Morcat (Huesca)


Morcat es un precioso pueblo deshabitado perteneciente al municipio de Boltaña, situado en lo alto de un monte por encima del barranco de Sieste. Espectador privilegiado desde sus alturas dominando amplias vistas que llegan hasta el Pirineo Central.
Pueblo de gran belleza formado por cuatro casas escalonadas en pendiente (en el siglo XIX eran cinco). Cada vivienda tenía su horno.
Vivieron de la agricultura (trigo, centeno, patatas, olivos) y de la ganadería (ovejas y cabras), Corderos que venían a comprarlos carniceros de Ainsa, Boltaña y Barbastro.
Fueron también buenos vendedores de madera y de leña debido a la gran abundancia de arbolado que tenían en sus montes.
Buenos cazadores eran las gentes de Morcat (jabalíes y conejos).

El cura venia andando desde el pueblo de Las Bellostas. Se quedaba a comer en casa Juste. Algún año subió el párroco de Arcusa.
El medico y el cartero subían desde Boltaña.

Celebraban sus fiestas mayores el 20 de agosto en honor a San Joaquín. En los últimos años cambiaron las fiestas para septiembre porque era más fácil encontrar músicos y les salía más barato. Se hacia el baile en una era o en el salón de Casa Juste y normalmente era amenizado por Los Berroy, grupo compuesto por tres hermanos (Manuel, Ceferino y Marcelino) y el padre (Manuel) que con violín, guitarra, saxo y trompeta subían desde el pueblo de Santa Maria de Buil. En otros años eran los músicos de Naval los que acudían.
La víspera se solía ir de caza (al conejo) para comerlo el día de la fiesta. Además en cada casa se solía matar un cordero para la ocasión.
Por la mañana se hacía la ronda por las casas del pueblo en las que se obsequiaba a los presentes con galletas y tortas acompañadas de vino, anís o coñac.
Se celebraba una rifa en la que el ganador se llevaba un cordero o un par de pollos.
La fiesta pequeña era el 8 de mayo en honor a San Miguel.
Acudían el 8 de septiembre en romería hasta la ermita de la Virgen de la Sierra conjuntamente con las gentes de La Valle, Campodarbe, El Pueyo de Morcat, Luparuelo, San Martin, Sieste, San Velían, Gabardilla, Latorrecilla y numerosas aldeas de Santa María de Buil.

El domingo era el día que tenían para descansar un poco de las tareas del campo. Los mayores se juntaban en casa Valero para jugar al guiñote y al julepe. Los más jóvenes se entretenían con los bailes que se celebraban en casa Juste donde Vidal, un acordeonista que subía de Boltaña ponía la nota musical. Durante unos años se hacía baile un domingo en Morcat y al otro en El Pueyo.

Dada la cercanía de Boltaña se desplazaban allí para casi todo: con las caballerías bajaban para la compra-venta de productos, a la feria de ganado vacuno y asnal el 19 de octubre, el 23 de abril a la feria chica dedicada a la compra venta del cerdo y a plantas de hortalizas, a moler el grano a la Harinera, y también al molino de aceite (anteriormente acudían a uno que había en Sieste).
Iban hasta el pueblo de Bespén, en la Hoya de Huesca para abastecerse de vino. Empleaban un día entero entre la ida y la vuelta.

Tremendas e insistentes presiones sufrieron por parte de los ingenieros de Patrimonio Forestal para que vendieran y se marcharan con el objetivo de replantar los montes de pinos. Días de autentico drama se vivieron en Morcat por la situación creada. Desgaste psicológico que hizo mella sobre todo en los más mayores que son los que sufrieron más el desarraigo (Manuel de casa Bara y José de casa Valero se fueron del pueblo con lagrimas en los ojos).
A ello se le añade la falta de servicios básicos y las malas comunicaciones como complemento para que los vecinos optaran por vender y marchar en busca de una nueva vida.
La gente marchó rumbo a Lleida, Barcelona y Monzón. Fue en abril de 1967 en el momento que Morcat expiraba su último aliento humano cuando José Allué y su familia cerraban para siempre la puerta de Casa Buil.

Visita realizada en mayo de 2011.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

En la inmensidad de la sierra apenas la silueta de la torre de la iglesia señala donde se encuentra situado el pueblo.



Foto cedida por Miguel Allué

Morcat en la década de los 50, visto desde el promontorio donde estaba situado el castillo.



Morcat en su privilegiada atalaya visto desde San Martin.




Las inigualables vistas desde Morcat. San Martin, el barranco de Sieste y las montañas del Pirineo Central.



Llegada a Morcat por el camino de San Velián.




