Manzanares (Soria)


Precioso pueblo situado en una suave elevación del terreno sobre el río Manzanares. Llegó a contar con un numero aproximado de cincuenta viviendas.
Pertenecía al ayuntamiento de Losana y desde muy antiguo contaron con luz eléctrica de una linea que provenía de Retortillo de Soria.
De buena calidad era la madera de olmo que había en el monte, madera que era llevada a vender a Campisabalos (Guadalajara).
Tenían buenos pastos en su termino, lo que era aprovechado por el ganado vacuno y lanar. Muy apreciados eran los becerros de Manzanares que eran criados con hojas de olmo.
La agricultura se basaba en el cultivo de trigo, cebada y yeros principalmente.
Había escuela (don Hipólito fue el maestro que impartió enseñanza durante muchos años), fragua (el herrero residía en Manzanares) y había un horno comunal, aunque varias casas tenían su horno particular. Con el paso de los años se dejó de hacer pan en los hornos y por turno iban a recogerlo a Losana, adonde previamente lo habían traído los panaderos de Retortillo.
Contaba también con taberna y posada.
Para moler el grano eran los molineros de Pedro los que venían a recogerlo y lo devolvían posteriormente hecho harina.
Desde Pedro también venia el cura a caballo (don Jesús), el médico lo hacia en caballería desde Tarancueña, de donde también venia el veterinario. En Tarancueña estaba la farmacia para cuando había que comprar medicinas.
El cartero (Juanito) venia desde Rebollosa de los Escuderos andando, habiendo recogido previamente la correspondencia en Losana.
Para realizar compras se desplazaban al pueblo de Campisabalos (Guadalajara) distante algo más de una hora de camino, otras veces acudían a Retortillo o a Montejo.
Rara vez salían los manzanareños de la comarca como no fuera el día 8 de noviembre a la concurrida feria de ganado de San Esteban de Gormaz.
La virgen del Rosario era la patrona de Manzanares a la que celebraban fiesta el día 8 de septiembre. Duraba dos días y se empezaba con una diana por la mañana con los músicos recorriendo casa por casa y donde se les obsequiaba con una copita de anís o moscatel y unas galletas o mantecados. Continuaba la misa y la procesión, para después seguir con un pequeño baile hasta la hora de comer, y reanudar el baile por la tarde. Baile que se realizaba en una era a la entrada del pueblo y que estaba amenizado por los gaiteros de Noviales (los Marcotes).
El día 25 de noviembre realizaban una fiesta pequeña para Santa Catalina y donde el acto más significativo era la instalación de una gran hoguera junto a la iglesia.
No faltaban a las dos romerías que se celebraban en la ermita de Santa Maria de Tiermes, el 12 de octubre y el tercer domingo de mayo, con gran afluencia de todos los pueblos del contorno, donde se realizaba una procesión, una comida campestre y un baile también amenizado por Los Marcotes de Noviales y donde los taberneros de Manzanares, Pedro y Montejo instalaban alli sus tenderetes para vender cerveza, vino y caramelos entre otras cosas, asimismo también aparecia por allí el barquillero de Albendiego.
La gente joven hacia baile los domingos en el salón del ayuntamiento con guitarra y laúd que tocaban dos mozos del pueblo.
También era muy frecuente como entretenimiento los partidos de pelota que se realizaban en la pared de la iglesia.
En los 50 y los 60 la emigración ya había iniciado su curso y comenzaba el declive de Manzanares.
Los manzanareños se fueron yendo por un efecto dominó, en el que unas familias iban arrastrando a otras, se fueron en busca de una mejor calidad de vida que la que podía ofrecer el campo. Madrid fue el lugar elegido para emigrar por la casi totalidad de los vecinos.
Seria en el año 1970-71 cuando Fermin el cestero y su mujer Toribia pusieron punto y final a la presencia humana en Manzanares, marchándose al pueblo de Campisabalos (Guadalajara). Con su marcha el pueblo entro en un oscuro letargo, donde el olvido de unos y la rapiña de otros estuvieron presentes, hasta que en la década de los 90 se instaló allí un grupo de personas que no tenían ningún lazo afectivo con el pueblo y formaron la Colectividad rural anarquista de Manzanares, para vivir de acuerdo a sus pensamientos, variando el numero de personas con el paso de los años, hasta la actualidad que ronda las seis o siete personas.

Visitas realizadas en mayo de 1993, abril de 1995 y febrero de 2013.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Entrando a Manzanares. Ya se intuye un pueblo bien bonito.




La casa del tío Martin. A la puerta se quedó el carro como vestigio de un tiempo pasado.



La última casa que se cerró en Manzanares.




La iglesia parroquial de Santa Catalina.




Acceso al templo. Tenia un pequeño pórtico cuyo tejado estaba sujeto por dos columnas graníticas, nada queda de todo ello. El interior tomado por toda clase de vegetación.



Fachada sur de la iglesia. Ausentes las campanas, en la espadaña solo queda el yugo que las sujetaba. Cementerio adosado.



La fuente de la iglesia, al estar en un paraje umbrío, en invierno se helaba con mucha frecuencia.



La fuente nueva. Construida en 1960 para evitar a los vecinos tener que bajar a por agua al río Manzanares y además suplir los problemas de congelación que daba la fuente de la iglesia en invierno.



