Garranzo (La Rioja)


Recostado suavemente en el declinar de una loma sobre el barranco El Valle se sitúa el precioso pueblo de Garranzo. Fue pedania del ayuntamiento de Poyales junto con El Villar y Navalsaz hasta que en el último cuarto de siglo se incorporaron al de Enciso.
Unas treinta y cinco viviendas componían el pueblo, algunas de ellas de gran volumen y con magnificas muestras de arquitectura popular.
Duros inviernos los que padecían en este elevado pueblo (a 1030 metros de altitud, el más alto de la comarca) donde la ganadería era su punto fuerte con la presencia de buenos rebaños de ovejas. Ovejas que se utilizaban para la cría de corderos que eran vendidos en Arnedo. Su lana se bajaba a Enciso donde era aprovechada en sus fabricas textiles.
Trigo y cebada eran sus principales producciones agrícolas.
Mucho árbol de carrasca tenían en su termino, cuya leña se vendía en Enciso para los hornos de las fabricas textiles y para los de las panaderías.
Fabricas de paños y de zapatillas a las que bajaban varios garranceños a trabajar para aportar un complemento a la economía de la casa.
A moler el grano acudían al molino Gil en Las Ruedas o al molino Los Ruices en Enciso indistintamente.
Los domingos bajaban al mercado que se celebraba en Enciso a vender quesos, gallinas y conejos entre otros productos y de paso realizar algunas compras.
Los lunes era el turno de acudir al mercado de San Pedro Manrique (Soria).
A Enciso bajaba la juventud los domingos por la tarde a disfrutar del baile y  el cine que allí se daba.
Llegaron a tener luz eléctrica en las casas proveniente del molino Gil de Las Ruedas pero en años posteriores los vecinos prescindieron de ese adelanto al considerarlo muy costoso, por lo que tuvieron que volver a los candiles de carburo como fuente de iluminación.
Tenían cura residente en el pueblo, don Valentin, que llevaba también el pueblo de Las Ruedas. A su fallecimiento subía el coadjutor de Enciso.
También el cartero residía en Garranzo: Santos, que con el macho recogía la correspondencia en Enciso y la repartía además de en su pueblo por El Villar, Poyales, Navalsaz y Ambasaguas.
El médico subía en caballería desde Enciso (don Blas).
Del pueblo soriano de La Vega venia Agapito, el herrero.
Santa Marina era la patrona de Garranzo en cuyo honor celebraban las fiestas patronales el día 14 de septiembre. Realizaban una misa y una procesión como actos religiosos más significativos.
Había costumbre de matar un cordero en cada casa para degustar con familiares y allegados. Por supuesto que no faltaba durante toda la fiesta el zurracapote (bebida  típica de la zona, consistente en mezclar vino con diversas frutas como podían ser el melocotón, la naranja y el limón, aderezado con azúcar). Zurracapote que era sufragado por el ayuntamiento.
Se realizaba el baile en una era y después de cenar en la casa concejo. La música corría a cargo de músicos del pueblo: Santos con el clarinete y Demetrio con el tambor, años más tarde a este le sustituyó José.
Pero había un personaje que ponía la nota llamativa en la fiesta y este no era otro que Esteban, apodado Fu Manchu. Se tiznaba la cara de negro, se ponía una cornamenta en la cabeza y una piel de chivo en la espalda y recorría todo el pueblo asustando a los presentes, incluso llevaba una vejiga de cerdo entre las piernas llena de agua que vaciaba sobre todo aquel que pillaba distraído. Gran recuerdo se tiene de este personaje que ponía un toque extra de animación. Una caracterización muy lograda al decir de quienes lo conocieron.
Era costumbre de realizar campeonato de juego de bolos en la fiesta.
El 2 de febrero celebraban Las Candelas donde era costumbre La Tajada que se llevaba a cargo por los mozos, estos iban pidiendo casa por casa y con lo obtenido (tocino, chorizo, morcilla, etc) lo degustaban preparándolo en una hoguera o en alguna casa.
El domingo de Pascua había tradición de la quema del Judas. Lo hacían los jóvenes rellenando con paja un muñeco elaborado con ropa vieja. Se colgaba de una pared a otra y se quemaba después de misa.
En junio tenían un día festivo dedicado a San Antonio con una misa en la ermita que lleva su nombre.
Acudían en mayo a la romería de la ermita de San Sebastian de El Villar, juntamente con los de este pueblo y los de Poyales y Navalsaz. Cada pueblo iba portando su pendón correspondiente. Antiguamente era obligatorio que fuera al menos una persona de cada casa. Hacían una misa y al finalizar el sacerdote daba a besar una reliquia de San Sebastian. A la hora de comer buscaban acomodo en los alrededores y degustaban lo que llevaban en las alforjas, después se realizaba el baile en un prado y se hacía la rifa de un ramo de roscos, terminando el día con baile en El Villar.
A Enciso, Arnedo y Logroño fueron marchando los garranceños en los años 50 y 60 debido al cierre de las fabricas textiles que había en Enciso, al aislamiento que padecían, la falta de servicios y la búsqueda de un mejor medio de vida.
Santos (el cartero y gaitero) y su mujer Felisa fueron los últimos de Garranzo. Su marcha se produjo hacia 1975. A partir de entonces este bonito pueblo fue pasto de los expoliadores y saqueadores.

Visitas realizadas en marzo de 2008 y mayo de 2013.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Entrando a Garranzo por la calle Mayor.




Calle Mayor.




La casa de Santos y Felisa, la última que se cerró en Garranzo.




La casa del tío José. Arquitectura de la piedra. Amplitud. Preciosa.



Confluencia de la calle Mayor con la calle Corta.




Plaza Mayor de Garranzo. La casa del tío Nicasio asomando a ella.



Apenas quedan restos de la escuela. El suelo se ha hundido. Como huella quedan las marcas de las pizarras que había en las paredes. Debajo se encontraba situada la fragua.



La casa concejo, situada en la planta baja, la de arriba era la vivienda de la maestra.




Calle de la Iglesia. Voluminosas viviendas.




Calle de la Iglesia. La casa del cura a la izquierda.




La casa del tío Roque.




San Pedro de Garranzo. Belleza en su sencillez. Del siglo XVI. Pórtico de tres arcos.




Interior de la iglesia. Irreconocible de lo que un día fue.




Interior de la iglesia.




Era empedrada y espadaña de la iglesia.




Ermita de San Antonio. Del siglo XVII.




A unos centenares de metros quedan los escasos restos del barrio Chiquito de Garranzo. Unas cinco o seis viviendas lo componían. Abandonado mucho antes de que lo fuera el pueblo.



La fuente de Garranzo.
Año 1951
Se construyo esta fuente
siendo alcalde de Garranzo
Gabriel Ochoa.




La fuente vieja, de difícil acceso en la actualidad, a diez minutos del pueblo.

27 comentarios :

