Utrero (León)


Vegamián, Campillo, Armada, Lodares, Ferreras y Quintanilla quedaron para siempre bajo las aguas del pantano del Porma. No fue el caso de Utrero que por estar a un nivel un poco más alto se "le perdonó la vida", pero se le condenó a ser un alma errante, a ser "un muerto en vida". Se les expropiaron las tierras de cultivo y se les cortaron las vías de comunicación, por lo que sus vecinos se vieron obligados a vender y marchar. Para consumar el triste final de Utrero, la Confederación Hidrográfica del Duero, propietaria del pueblo, para evitarse males mayores ante el riesgo de ruina de los edificios permitió a partir del 2003 que todo aquel que quisiese piedra o tejas de las casas de Utrero podía cogerlas con autorización.
Así que el saqueo permitido fue el remate para destrozar la fisonomía de Utrero, una avalancha de personas se abalanzaron sobre el pueblo despojando a las casas de sus mejores piedras. Las viviendas desaparecieron en poco tiempo y hoy día apenas unas cuantas edificaciones mantienen con dignidad el nombre de Utrero.
Unas veinticinco viviendas conformaban el balcón de la montaña, sobrenombre por el que era conocido Utrero. Pertenecía al ayuntamiento de Vegamián.
Amplia zona de monte tenían en su termino, el Regalar, de donde extraían madera de haya y roble. La subasta de dicha madera hizo posible que con el dinero obtenido se construyera un lavadero en el año 1952.
Las vacas eran el animal prioritario en la ganadería, que hacían uso de los buenos pastos que había en el termino. De ellas se extraía buena leche que era bajada en carros a vender a las fabricas que había en Vegamián, en las cuales se elaboraba leche condensada y mantequilla.
Trigo y centeno era lo que sembraban en la parte más alta, más tarde se dejo de sembrar trigo para aprovecharlo para pastos, quedando el terreno más cercano al río para cultivar patatas, alubias pintas, garbanzos, lentejas.
Aprovecharon para arrendar las tierras más cercanas a Utrero de las gentes que iban emigrando de Vegamián.
Tenían luz eléctrica procedente de la fabrica de luz de Las Cuevas, a medio camino entre Utrero y Armada. Desde aquí se construyó un canal de agua para regar los huertos de Utrero.
El patrón de Utrero era San Blas, pero la fiesta grande era el 7 y 8 de octubre en honor a la virgen del Rosario. Duraban dos días y por allí aparecían los músicos de Boñar o de La Losilla con acordeón, bombo, tambor y saxofón para amenizar las fiestas, por la mañana temprano ya iban tocando la diana con los jóvenes del pueblo y en todas las casas se obsequiaba a la comitiva con unos dulces y una copita de mistela. Se celebraba baile por la tarde y por la noche después de cenar, realizándose en una pradera. De Vegamián, Armada y Ferreras eran los pueblos que más gente acudía a las fiestas de Utrero.
No podía faltar en las fiestas, los concursos de lucha leonesa, tan arraigados en la zona desde muy antiguo.
Hacían una romería en agosto conjuntamente con los pueblos de Armada y Camposolillo al monte de Barbadillo donde en tiempos pasados hubo una ermita dedicada a Nuestra Señora de Barbadillo. Aunque de la ermita hacia muchos años que no había ni rastro las gentes seguían acudiendo allí, celebraban una misa y una comida campestre.
