Cilbarrena (La Rioja)


Agradecimiento a Jesús Saez, cordial y placentero informante de su pueblo.

Cilbarrena es otra de las aldeas de Ezcaray que no pudo resistir los coletazos que la despoblación propinó en esta comarca.
Situada en un angosto y sombrío valle que forma el arroyo Cilbarrena, estuvo formada por once viviendas, todas ellas en muy mal estado actualmente, además contaba con iglesia, escuela, casa concejo, molino y horno, de lo que ya nada queda apenas excepto la iglesia.
Dedicados al cultivo de centeno y avena principalmente y al mantenimiento de ovejas y vacas en la ganadería. Algunos vecinos llevaban a vender leña y escobas a Ezcaray que servían para hacer funcionar los hornos de cal. En los últimos años también hubo gente que echaba un jornal en la repoblación de pinos que se daba en el monte.
Conocieron la luz eléctrica en las casas por medio de una linea que venía de la central eléctrica de Posadas.
Las fiestas patronales eran el día 24 de junio para San Juan.
Misa, procesión y baile conformaban los actos principales ese día. Baile que se realizaba en una era amenizado por los músicos de Valgañon (Inocente, Ciro y Arturo) con acordeón, guitarra y laud.

"Venia muchísima gente ese día, de Ezcaray y todas las aldeas. Se mataba una oveja machorra y como plato típico estaban los garbanzos y la sopa de fideos, en alguna casa se hacían hasta dos turnos para comer de la gente que había.
Hubo un año en que un vecino de Ezcaray de buena posición social y económica que tenia de ahijado a un niño de aquí trajo fuegos artificiales y un pellejo de vino". JESÚS SAEZ.


Fiesta que no se dejo de celebrar ningún año, aun después de la despoblación.
En septiembre se realizaba la fiesta de Gracias, una vez que se había recogido la cosecha de centeno, donde se hacia lo mismo pero sin procesión.
De Zaldierna venia el cura (don Manuel) montado en una yegua.
De Ezcaray venia don Eliseo, el médico montado a caballo, de donde también venia el veterinario (primero don Silverio y luego don Elias).
A Ezcaray se desplazaban los vecinos, normalmente los domingos que había feria de ganado y aprovechaban para hacer compras y vender huevos, corderos, cabritos, etc.
Y sino les quedaba el recurso de los vendedores ambulantes que pasaban por allí para suministrarles de diversos productos como podía ser la tía Canela que venia en caballo desde Pazuengos vendiendo aceite y anís entre otros artículos o bien otro vendedor que llegaba a caballo desde Urdanta vendiendo un poco de todo.
A los pueblos del llano como eran Badaran, Cordovin o Cardenas acudían a comprar vino y a Santo Domingo de la Calzada se desplazaban para vender miel.

"Cada mes un vecino estaba obligado a tener vino en su casa, funcionando como una especie de taberna para todo aquel visitante o gente del pueblo que quisiera echar unos tragos.
Cada mes también un vecino por turno estaba obligado a dar posada a los mendigos que hicieran noche en el pueblo.
Había unas fincas de centeno comunales en el pueblo que se trabajaban en cofradía y con lo que se sacaba se pagaba la luz y el gasto comunitario que hubiera.
Los domingos se hacia baile a nivel local en el horno".
JESÚS SAEZ.


La búsqueda de un mejor futuro y mejores condiciones de vida determinó la marcha de los habitantes, unos se quedaron en Ezcaray y otros emigraron hacia el Pais Vasco.
Felix Somovilla y su mujer después de llevar tres años viviendo en soledad fueron los últimos en marchar de Cilbarrena a mediados de la década de los 70.

Visita realizada en enero de 2013.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Llegando a Cilbarrena.




Calle de abajo.




La casa del tío Antonio.




Vivienda en la plaza.




San Juan de Cilbarrena.




Desde la puerta de la iglesia.




Calle de Cilbarrena.




La casa del tío Eugenio.




Calle de abajo.




En pie por poco tiempo.




Poco queda ya de la casa concejo.




Fuente y pilón.

