Tabanera (Burgos)


Los automovilistas que circulan por la carretera de Castrojeriz a Melgar de Fernamental divisan junto al río Odra una monumental iglesia junto a un desangelado y decaído caserío. Es Tabanera. Pero no siempre fue así este barrio de Castrojeriz. A principios de siglo XX llegó a contar con más de veinte viviendas, con escuela, con cura residente y con luz eléctrica.
A partir de los años posteriores a la guerra civil Tabanera mermó considerablemente su población y prácticamente quedó reducido al ámbito familiar de Miguel Vicente Benito y sus familiares. Solo tres casas quedaron abiertas desde aquellos años.
Situado en la vega del río Odra, poseía buenas tierras de cultivo y buenos pastos. Trigo, cebada, legumbres, viñas y patatas entre otros productos era lo que cultivaban en las tierras de labor. Ovejas y vacas conformaban la ganadería de sus vecinos. El río les suministraba truchas, anguilas y barbos.
Estando tan cerca de Castrojeriz era normal que dependiesen de la cabecera municipal para todo: Cura, medico, cartero, veterinario, herrero, barbero, todos procedían de allí. Aunque algún año vino un cura de Castrillo Mota de Judíos a oficiar alguna misa.
Los pocos niños que había en edad escolar también tenían que hacer andando diariamente los dos kilómetros que les separaban de la escuela de Castrojeriz.
A Castrojeriz también iban a realizar compras y al mercado semanal que allí había, así como los jóvenes a buscar algo de diversión.
Sin embargo para moler el grano se desplazaban hasta los molinos de Villasilos o de Hinestrosa.
Celebraban las fiestas patronales el 29 de septiembre, teniendo por patrón a San Miguel. Fiesta que prácticamente quedaba reducida a una misa y a una comida.
El fallecimiento de algunos vecinos por su avanzada edad, unido la ausencia de algunos servicios como la luz eléctrica (aunque si tenían a comienzos de siglo, después de la guerra ya no tuvieron suministro eléctrico) y la mecanización del campo hizo que Tabanera cada vez fuera a menos.
Aun a pesar de esta lenta agonía del pueblo, Tabanera permaneció con vida hasta el año 1971 cuando se produjo la marcha del último vecino que quedaba allí viviendo: Amadeo Vicente y su familia.

Visita realizada en enero de 2013.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Tabanera en primer término, al fondo Castrillo Mota de Judíos.




Entrando a Tabanera por el camino de la fuente.




La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, con dos puertas de acceso y buena factura en la piedra de sillería en sus muros, pero una seria grieta en su fachada este junto a la portada renacentista amenaza la estabilidad del edificio.



Cabecera de la iglesia. El altar mayor fue trasladado a Burgos y las campanas a la parroquial de Villasilos.



Parte central de la iglesia. Al fondo las dos puertas de acceso. En el suelo fueron arrancadas las lapidas que cubrían los enterramientos sagrados, de los cuales ya no queda ni huella.



La plaza Mayor de Tabanera.




Otro ángulo de la plaza.




Protegida del exterior por un muro y un portalón de acceso se encuentra la última vivienda que se cerró en Tabanera.



La vivienda vista desde el interior del corral.




Calle de Tabanera.




Desde el campanario.




A trescientos metros del pueblo, junto al camino de Castrojeriz se sitúa la magnífica fuente de La Asperilla, piedra de sillería y tejado a cuatro aguas, con poyete en su interior.

14 comentarios :

  1. Que pena da ver esto así. Un estilo de vida milenario, desaparecido, irrecuperable. Ahora, sin embargo, somos "modernos". Hemos pasado del auto abastecimiento a la total dependencia. La pregunta es, ¿y ahora qué hacemos?, ¿ahora que parece que la modernidad no se puede mantener, cómo nos apañamos, si no sabemos hacer ni la o con un canuto? Bueno, eso ya se verá.

    Una pregunta, ¿la Iglesia de qué fecha data?, ¿pertenecería al románico rural de los siglos XII - XIV?

    Quería agradacerte todo el esfuerzo que realizas al mantener esta página que nos enseña de dónde venimos realmente.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido totalmente contigo en tu reflexión Alberto, ¡cuanto tendríamos que aprender de nuestros antepasados! ellos con nada eran felices y nosotros con tenerlo todo nos falta algo.
      Al publicar el reportaje se me olvidó poner el enlace a un estupendo trabajo de Luis Cervera donde habla con todo detalle de San Miguel de Tabanera, ahí podrás encontrar toda la información que quieras sobre la parroquial. Puedes ver el enlace en el pie de foto de la iglesia.
      Gracias por tus palabras de animo.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Más de veinte viviendas, cuesta creerlo viendo su aspecto actual...
    Una pena.
    Saludos amigo Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten en cuenta que la mayoría de las casas de Tabanera se cerraron hace más de ochenta años y encima abundaba el adobe en sus construcciones, material que lleva muy mal el paso del tiempo, con lo que ya tienes una explicación del alicaído aspecto que presenta el pueblo en la actualidad.
      Saludos señor Laglera.

      Eliminar
  3. Hola, creo que tengo guardado un artículo publicado hace varias décadas sobre el pueblo, que incluye algunas fotos en las que se veía la iglesia en mejor estado. Si quieres te lo envío por email.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo Montacedo, en la columna de la derecha esta mi dirección de correo electrónico. Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Que lástima y que pena !!
    He copiado en mi blog las "Historias de Lanuza" que Marcos fue apuntando, tal cual nos las dejó, recuerdos de antes y después de la expropiación, seguro que te gustará leerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Como lo sabias Angelines que me iban a gustar estas historias! No es que me hayan gustado es que me han encantado. Las he seguido con gran avidez, por historias como estas yo me declaro admirador de unos modos de vida, unas costumbres y unos valores que ya se perdieron. Te había dejado un comentario dando mi opinión en una de las historias, concretamente en la numero VII.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Pues no sé, pero comparado con otros lugares donde la mayor desventaja era el aislamiento, me parece increíble q este pueblo esté abandonado, teniendo Castrojeriz y Castrillo Matajudíos a menos de 2 km. Vamos q al q le guste la tranquilidad qué mejor opción, pero sin las desventajas de poder quedarte aislado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Castrojeriz ¨indirectamente¨ también tuvo su parte de culpa en que se despoblara Tabanera. Al estar tan cerca, la gente se marchó al pueblo grande donde había más infraestructuras y comodidades y desde allí podían ir diariamente a Tabanera y seguir labrando la tierra y atendiendo el ganado.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Mi madre nació en Castrojeriz, pero no pasó allí demasiado tiempo. Aún así hemos ido a visitar el pueblo varias veces. Recuerdo que Tabanera nos llamó la atención y pasamos a verlo. Esto fue hace unos cinco o seis años ya, pero por lo que veo Tabanera no ha cambiado mucho. La subida al campanario estaba ya bastante deteriorada, pero aún así pudimos subir mi padre, mi hermana y yo.

    Es una pena que pueblos así se pierdan. Has hecho un gran trabajo con la entrada al blog. Me has traído muy buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tabanera siempre ha tenido una relación muy estrecha con Castrojeriz, ha sido como un barrio, así que había bastante contacto entre las gentes de uno y otro pueblo.
      Tabanera cada vez va a menos e incluso la iglesia que parecía que iba a sobrevivir más años va viendo como se va deteriorando seriamente su estructura.
      Me alegra que te haya gustado el reportaje y que te haya traído buenos recuerdos.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar