Navapalos (Soria)


Uno de los despoblados más bonitos de España es sin lugar a dudas este pueblo de Navapalos, situado en la margen izquierda del río Duero. El museo del adobe se le podría catalogar a esta población, una combinación de lo que fue y de lo que pudo ser. Bellisimas construcciones que agonizan se mezclan con otras a medio rehabilitar y algunas recuperadas del todo con técnicas constructivas muy novedosas.
Situado en un llano, unos metros por encima de la orilla del río Duero, unas veinte viviendas llegaron a componer Navapalos en sus mejores tiempos, dedicados a la agricultura (trigo y cebada principalmente) y a la ganadería (ovejas). La caza (conejos y perdices) y la pesca (barbos y truchas) era un buen complemento para las cocinas de las casas. Había muchas plantas de lavanda en su termino de cuyas flores se extraía la esencia utilizada para productos de cosmética. Flores que se destilaban en Vildé y que después de un proceso acababan en Andalucia.
Desde 1956 conocieron la luz eléctrica en Navapalos.

Celebraban sus fiestas patronales los días 16 y 17 de septiembre en honor a San Pedro Advincula. Fiestas muy concurridas por las gentes de los pueblos de alrededor, donde no faltaba la misa y procesión, además del baile en la plaza, donde dos acordeonistas hacían bailar a los presentes. Como complemento se realizaban torneos de bolos, de tanguilla y de pelota a mano.

El cura venia desde el cercano pueblo de La Rasa a oficiar los actos religiosos, siendo don Jacinto el último cura que acudió a oficiar misa en Navapalos, venia desde El Burgo de Osma en coche.
El médico acudía desde Fresno de Caracena.
El cartero venía desde El Burgo de Osma en bicicleta.
A La Rasa se desplazaban los vecinos a comprar a la tienda de comestibles que allí había.
Desde La Rasa y desde Vildé venían vendedores ambulantes con furgonetas ofreciendo todo tipo de productos que no había en el pueblo (comestibles, droguería, etc.).
Desde Osma venía el panadero con una furgoneta y desde El Burgo llegaba también un frutero, otros vendedores se dejaban ver de vez en cuando también por allí como un señor que iba vendiendo miel en una moto.

Como en toda la comarca de El Burgo, la emigración sacudió de lleno a Navapalos, marchándose sus vecinos en busca de un futuro mejor a las capitales (Barcelona, Madrid, Zaragoza, Bilbao), así en los últimos años solo quedaban en el pueblo cuatro casas abiertas: la del tío Martin, la del tío Alejo, la del tío Eusebio y la casa del pastor (Joaquin). Maria Silleras fue la última en marchar de Navapalos, al morir su marido (Eusebio) estuvo un año más viviendo en el pueblo hasta que se marchó a La Rasa con una hija. Hecho que aconteció en el año 1974.
El pueblo se mantuvo unos años en el olvido más absoluto hasta que apareció por allí Erhard Rohmer, un arquitecto alemán, presidente de la ONG : Inter-acción- Fundación Navapalos, que en 1984 se fijó en Navapalos para rehabilitar el pueblo con técnicas y materiales antiguos (adobe y tapial) complementado con energías innovadoras (arquitectura bioclimatica y energías renovables y limpias), así consiguieron recuperar varios edificios, a la vez que se realizaban campos de trabajo en verano con alumnos venidos de todas partes que se interesaban en estas técnicas y aprendían a trabajar el adobe. Después de estar unos años funcionando el proyecto se paró debido a la falta de subvenciones, no hay movimiento veraniego de talleres, ni cursos y en la actualidad solo una persona habita de forma permanente Navapalos en espera de que todo se vuelva a poner en marcha.

Visitas realizadas en noviembre de 1991, febrero de 1996 y enero de 2011.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Entrada al pueblo por el camino de La Rasa.




Entrada al pueblo por el camino de Fresno de Caracena.




Calle Real. El bellisimo empedrado original del suelo ya muy deteriorado.




Calle Real. A la izquierda el ayuntamiento que compartía edificio con la oficina de correos. Al fondo la casa del tío Martin y la casa del tío Alejo, fueron de los que aguantaron hasta el final en Navapalos. Martin murió en el pueblo y Alejo se marchó con un hijo a El Burgo de Osma.



La escuela de Navapalos.




La iglesia parroquial de San Pedro.




Atalaya de Navapalos.




Calle Real.




Rincones de gran belleza por todas las partes del pueblo.




Magnifica rehabilitación respetando el modelo tradicional con entramado de madera (la casa pinariega).



Hay diversas edificaciones en la parte alta del pueblo donde se ve la huella del trabajo que realizaron los alumnos durante sus estancias veraniegas en Navapalos.



Calle Real. Bajando hacia la plaza.




Plaza Mayor de Navapalos. Junto al olmo en una tarima se situaban los músicos en las fiestas.




Bonita fachada de una vivienda en la plaza.




La casa de Eusebio Ocón y Maria Silleras, fue la última que se cerró en Navapalos.
"Era una casa bastante grande, mis abuelos tuvieron once hijos. Arriba estaban las habitaciones, en la planta baja estaba la cocina, el comedor y el establo del burro, que me acuerdo que lo primero que hacia cuando salía a la calle era tumbarse boca arriba y rascarse la espalda. Tenían luego otra casa que la utilizaban como trastero". CARMEN SÁNCHEZ



Calle de Navapalos.




En un paraje cercano de extraordinaria belleza se ubica la fuente de Navapalos.




El río Duero a su paso por Navapalos.

                          ¨Sobre Navas de Palos el Duero va a passar,
                          A la Figueruela mio Cid iba posar¨.