Había cura residente en el pueblo: don Elías García Liébana. Ejerció en este pueblo desde 1920 hasta 1968, año de la despoblación definitiva de Utrero. Llevaba también el pueblo de Armada. Después se fue a Oviedo durante tres años. Falleció en 1974 en Piedras Blancas (Aviles). Era natural de Vegamíán.
En Vegamián residía el médico que solía acudir montado a caballo.
El veterinario (don Julián) residía en Armada, donde también estaba el herrero.
Había taberna en Utrero y bajaban a hacer compras a Vegamián, aunque no faltaban vendedores ambulantes de este pueblo que subían por Utrero, como era el caso de Andres Carbajo que con una caballería iba vendiendo productos como podía ser aceite, azúcar o arroz. Aparecían también por Utrero los carniceros de Boñar para comprar terneros.
A Vegamián y a Boñar iban a comprar vino.
Como buena zona ganadera había diversas ferias de ganado en los pueblos de la comarca, adonde acudían todas las gentes de la montaña. Así acudían a la feria de ganado de Vegamián los días 8, 9 y 10 de octubre, o a la feria del Pilar en Boñar. También a Boñar se desplazaban los lunes que era día de mercado y a la vez que se vendía algún animal se aprovechaba para hacer algunas compras como podían ser las famosas madreñas (calzado de madera).
La juventud de Utrero acudía los domingos a la fabrica de luz de las Cuevas, donde se realizaba baile con gramola en el salón de la cantina que había en el lugar, propiedad de los Pereda (Emilio e Isidoro). Baile muy concurrido en la época, acudían jóvenes también de Vegamián, Armada, Camposolillo y Lodares.
Los Pereda, que eran naturales de Utrero eran propietarios del único calero (para hacer cal) que había en la comarca, estaba en terreno de Armada, en la falda de la Peña El Cantil y funcionó hasta el final.
Tenían costumbre los mozos de Utrero de bajar a la Venta de Vegamián a jugar a los bolos, juego de gran tradición en los pueblos de la montaña.
Nunca llegó ni el teléfono ni la televisión a Utrero ni a Vegamián, por lo que el que era muy futbolero se desplazaba a Lillo o a Boñar a ver el fútbol.
Entre las costumbres de la comarca estaba la del Cantamisa, en Utrero hay recuerdo de haberlo celebrado una vez. Se realizaba cuando algún joven del pueblo que se había preparado para sacerdote, iba a decir su primera misa. Se plantaba un mayo (madera de chopo) delante de la puerta de su casa y en lo alto se ponía algún obsequio que solía ser una botella de coñac, para que los mozos treparan a cogerla.
Un suceso trágico llevo a Utrero a ser noticia en los medios de comunicación. Sucedió el 21 de diciembre de 1955 cuando una explosión de grisú en la mina Teresita sepultó a diez mineros, naturales en su mayoría de Boñar y de Palazuelos de Boñar. Hasta Utrero se desplazó una brigada de salvamento de Sabero, acudiendo también el gobernador civil de la provincia y otras autoridades leonesas.
Con la construcción del pantano del Porma, el final de Utrero estaba por llegar, aguantaron un año más que los de Vegamián, pero en 1968 llegó el agua a sus tierras de cultivo y ya no les quedó otra opción que marchar, así sus vecinos se repartieron por Madrid, Barcelona, León o Boñar entre otros destinos.

Colaboración impagable de Jesús García Fernández, antiguo vecino de Vegamián y gran conocedor de los pueblos de la comarca.

Visita realizada en solitario en octubre de 2013.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Llegando a Utrero. En primer plano, a la izquierda estaba la nave donde se guardaba la cosechadora comunal, la primera que hubo en la comarca. Se alquilaba también a gentes de otros pueblos, preferentemente de Vegamian. Al fondo la Peña de Armada.



Calle de Utrero




Alguna casa sobrevive entre la ruina generalizada.




Solo los que la conocieron pueden situar donde están las dos acacias a la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Como huella queda el hueco en el centro del muro donde estaba situada la escalera por la que se accedía al pórtico. Tenia cinco altares, espadaña y dos campanas.



La fuente de Utrero




Calle de Utrero. Solo la imaginación nos permite intuir lo bonito que tuvo que ser el pueblo.



Algunos edificios que se han estado usando hasta hace poco para guardar ganado sobreviven a duras penas en pie.



El agua no llegó hasta aquí, pero para el caso como si hubiera llegado.



Las aguas que echaron al que miraba por la ventana.




Les anegaron sus mejores tierras...




...y les cortaron sus caminos. No quedaba otra salida que vender y marchar.



Cementerio.

37 comentarios :

  1. Seguramente es lo mejor que he podido leer sobre Utrero, y creo que es porque está lleno de personas concretas, de días, de las cosas que importan. Las fotos tienen alma, pero sobre todo la que lleva la leyenda "Las aguas que echaron al que miraba por la ventana" es conmovedora. Enhorabuena y gracias por tanto detalle y tan bien "traído". Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad que las fotografías parece que hablaran y expresan muy bien la pena que produce ver el triste final de Utrero.
      Me alegra muchísimo que te haya gustado el reportaje.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Faustino. Soy Maria Dolores natural de Utrero. Te escribo a traves de mi hija. Reportaje muy bonito aunque te dire que hay detalles de los que no te han informado bien. La fiesta de Utrero es el 7 y 8 de Octubre. Don Elias era de Pallide y de apellidaba Bayòn. El baile de las cuevas se hacia en el salòn de la cantina del Calero y no en el corral de la fabrica (no molino) de la luz. El molino estaba en Armada pueblo. Hay algùn otro detalle tambièn que no es como te lo han contado pero me gustaria mucho agradecerte el reportaje, las fotos y el a mi pueblo. El balcòn de la montaña. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maria Dolores por puntualizar alguna información. Ya están corregidos los pequeños errores.
      Si quieres aportar algún dato más sobre la historia de Utrero puedes ponerte en contacto conmigo por el correo electrónico que hay en la columna de la derecha.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Triste historia tantas veces repetida. Magnifico trabajo, como siempre, Faustino. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto amigo David, demasiadas veces repetida la historia de los pantanos y siempre con el mismo final. Un daño irreparable el que se hace a las gentes que vivieron en estos lugares.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Este reportaje es muy bonito, buenas fotos,,,, pero hay algunos errores que puedes subsanar. D, Elias, el cura, no se apellidaba Garzón porque era hermano del "tío Salvador" de Vegamián y ese no era su apellido, no recuerdo ahora con exactitud, igual García? no lo afirmo pero vive una nieta en Salinas. La fiesta de Utrero era el 7 de octubre, día del Rosario, y cuando yo fui al baile de Las Cuevas no era un corral, seguramente ya lo habrían remodelado. No quiero que se tome a mal estas aclaraciones, sólo es por si se pueden corregir. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están corregidos los pequeños errores que mencionas. Si algún dato más quieres aportar sobre la historia de Utrero puedes escribirme al correo electrónico que hay en la columna de la derecha.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Don Elías, el cura de Utrero, se apellidaba García. Era el tío de mi abuela, Doña Valentina García de Caso, fallecida en 2004 y, aunque residente en Asturias (Piedras Blancas), vecina de corazón de Utrero durante toda su vida. Don Elías continuó ejerciendo el sacerdocio en la parroquia de Castrillón (Asturias) hasta el año 1974, año en el que falleció a la edad de 91 años a causa de un accidente (siempre tuvo una salud de hierro...). Mi hermano Julio (nieto de Valentina García y Pedro Bayón) fue el último niño nacido en el pueblo Utrero, en abril de 1967.

      Eliminar
    3. Después de la pequeña controversia en torno al apellido del párroco de Utrero queda aclarado definitivamente por tu parte. Muchas gracias por ello, así como por los apuntes personales de nombres y fechas que mencionas.
      ¿Confirmas que era nacido en Pallide? También hubo una pequeña disparidad de opiniones en torno a este dato.
      Si quieres aportar el nombre completo de tu hermano lo transcribo al reportaje para que quede constancia como dato histórico sobre la última persona nacida en Utrero.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Hola Faustino,como siempre es una pena que cada véz queden más pueblos abandonados o deshabitados,el que nos presentas en esta ocasón se libró de las aguas pero de poco le sirvió ya que se cortaron las comuniciaciones y tuvieron que abandonarlo,lástima que al final caben así,como siempre nos ofreces una extensa y detallada información que es de agradecer,enhorabuena por tus reportajes,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Roberto me parece que el tema de los pantanos es un mal endémico que aun va a durar bastantes años. Ya hay algún pueblo en ¨lista de espera¨ para sucumbir bajo las aguas.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bien expresado el final de Utrero... "SE LE PERDONO LA VIDA", PERO SE LE CONDENO A SER ALMA ERRANTE, "UN MUERTO EN VIDA". Tristísimas frases que demuestran lo que se siente cuando te encuentras en esas situaciones y como bien dices es un mal endémico. Debería estar dentro de los Derechos Humanos el respeto a los sentimientos que tenemos a estos pueblos, de la misma manera que se respeta un cadaver. Debiera de castigarse su expolio, y por el contrario, casi se ordena el saqueo como ocurrio en el 2003.
    Bonito reportaje y fotografias, como todos, pero muy triste como todos los que estan bajos las confederaciones hidrográficas.
    Un abrazo Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quien mejor que tu para expresar los sentimientos que se producen en estos casos? Impotencia, dolor, desazón, tristeza, etc,
      Los que llevamos y no paran.
      Bonito y triste a la vez como bien dices Magdalena.
      Un abrazo campeona.

