retroceder sesenta años en el tiempo.
      ¿Loca o romántica? Las dos cosas. Tiene su punto de locura bien entendida según los ojos de quien los mire y tiene mucho de romanticismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Excelente información, aunque triste historia. Buen trabajo de documentación el que has realizado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén.
      Historia muy triste pero necesaria para salvaguardar la memoria de Fuentes.
      Saludos

      Eliminar
  12. Enhorabuena Faustino por el reportaje y recordarnos a todos la historia de este pueblo tan bonito.Soy nieto de la familia Alvarez mi abuelo fue alcalde y propietario de los hornos de cal ,mi padre vivió allí hasta los 20 años y si alguna vez necesitas más información estára encantado de poderte ayudar en la historia de este pueblo y recordar a las nuevas generaciones para q no caiga en el olvido.Gracias de nuevo por el recuerdo tan bonito q haces llegar a tanta gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me produce inmensa satisfacción que el reportaje haya gustado a los antiguos vecinos de Fuentes y sus descendientes.
      La historia de Fuentes siempre se puede mejorar y ampliar, así que sería buena idea contar con la aportación que pueda hacer tu padre.
      Seguro que puede aportar muchos recuerdos y vivencias.
      Gracias David, por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Par el será todo un honor el poder ayudarte a contar la historia de este pueblo .Gracias Faustino .

      Eliminar
    3. David, si quieres escribeme una dirección de correo electrónico y te comento.
      Mi dirección esta en la columna de la derecha.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Gracias por tan bonitas palabras sobre Fuentes,soy nieta de Luis Alvarez de los últimos en marchar de allí,aunque estando muy mayor seguía llendo cada día en su bici a cuidar su huerta,mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de que.
      Es un placer y es el mejor homenaje que les podemos hacer entre todos a gente como tu abuelo y otros muchos que se vieron obligados a dejar un día el pueblo donde vivieron y comenzar una nueva vida en otro sitio.
      Aunque se marcharon, nunca olvidaron, ahí tienes la prueba de que aún estando mayor y con la salud un poco delicada posiblemente, seguía yendo todos los días a Fuentes, su querido pueblo.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Precioso documento. Ojalá sirva para que el municipio al que ahora pertenece el despoblado de Fuentes, valore lo que tiene y haga lo posible por conservar las edificaciones que hay, así como convertirlo en un parque, ya que el paraje es precioso.
    Además, hay unas ruinas impresionantes de otro molino que aquí no sale, además de una cueva llamada "cueva del moro" enclavada entre una colina de pizarra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no me equivoco esa cueva está en termino de Bernardos

      Eliminar
  15. Soy de Bernardos, me ha emocionado toparme con esta entrada y leer su contenido. Reconozco cada uno de los rincones que aparecen en tu reportaje.
    He visitado muchas veces ese despoblado, mas de una vez acompañando a mi padre ya fallecido, era ese pescadero de Bernardos que pasaba a vender a Fuentes su pescado; primero en una bici y ya mas tarde cuando yo ya había nacido en su moto MV.
    Puedes poner nombre a ese pescadero, se llamaba Julio Nuñez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anotado queda el nombre de tu padre en la memoria de Fuentes como uno de los vendedores ambulantes que por allí aparecían.
      Me alegra saber que te has emocionado leyendo el reportaje. Señal de que te ha gustado y de que te ha tocado la fibra de la sensibilidad.
      La cercanía de Bernardos a Fuentes hacía que hubiera mucho contacto entre la gente de los dos pueblos y muchos aspectos de la vida cotidiana fueran comunes.
      Gracias por dejar tu comentario y por poner nombre al pescadero de Bernardos.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  16. Si me emocionó dar con tu blog y en concreto la entrada que has hecho de Fuentes, no veas, ahora que veo que el pescadero de Bernardos ya tiene nombre y que con ello mi padre ya fallecido vive un poco en la memoria de quien lea esto, eso si que es emoción.
    Te diré que además de Fuentes, cerca de Bernardos hay mas despoblados, de los que ya casi nada queda en pie. De Valverdejo el Seco, solo quedan los restos de la Iglesia, lo llamamos Santa Ines (2km de Bernardos) De San Isidro, tambien lo unico que queda es la Iglesia en ruinas (2,5Km), De Costanzana, solo queda el nombre, estaba en la ribera del Eresma y por ultimo San Salvador, que estaba en el Cerro del Castillo de Bernardos, del que queda una bonita muralla, la ermita que hay en el cerro es mas moderna y esta hecha con los derribos de la muralla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena cosa es que te emociones Julio César. No es para menos.
      Es lo mejor que podemos hacer por nuestros antepasados. Que no se pierda su memoria.
      Que sus nombres tengan un sitio de preferencia en las pequeñas historias de estos entrañables pueblos.
      Muchas gracias por el apunte de todos los despoblados que mencionas cerca de Bernardos.
      Ello se escapa un poco ya de mi ámbito de trabajo y documentación.
      Lo mio son los despoblados recientes, los del siglo XX, los que todavía podemos escuchar narraciones en primera persona de como se vivía en ellos.
      Estos despoblados antiguos quedan para el desarrollo de trabajo de historiadores especializados.
      Gracias Julio César por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  17. Excelente historia, memoria de las raices de un pueblo.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier por tus palabras.
      Un cordial saludo.

      Eliminar