Fragmento del Cantar de Mio Cid, donde según cuenta utilizó un vado que había antiguamente por aquí para cruzar el rio y pernoctar en las cercanías del pueblo.

21 comentarios :

  1. Otro nombre mas que añadir a la muy larga lista de despoblados de esta bendita provincia;las condiciones de aislamiento no eran tales pero cuando se marcho el primer vecino el exodo fue ya imparable ; luego el intento por rehabilitarlo que se estanco por el nulo apoyo de los politicos de uno y otro signo y por el caracter tan reservado que tenemos los sorianos,y asi nos va..Ruina sobre ruina

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, y qué interesante historia!!!
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más gracias amiga Alegolu por darte una vuelta y comentar.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola Alegolu, nos vemos por "Territorio abandonado". Un saludo

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo Faustino, este es uno de los despoblados mas bonitos que hay, buenísimo, las calles empedradas son una pasada, que bonita la calle Real con el árbol al fondo, este es uno de esos pueblos que hay que apuntar en la agenda para ir a hacerle una visita en cuanto se pueda, que bonito sería poder vivir en un sitio así y con el añadido del río al lado que le da mas encanto y atractivo al pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si amigo anónimo, a mi por lo menos si me parece de los más bonitos que he visto, tengo debilidad por este pueblo, siempre me ha cautivado la tristeza que emana este lugar, se dan una serie de conjugaciones que hacen que Navapalos tenga un encanto especial, una de ellas como bien indicas al final de tu comentario es el rio, todos los rios le dan un plus de belleza y melancolia a un despoblado pero si encima es uno de los rios principales de España aun más.
      Gracias por tu comentario.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Que ilusión me ha hecho volver a ver Navapalos! Estuve hace más de un año y me pareció un pueblo maravilloso. La persona que vive allí, fue muy amable. Nos enseño el pueblo, nos contó parte de su historia y los multiples proyectos que soñaba poder llegar acabo.
    Sin duda un pueblo precioso!!!
    Enhorabuena por el reportaje. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso y precioso, dos adjetivos que utilizas para definir a este pueblo. Coincido totalmente.
    ¡ Si es que hasta el nombre del pueblo me gusta muchisimo !
    Gracias por tu comentario amigo Diapleron.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Éste no me lo pierdo, ya que dices que es muy bonito y no me queda muy lejos, nos acercaremos a conocerlo.
    Algún fin de semana nos hemos acercado al Burgos de Osma, y a Caracena, toda esa zona es muy bonita. Lo malo es que ahora viene el invierno e igual hace mucho frío.
    Saludos
    Paca

    ResponderEliminar
  7. Pues yo prefiero el invierno para visitar los pueblos deshabitados.
    Estos lugares son tristes y el invierno es triste, las sensaciones se disparan, el ambiente te atrapa aun más y no solo eso, me gusta más el invierno para todo.
    Si has ido desde El Burgo de Osma a Caracena has tenido que pasar a la fuerza junto a Navapalos, pero para la proxima visita ya sabes donde esta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Da una pena enorme ver como se van desaciendo las casas
    al paso del tiempo.
    Lastima que nos hayamos vuelto tan urbanitas.
    Gracias por enseñarnoslo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a nosotros nos da pena ver como se van deteriorando las viviendas imaginate a los que alli vivieron.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Faustino, sin duda, el otoño e invierno son las mejores estaciones del año para visitar estos lugares, hay menos "domingueros"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con esta apreciación que haces amigo Bilko,yo siempre la he tenido en cuenta y además añadiría que estas estaciones son las idóneas porque tristeza llama a tristeza. Estos pueblos reflejan la tristeza y estas estaciones es donde mejor se aprecia. No es lo mismo ver estos pueblos con un sol radiante y un calor de 40º que con frío, nieve, lluvia, etc. Las sensaciones no son las mismas ni mucho menos.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Es una pena lo que han hecho al puebo. Le han partido practicamente en dos con la nueva carretera dejando el cementerio al otro lado del pueblo. Todo el dinero y subvenciones que se dieron fueron practicamente a la basura y para los encargados, quedaron muchas viviendas sin terminar con las vigas al intemperie. Supongo q en poco tiempo las viviendas reformadas con las ayudas de la junta, formaran parte la arida tierra de`Navas de Palos`.

    ResponderEliminar
  11. Alguna casa un sea ruinosa se venda .ami me gusta ire este verano

    ResponderEliminar
  12. No conocia este blog y lo siento.
    Yo viví en Navapalos durante casi cinco años y me dan escalofrios tus comentarios, ya que muchos de los que estuvimos allí soñábamos con ver el pueblo con vida, con establecernos allí y devolver algo de lo mucho, al menos en mi caso, que Navapalos me dió.
    Gracias Faustino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para conocer el blog.
      Hombre tanto como escalofríos no se, lo llevas muy al extremo. Las cosas no siempre salen como se proyectan. El tiempo se detiene y deja todo tal y como esta. Quizá algún día...
      Saludos.

      Eliminar
    2. De anónimo a anónimo.... Que escribiste 30 septiembre 2014 y viviste casi 5 años.Si quieres contactarme
      adearpa62@gmail.com
      Gracias

      Eliminar
  13. Conozco el pueblo, soy nieto de Eusebio y María y veo que se ha olvidado mencionar algo muy importante que este pueblo tenía. Ello es el vino. Era uno de los principales cultivos del pueblo. Cada casa tenía su propia bodega y cultivaba su cosecha para el consumo anual. Tenían también su propio lagar e incluso había un gran lagar comunitario en el cual cada vecino tenía su porcentaje de participación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que se me olvidara mencionar lo del vino, es que no lo sabía. Nadie me lo había comentado. Así que gracias por aportar este dato. Ya lo incluyo en el reportaje.

      Saludos.

      Eliminar