      Eliminar
  7. Hola Faustino, como siempre, muy buena y detallada explicación. Una pena que se perdiera también Utrero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi. He tenido la suerte de contar con un excelente informante para poder contar la historia de Utrero. A este pueblo se le ahogo toda posibilidad de sobrevivir por lo que es casi como si hubiera quedado bajo el pantano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Faustino, desde el otro lado del ordenador te sigo en tu incansable e impagable labor con los pueblos deshabitados, esos pueblos prácticamente sin vida pero que siguen viviendo en nuestras memorias porque, solamente se muere lo que se olvida, y tú te esfuerzas en que no se olviden pese al paso de los años y la desolación.
    Un abrazo amigo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esas estamos Carlos, mientras que no falte la ilusión aquí seguiré, pero hay veces que vienen curvas. Nula colaboración de mucha gente a la que llamas a sus puertas, y cada vez va siendo más difícil encontrar informantes. Pero bueno así vienen las cosas, entre todos tenemos que conseguir que estos pueblos no caigan al pozo del olvido.
      Ya paso algunas veces por la pagina de Villaescusa, veo que hay pocas novedades de momento.
      Un fuerte abrazo Carlos.

      Eliminar
  9. Isidoro de la Fuente Bayónlunes, 16 mayo, 2016

    Hola Faustino Calderon.
    En primer lugar felicitarte por los comentarios y las fotos que has publicado sobre Utrero, sigue así para que nos pierda nuestros origines y vivencias.
    Me voy ha presentar mi nombre es Isidoro de la Fuente Bayón, nacido en Vegamiàn.
    Voy a presentar a D. Elias Garcia Liébana, nació en Vegamiàn el día l7-04-1883, hijo de Tomás Garcia y Valentina Liébana.
    Fue cura del pueblo de Lugar desde 07-08-1915 al 21-10-192O
    Después paso a Utrero desde 1920 al 06-08-1968, en este tiempo también de Armada.
    Fue de Orones desde 13-12-1945 al 15-01-1946.
    Con la llegada del Pantano, se fue para Oviedo desde 12-11-1968, durante tres años.
    Falleció el día 01-10-1974 en Piedras Blancas - (Aviles)
    Estos son los datos que yo tengo de D. Elias
    Espero que se corrijan todo los datos mal puesto
    Un saludo de este montañés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como veo que aportas datos muy concretos sobre don Elías en referencia a su lugar de nacimiento y sus apellidos los voy a incorporar a su reseña y dar por concluido de una vez la controversia suscitada en torno a ello.
      Corregidos quedan los datos.
      Gracias por dejar tu comentario con una exquisita precisión sobre la biografía del cura de Utrero.
      Un cordial saludo Isidoro.

      Eliminar
  10. Me he enterado de la existencia de esta zona por pura curiosidad al leer un libro: "Distintas formas de mirar el agua" de Julio Llamazares. Permitame felicitarle por el reportaje fotográfico de los costes de la "modernidad". Gracias por dejarnos ver lo que queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese libro muestra un fiel reflejo de lo que supuso el drama de la desaparición de varios pueblos anegados por un pantano visto desde el lado humano, el desarraigo que sufren los protagonistas.
      Utrero no desapareció bajo las aguas pero parece un alma en pena vagando por la orilla del pantano buscando su sitio.
      Lamentable y tristisimo el final que ha tenido este pueblo, descuartizado como si fuera un animal sacrificado.
      María, le agradezco mucho sus felicitaciones y le doy las gracias por haber dejado su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Isidoro de la Fuente Bayónlunes, 06 junio, 2016

    D. ABUNDIO LLAMAZARES ROBLES, nació en Vegas del Condado el día 14-12-1902.
    Se caso con Onésima Valladares González en Vegas del Condado el día 23-02-1933.
    Quiero rendir un homenaje con estas líneas en este blogs, a este maestro de primera enseñanza.
    La primera escuela fue en San Cipriano del Condado, luego paso para Armada y posteriormente a Utrero nombrado propietario de la misma con fecha 12-06-1931, en la cual permaneció hasta la llegada del Pantano en 1968.
    Fueron muchos los niños que pasaron por su escuela y recibieron su enseñanza, siendo un buen maestro y mejor vecino .
    Yo siendo un niño, me acuerdo cuando llegaba a Vegamián a cobrar el cupón de la agraria, casa por casa, que para aquella época, pagar las cinco pesetas, era todo un poema. Intentaba convencer a la gente diciéndoles que era para que en un futuro poder cobrar una jubilación, algo difícil de entender por la gente de la montaña en aquella época.
    Al estallar la guerra civil, fue detenido por los falangistas y encarcelado en el Torreón de Puebla de Lillo, salvando su vida gracias al Sr. Cura y los vecinos de Utrero.
    D. Abundio repobló de cangrejos el río y riachuelos de los pueblos del Pantano, ya que por aquellas fechas el Porma no los tenía en esta parte de la montaña.
    Fueron muchos años los que D. Abundio ha estado en Utrero ejerciendo su profesión, le dedico este pequeño reconocimiento, para que no se nos olvide a todos los que le conocimos y a los que no le conocieron, para que lo sepan.