La casa del tío Justo. Era taberna-posada.




Calle de Manzanares.




La misma calle desde el lado opuesto.




El nombre del pueblo grabado rústicamente en la fachada de una vivienda.



Calle de Manzanares, en la parte más alta del pueblo (barrio de la Cuesta).



La misma calle vista a la inversa.




Viviendas del barrio de La Cuesta vistas desde el monte los Hortales, asomadas al cauce del río Manzanares.



El color rojizo de la piedra arenosa utilizada en la construcción de los edificios le da una tonalidad muy llamativa.



Estampa manzanareña.




Calle de Manzanares.

14 comentarios :

  1. Muy interesante como todo lo que en el blog aparece. Se palpa la nostalgia

    Guillermo

    ResponderEliminar
  2. Hola Faustino ya no quiero repetirme diciéndote que me encantan tus entradas. Hace unos días ya vi que la habías puesto, pero necesitaba tiempo y tranquilidad para leerla.
    Creo que fue ayer cuando comentaron en la tele que se están vendiendo pueblos deshabitados por el precio de una casa, uno de ellos valía unos 60.000€ Enseguida pensé en ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, buenos días, me han enviado este enlace para enseñarselo a mi padre, que vivía en Manzanares, y que todos los años va para la romería de Tiermes, al ver las fotos me trae recuerdos de cuando era pequeña y mi padre me llevaba a ver su pueblo donde habia vivido, su casa, la taberna de su tío, el río y muchas cosas más....es una pena que con el paso del tiempo las casa se quedaran así. Es un paisaje único, y unas fotografías espectaculares, espero cuando vea mi padre estas fotos y todo lo que contaís aquí doy por seguro que miles de sensaciones y recuerdos le pasaran por el corazón!
    La casa en la que vivía mi padre la vendió,a un grupo de personas, que espero que disfruten del pueblo y de su vida.
    Un Saludo.

    gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y espero que a tu padre le guste también. Manzanares tiene un encanto tremendo.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Mi padre vivió en Manzanares...estamos leyendo todo esto y la verdad que muchos recuerdos le vienen a la mente... nos gustaría saber el nombre de la persona Anónima que antes puso un comentario.... Mi abuelo es Florentino Liceras y seguro que coincidisteis en Manzanares.
      Un saludo soriano.

      Eliminar
    3. Conoci a Florentino Liceras y asus hijos Javier, Jesús y sus hermanas. Soy nieto del tío Juan y del Tía Gregoriaque vivieron en La Cuesta antes de emigrar a Madrid. Si vives el Burgo do Osma creo que nospodemos conocer.
      Un saludo
      Santiago Elvira

      Eliminar
  4. Creo que conozco a Florentino Liceras y asus hijos Javier y Jesús y a su mujer Elena. No estoy seguro, pues han pasado así como 35 años de cuando iba a Manzanares a ver amis abuelos Juan y Gregoria que vivian en La Cuesta
    Saludos
    Santiago Elvira.
    Por cierto fui a la Escuela con Doña Pilar y mis tíso son Donata, Ciriloya fallecido,Eugenio también fallecido. En fin que bien poder ver estas fotografías que me traen tan emocianantes recuerdos de mi infacia

    ResponderEliminar
  5. Curioso el color de la arquitectura de este precioso lugar. Como no podía ser de otra forma, me traslada a mi origen, la Tierra de Barros extremeña. La inscripción con el nombre del pueblo huele a historia antigua. Mis felicitaciones por este trabajo tan completo.

    ResponderEliminar
  6. Somos las nietas de María Felipe Liceras y sobrinas nietas de Toribia Felipe Liceras. Pasamos varios veranos en ese entrañable pueblo en torno a los 60. Hemos visto las fotos y agradecemos su publicación porque su recuerdo está vinculado a nuestra niñez. La lástima es que no reconocemos la casa donde estuvimos si es que sigue en pié.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que la visión de este reportaje os haya traído recuerdos nostálgicos de vuestra niñez.
      Aunque en Manzanares las casas están relativamente bien conservadas, hay alguna ya que se ha venido abajo, igual por eso no la reconocéis.
      No se porque parte del pueblo esta la casa por la que preguntáis, porque a lo mejor la tengo en los archivos puesto que en el reportaje no salen todas.
      Gracias por dejar vuestro comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Hola, la familia paterna de mi chico son de manzanares, os suena un hombre que se cayo de un arbol y murio? Pues era su abuelo...roman vicario y su mujer juana ubes...sus hijos miguel, elisa y pilar viven en madrid...tambien van todos los qños a visitar el pueblo...yo voy por primera vez este sabado y estoy emociinadisima...y mas despues de leer esta historia.

    ResponderEliminar
  8. Hace un mes pasaba con la bici por ese pueblo y me fue imposible entrar. Los perros que tenían los habitantes de ese pueblo iban a por nosotros y fueron incapaces de llamarlos los dueños... vaya tela

    ResponderEliminar
  9. Hoy he estado por manzanares. Sin conocer nada de su historia. Hemos llegado desde campisabalos por camino, desde los aerogeneradores. Me ha encantado, por no hablar del excepcional trato q hemos recibido en casa de Manolo

    ResponderEliminar