19 comentarios :

  1. Hola, Faustino:

    Me gustan mucho tus entradas, es muy bueno recordar los tiempos pasados y no echar en el olvido lugares y gentes que hecen parte de la historia.

    La fotografías son un excelente testimonio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En total acuerdo contigo Rafael, esto no puede caer al foso del olvido de ninguna manera.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por hacernos volver al pasado, por recordar historias y sobre todo por luchar contra el olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Angelines, porque se que valoras mucho estos trabajos y lo que hay detrás de ellos.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué pena y qué nostalgia da ver esas ruinas sin vida, espero que algún día el medio rural se reactive porque es un patrimonio valiosísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil esta la reactivación que te gustaría para el mundo rural Didi, porque creo que cada vez se lo están poniendo más difícil cerrando escuelas y centros de salud, amen de otras incompetencias de algunas administraciones.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Con la historia que seguro arrastras es una pena verlos asi....
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, no acabo de entender muy bien la primera parte de tu comentario (Con la historia que seguro arrastras).
      Saludos.

      Eliminar
    2. Quería decir arrastran, me refería a este tipo de pueblos, fue un lapsus de estos de escribir rápido y no comprobar los fallos... Perdona ...
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Nada que perdonar Pedro, simplemente no entendía el significado.
      Aclarado ha quedado.
      Saludos.

      Eliminar
  5. No recuerdo esta fuente, o es otra, o la fotografié desde otro ángulo, pero me parece distinta a la que que allí vi
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fuente que tu comentas amiga Paca es la fuente que esta junto a la iglesia, es una fuente nueva, la construyeron cuando ya no había nadie viviendo en Cilbarrena, por eso he creído más conveniente sacar esta otra situada en un lateral de la plaza que es más antigua.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Muy interesante como todo lo que escribes , explicas y fotografías o retratas tal dirían lo habitantes de los lugares , aldeas y pueblos que visitas.

    ResponderEliminar
  7. Magdalena Martínez de Las ruedas de Enciso, jueves, 23 de Mayo de 2013

    Por tus trabajos, fotografías y comentarios, demuestras el gran corazón que tienes, además de un gran sentido de la belleza. Todos los "Abandonados" te los agradecemos. !Ojala hubiera muchos como tú!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Magdalena, esas palabras viniendo de ti, son un orgullo y una satisfacción personal.
      La mitad del trabajo es vuestro, sin la colaboración que prestáis no seria lo mismo.
      Ha sido un placer el haberte conocido.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Faustino
    Me ha encantado tu post. Mi abuelo era de Cilbarrena, Enrique Soto Somovilla, si supieras algo de su familia o la vivienda en la que nació y pasó su infancia y juventud estaría enormemente agradecida. Un abrazo
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar.
      Me alegra que te haya gustado el reportaje de Cilbarrena.
      Lo siento mucho pero no te puedo ser de gran ayuda en la petición que haces. Todo lo que sé de este lugar es lo que aquí cuento.
      Quizá con el tiempo algún descendiente directo o indirecto de Cilbarrena lea esto y te pueda ayudar en tu solicitud.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hermosa aldea que aun deshabitada luce magnifica me imagino cuando estuvo en su esplendor y aunado el relato de sus antiguos habitantes me hace viajar en mi imaginación y vivir espectaculares momentos de sus fiestas saludos hermanos Españoles, desde México y en especial a Faustino el autor del Blog, sigue trayendo al presente el glorioso pasado de los magníficos pueblos y aldeas que aquí tienes a un ávido lector de tus andanzas y nuevamente felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo vi en la red una fotografía en blanco y negro de como era la calle Mayor de Cilbarrena y era una autentica preciosidad.
      Hoy día ya luce derrotada el esqueleto de lo que un día fueron sus viviendas.
      Ahora son el silencio y la soledad los que se han enseñoreado del lugar dándole un aire mágico.
      Así es Many, dejando trabajar la imaginación se pueden llegar a sentir muchas cosas y hacerse a la idea de como era la vida en Cilbarrena y en tantos otros lugares que se despoblaron.
      Gracias por dejar tu comentario y espero que sigas disfrutando de estas historias tristes pero hermosas.
      Un cordial saludo para un lector de ese bonito país como es México.

      Eliminar