    ISIDORO DE LA FUENTE BAYON - Vegamián

    ResponderEliminar
  12. Isidoro de la Fuente Bayónlunes, 06 junio, 2016

    Hola Faustino, de los pueblos que citas del Pantano te falta Camposolillo que también ha sido expropiado e inundado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro.
      Gracias por la puntualización, lo que pasa que no he incluido a Camposolillo en esa relación porque me refería a los pueblos que quedaron anegados bajo las aguas del pantano.
      Camposolillo y Utrero también fueron perjudicados pero se les "permitió" seguir en el mundo de los vivos.
      Extraordinario el recuerdo que haces sobre el maestro de Utrero en el anterior comentario.
      Son reconocimientos que honran a la persona a la que va dedicado y también al que lo escribe.
      Gracias por dejar estos comentarios.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  13. ISIDORO DE LA FUENTE BAYONjueves, 09 junio, 2016

    Hola Faustino, acabo de leer tu contestación a lo referente al Pueblo de Camposolillo y mucho me extraña lo que me dices, por lo que intuyo que no conociste el pueblo antes de cerrar el pantano, me equivoco ¿?. Mas de la mitad del pueblo de Camposolillo está destruido e inundado por las aguas en estos momentos (cuando más alto está el pantano), solo dejaron en pie esas cuatro o cinco casas al lado de la antigua carretera y que por mucho que suba el agua nunca las inundará. Esto no es lo mismo que sucedió con Utrero, que quedó el pueblo entero intacto.
    Saludos cordiales.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro. No conocí Camposolillo antes de la llegada del fatídico pantano.
      Me imagino que sería más grande de lo que queda en la actualidad. Pero si te puedo decir que aún se conservan bastante más de las cuatro o cinco casas que comentas. Hay todavía más de una docena de viviendas en pie. además la iglesia aunque en ruinas también se mantiene.
      Puedes ver un reportaje sobre el pueblo en esta misma pagina.
      Por lo que no se puede etiquetar a Camposolillo en el mismo grupo que Vegamián, Ferreras, Armada y compañía como pueblos inundados.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  14. Isidoro de la Fuente Bayónjueves, 09 junio, 2016

    HOMENAJE A NUESTROS LUCHADORES DE ANTAÑO

    Cuando se lucha por el honor, por la honrilla de un pueblo, por la historia gloriosa
    de los antepasados, los desafíos del pueblo con pueblo, de valle contra valle, tiene
    emociones de épica grandeza, entonces es lucha leonesa.
    Los nombres de estros luchadores, tuvieron alguna vez hazañas o gestas, bien ganando
    algún corro, seleccionados para defender por parte de la montaña en los campeonatos provinciales.
    JESUS GONZALEZ REYERO, nació el 21-02-1932 en Utrero y murió 05-11-1971 en León.
    Jesús fue seleccionados en la categoría de medios por la montaña año 1956. También
    año 1958 - 1959 en la categoría de ligeros por la montaña.
    Fue un gran deportista en año 1958 ha quedado en la categoría de ligeros el primero en las fiestas de San Juan y San Pedro de León, recibiendo un premio de 1.000 pesetas y
    trofeo.
    MARCELINO GONZALEZ DIEZ, nació el 05-06-1932 en Utrero, fue seleccionado en la categoría de pesados por la montaña 1956 - 1958.
    Estos datos fueron sacados de los libros de la aluche publicados, más los periódicos de León de aquella fechas.
    Se quedaran nombres de luchadores que han defendido el nombre del pueblo de Utrero,
    por otros pueblos, por ello quiero pedir disculpa si no los he nombrado, pero son los datos que yo he podido recoger
    Sobre todo un recuerdo permanente a ellos, y que solo por eso merece estar para siempre en la memoria de todos.
    Un saludo de Isidoro de la Fuente Bayón.