  1. Efectivamente Faustino:un pueblo precioso,unas fotos que le hacen justicia y una documentacion muy trabajada.En lo personal gracias por la mención al médico Don Blas era mi abuelo y murio en el año 52 en Enciso.Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres creer que pensé en ti cuando vi que el medico se llamaba como tu, que los pueblos entraban dentro del radio de donde proviene tu familia y ver la tradición del mismo oficio que habéis tenido durante varias generaciones? Pero como nunca me lo comentaste no pensé que tuviera relación contigo.
      Precioso pueblo Blas, precioso. De Garranzo me encanta hasta el nombre.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Interesantísimo como todos los escritos. La añoranza del tiempo ido se palpa y se disfruta. Enriquece al lector y lo acerca a aquellos tiempos Enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo, una vez más muchas gracias por tu sentido y valorado comentario. Me gusta que disfrutes con su lectura.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Que gran reportaje.
    A pesar de a ver visto muchos despoblados lugares como este me siguen impresionando y removiendo las entrañas como el primer día.
    Preciosas las casas de piedra por cierto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristian.
      Es bien hermoso este pueblo, aunque la maleza esta taponando algunas calles.
      Uno de tantos pueblos a los que se podría catalogar como el museo de la arquitectura de mampostería.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Acabo de descubrir tu blog por casualidad y me he enamorado inmediatamente..Te sigo desde ya!!!..Una pena que nuestros pueblos acaben en el olvido,pero gracias a ti los volvemos a vivir.Un saludo,Helen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada Helen, bienvenida al blog y a la despoblación.
      De eso se trata de que no acaben en el olvido, que no se pierda su memoria.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Como siempre me ha encantado la información tan completa que nos has dado de este pueblo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Martin Rivas Salmeron.Interesante trabajo.Lo mejor el recuerdo para e se personaje que alegraba las fiestas.en mi pueblo eran dos hermanos ya fallecidos que hacian de cómicos, en aquellos años no les valorabamos lo bastante. seguir haciendo estos trabajos chavales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que eran unos personajes que pasaban de puntillas, pero que hacían un trabajo excepcional de entretenimiento y animación de manera totalmente altruista. Este personaje de Garranzo era muy recordado, pero lamentablemente no solía trascender del ámbito local.
      Dos puntualizaciones Martin : No hay varios ¨chavales¨ haciendo este trabajo, tiene que dirigirse en singular puesto que solo hay una persona, y veo que me ve con buenos ojos pero ya hace unos años que dejé de ser un ¨chaval¨, por lo demás gracias por dejar su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Impresionante pueblo de imponente estampa. Las casas , tanto su construcción y su tamaño indican que fue un pueblo pròspero, una pena que terminase abandonado aunque no parece que presente muchos problemas para que sus antiguos vecinos y descendientes puedan intentar reavivarlo. No tardaré mucho en visitar la zona pues hay varios pueblos del entorno que me levantan mucho interés. Como siempre Faustino, nos dejas boquiabiertos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo veo tan fácil como tu lo ves lo de rehabilitar el pueblo.
      Ya estaré pendiente de tu pagina para ver como ves con tus ojos estos pueblos.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Aochoa_3000@hotmail.comviernes, 28 junio, 2013

    Estimado Faustino.
    Felicitaciones por el excelente trabajo y mas aún para que no se olviden estos preciosos pueblos. Garranzo, tierra de mi padre, a la que dejó allá por el año 1925, en busca de mejores sueños, a los doce años y sólo, en un buque que venía a Valparaiso Chile. Sin embargo supo crear en sus hijos el amor por España y Garranzo. Es así que en el año 1998 tuve la dicha de visitar garranzo junto a mi esposa. Allí estuvimos en la casa donde nació mi padre, respiré la esencia de los Ochoa en sus piedras, oí en su viejo fogón el cariño de mi padre por su pueblo, respiré el aire de sus calles, me comí el cielo azul desde una pequeña ventana del tecer piso y me dolí en sus tejas que alguien había sacado desde el techo
    Un abrazo y te ruego me perdones por evocar recuerdos tan sentidos y propios. Un abrazo desde Buchupureo (su fiesta es el 2 de febrero "La Candelaria, por coincidencia). Chile
    Angel Ochoa E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Angel no hay nada que perdonar. Al contrario, es un honor para mi que hayas escrito este comentario tan sentido y emotivo desde Chile.
      Me alegra que cumplieras el sueño de conocer Garranzo y visitaras la casa de donde provienen tus raíces. Dejando trabajar la imaginación pudiste ver a todos tus antepasados trajinando en sus quehaceres diarios.
      Me ha encantado el comentario. En unas lineas has resumido la emigración de tu padre siendo un adolescente en busca de un mejor futuro, la añoranza de su pueblo en la lejanía, tu interés por conocer el lugar de donde provienen tus orígenes y los sentimientos que te produjo esa visita.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Faustino, lo primero darte mi felicitación por el blog y por lo que en él cuentas, He llegado a GARRANZO por este otro http://greengeedivan.wordpress.com/2012/12/25/tierras-altas-de-soria/
    pues no había oído ese nombre tan sonoro y mira por donde me he encontrado con un inmenso regalo: tu preocupación por esos nuestros pueblos abandonados que tanto queremos. Gracias por lo que me queda para ver y leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me encanta la sonoridad del nombre de este pueblo, y no solo eso sino todo el pueblo en si.
      Bonitas fotografías las que salen en ese blog que mencionas.
      Gracias por dejar tu comentario y que sigas disfrutando con la lectura de todos los pueblos.
      Saludos.

      Eliminar
  10. y el cementerio????

    ResponderEliminar
  11. Faustino , he descubierto tu blog de casualidad y sinceramente me parece impresionante el trabajo que has realizado , le tengo mucho cariño a este pueblo ya que soy la bisnieta de Santos( musico , cartero..etc)y de su mujer Felisa , la cual sigue viva con 96 años , tambien soy la bisnieta de Gabriel Ochoa , el que fue alcalde de Garranzo y aparece en la inscripción de la fuente. Es una gozada que a pesar de que pueblos como este pasen al olvido para la mayoría, aun quede gente que los tengan presentes , como todas aquellas personas que siguen subiendo cada 14 de Septiembre a celebrar las fiestas y a revivir aquellos momentos que pasaron en este pequeño y a la vez gran pueblo del que siempre alguien se acordará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a Garranzo también le tengo mucho cariño y no tengo ningún lazo afectivo ni familiar con él. Simplemente es de estos pueblos que cuando le haces la primera visita te causan buena sensación, estas cómodo, a gusto con lo que ves y con las sensaciones que se producen.
      Pero es que en general todos esos deshabitados de la comarca de Enciso me encantan, tienen una arquitectura muy singular y emanan muy buenas sensaciones cuando los visitas.
      ¡¡ Así que Santos era tu bisabuelo !! He oído hablar mucho de él porque en todos estos pueblos era el encargado de ir a tocar a las fiestas y por eso se te queda en la mente un regustillo de admiración hacia su persona. Si retrocediera en el tiempo me gustaría verle tocando en la fiesta de cualquier pueblo.
      Y tu bisabuela pues que te puedo decir de ella: es la memoria viva de Garranzo, ¡¡ cuantas historias os podrá contar del pueblo !!
      Muchas gracias por dejar tu bonito comentario y... que no se olvide la memoria de Garranzo.
      Saludos.

      Eliminar
    2. amatolot@hotmail.comjueves, 07 agosto, 2014

      Felicidades por el magnífico reportaje. Mis padres, Ramon y Pilar eran hijos de ese pueblo. Mi tío José, hay que notar la presencia de su casa, creo recordar, fue alcalde durante una temporada. Mis abuelos, Las Heras, por parte de mi padre y Sánchez por parte de mi madre. He visitado el pueblo en distintas ocasiones , con motivo de visitas a familiares. Recuerdos imborrables de las historias colectivas y personales de la buena gente del lugar. Felicidades.

      Eliminar
    3. En Garranzo están todas tus raíces tanto paterna como materna, así que esta presente en tus sentimientos. Sigue visitándolo siempre que tengas ocasión porque ahí esta la memoria familiar y colectiva de un lugar tremendamente pintoresco y atractivo.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Mi abuelo también era de Garranzo, era hermano de Santos, el cartero de Enciso, es hermoso ver el pueblo después de casi 25 años sin haber vuelto. Gracias por sus fotografías.

    ResponderEliminar
  13. Ayer anduvimos por lo que queda de este hermoso pueblo, es una pena que estando tan cerca de la ruta de los dinosaurios esté tan descuidado. Nuestra sorpresa fue mayúscula al encontrar una de las casas entre tanta ruina habitada,con sus pequeños paneles solares,y su tendedero. Nos embargó entonces una mezcla de alegria y añoranza.
    Y digo yo no sé podría invertir en un mantenimiento mínimo de nuestra historia, es una pena.

    ResponderEliminar
  14. Hemos conocido este bonito pueblo de casualidad... Y tiene algo mágico. Merece la pena

    ResponderEliminar
  15. Hola, soy tere. Viendo este hermoso pueblo de piedra, animo a sus antiguos habitantes o descendientes, que vuelvan a repoblarlo, es hermosísimo y de piedra. maravilloso

    ResponderEliminar
  16. querido Faustino Calderon: Yo fui la última maestra de Garranzo.

    ResponderEliminar