    ResponderEliminar
  15. Excelente trabajo y gran apunte de Isidoro.
    Siempre he visto estas tierras con nostalgia ya que habría nacido en Vegamián si no hubiera estado anegado. Pero al menos nos quedó Pardomino
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús.
      Muy buenas las reseñas que ha ido mostrando Isidoro.
      Ya nunca se sabrá que hubiera sido de Vegamián y demás pueblos si no es por la llegada del fatídico pantano.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Acabo de llegar de tierras leonesas y he visitado Utrero y me pareció fascinante y el entorno con el embalse a sus pies,todavía más.Quise ver Campillo pero me fué imposible llegar,el camino estaba horroroso,ya me había arriesgado bastante con el camino de Utrero,que estaba fino también y menos mal que dí media vuelta,porque empezó a diluviar y con toda la tierra que había no sé si hubiera podido salir de allí con el barrizal.Recomiendo la visita pero ir en épocas que no lluevan por si las moscas.Enhorabuena Faustino por el reportaje,a mí de unos años para acá,también me fascinan los pueblos deshabitados y los cementerios y no sé porqué,con lo miedosa que he sido siempre y encima los suelo visitar sola para más inri...jajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es seductor el entorno de Utrero. Su agonizante caserío, el pantano, los picos cercanos, sus múltiples días opacos, todo hacen de este lugar un sitio mágico.
      No se si has querido decir Campillo o Camposolillo puesto que Campillo está sumergido bajo las aguas. Camposolillo si tiene conexión con Utrero por un camino.
      Me alegra saber que te has enganchado al fascinante mundo de los pueblos deshabitados.
      Una vez que empiezas ya no puedes parar.
      Los cementerios no dejan de tener su encanto, son pequeñas muestras de arquitectura popular y el interior todavía deja ver alguna sorpresa.
      Tiene muchas ventajas el visitar estos pueblos en solitario, las sensaciones se aprecian de distinta manera. Es una lucha interna contra el miedo que dices, contra la emoción, la tristeza o la melancolía.
      Es disfrutar viendo algo triste.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  17. Todos los comentarios bonitos se quedan pequeños para la realidad de su belleza.

    ResponderEliminar
  18. Hola.
    Muy interesante el articulo y muy emotivos los comentarios.
    Sin animo de ofender y desde la imparcialidad quiero comentar que despues de ver Utrero muchas veces desde lejos (la carretera al otro margen del embalse), por fin llegue al pueblo por agua y en piragua.
    Quizá nunca hubiera pasado parado por ese pueblo de no ser por lo que es ahora.
    Quizá el pueblo tambien hubiera ido a menos con los años aunque no hubiera habido embalse.
    Reconozco la desazón de la gente que fue desplazada por la construccion del embalse pero quiero hacer ver que no todo son contras.
    Al igual que las industrias generan polucion pero son necesarias, los embalses tambien lo son para la regulacion de los cauces, para el abastecimento de agua y para la produccion de energia.
    Soy partidario de los embalses por que combaten sequias para el campo y abastecimiento, pueden generar riqueza turistica si se saben aprovechar y producen una energia limpia.
    La sociedad actual cada vez necesita mas recursos. Queremos bienestar pero no queremos pagar ningun precio por ello. No queremos Centrales Termicas, ni nucleares, los campos solares o las eolicas tambien alteran el entorno... pero queremos seguir encendiendo la luz en casa...
    Lamentablemente hay tenemos que pagar un precio...
    A parte de los beneficios economicos y sociles del embalse...
    Me quedo con la belleza de un paisaje realzado por el contrate de la montaña reflejandose en las aguas del embalse.
    Me quedo con el turismo paisajistico, me quedo con las risas de la gente haciendo rafting y kayak.
    Me quedo con el jolgorio de Boñar en las noches de verano...
    Todo ello no hubiera sido lo mismo sin el embalse del Porma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta esta página

    ResponderEliminar
  20. TINA BLANCO DOMINGUEZ. Hoy descubrí esta página en Internet, sobre mi pueblo abandonado y triste(Utrero). Yo nací allí hace unos pocos años y otros que me fui pero sigo siendo de Utrero y cada vez me acuerdo más de él y de sus vecinos. Ahora parece que son de mi familia aunque no me comunique con ellos. Al pueblo no puedo desde que un día me fui y debe de estar derruido. No he vuelto de pena que me dio,pero todos los años lo veo desde el mirador de Vegamian. Un abrazo para todos los que lean esto y en especial para los antiguos vecinos de Utrero.

    ResponderEliminar