Llegada al pueblo por el camino de Pueyo de Morcat.




La esplendida iglesia románica de Santa María. De planta basilical y formada por tres naves.



Atrio de entrada a la parroquial. Crismón muy deteriorado sobre la entrada pintado en azulete.



Interior de la parroquial. Altar mayor.




Interior de la parroquial. Coro alto de madera, a sus pies bóveda donde aun se conserva el esqueleto del confesionario. La pila bautismal fue trasladada a la iglesia de Arcusa.



Entrada a la sacristía y altar lateral.




Vista del pueblo desde el campanario de la iglesia. En el cerro de enfrente se situaba el castillo de Morcat del que apenas quedan los cimientos.



Escuela de Morcat. Alrededor de quince niños y niñas se juntaban en el aula. Acudían también a ella los niños de San Velián, San Martín y Luparuelo e incluso algún año vinieron niños de El Pueyo de Morcat cuando en aquel pueblo no funcionaba la escuela por no haber maestra. Buen recuerdo dejó doña Genoveva, natural del pueblo zaragozano de Garrapinillos, con veintidós años llegó a Morcat a impartir enseñanza. La vivienda estaba situada en la planta de arriba, pero las maestras normalmente se alojaban de patrona en Casa Valero o Casa Juste por mayor comodidad.



Casa Juste. Magnifica vivienda con siete habitaciones, rodeada de sus construcciones auxiliares, separada unos metros por encima del resto de las casas. Se marcharon a Monzón.



Lavadero, pila y pozo cubierto de Casa Juste.




Las otras tres casas del pueblo se sitúan unos metros por debajo en escalonada pendiente. Casa Bara, Casa Buil y Casa Valero de izquierda a derecha.



Las mismas viviendas vistas desde el lado sur. Estampa muy fotogénica. Valero, Buil y Bara de izquierda a derecha.



Casa Valero. La más pudiente de Morcat. Se marcharon a Barcelona.



Patio y entrada a Casa Valero mediante arco escarzano. Jambas y dintel en piedra granítica. Año 1931 inscrito en la dovela central. Azulejo con numero indicativo sobre ella.



Magnificas hechuras de Casa Valero por su lado sur. Bajos abovedados.



Casa Buil, la última que se cerró en Morcat. Se marcharon para Lleida.



Casa Bara. La primera que echó la llave a la cerradura en Morcat. Es la que se encuentra en peor estado. Se fueron al cercano caserío de La Ripa para en una segunda emigración marchar a Monzón.



Foto cedida por Ángel Nasarre

Casa Luparuelo, año 1966. Situada a media hora de Morcat. Voluminosa vivienda de seis habitaciones con diversas construcciones auxiliares y un magnifico pozo cubierto situado a la izquierda de la imagen. Vivieron en ella el matrimonio formado por José Nasarre y Josefa Palacio con los siete hijos que tuvieron y el abuelo de la casa (Venancio).
"La vida en Luparuelo era muy dura. El terreno era poco productivo. Cultivábamos trigo, algo de viñas y olivos. También teníamos alguna colmena. Íbamos a la escuela de Morcat cuando el tiempo lo permitía porque en ocasiones nos quedábamos aislados por la nieve que alcanzaba hasta un metro de altura. Para hacer compras teníamos que ir con el macho a Boltaña, adonde teníamos tres horas de trayecto.
Entre alguno de los recuerdos que tengo figura el de haberse celebrado algún año el baile de la fiesta de Morcat aquí en la era de nuestra casa o también al cura de Las Bellostas pasar por aquí después de haber dado la misa en el pueblo y sentarse a la puerta de casa a tocar un poco la guitarra con mi abuelo.
Mis padres se plantearon marchar en busca de una mejor calidad de vida. El abuelo Venancio a sus 87 años y a pesar de ser ciego era el que más animaba a emigrar -Hay que marchar que si me muero, aquí me quedaré, quiero conocer otra vida-. Patrimonio Forestal compró las tierras para la repoblación de pinos, vendimos el ganado y una mañana del mes de marzo del año 1962 cerramos la puerta de la casa y salimos andando mis padres y yo con el abuelo montado en un burro para Ainsa a cuatro horas de camino, donde cogimos un taxi que nos llevó a nuestro destino: Monzón". ÁNGEL NASARRE.




Foto cedida por Miguel Allué

La fuente de Morcat.

31 comentarios :

  1. Ayy, cuantos recuerdos me vienen a la cabeza de mi visita en el año 2007, es un lugar con mucho encanto. Este es uno de los primeros despoblados que visite, sin duda es un lugar con unas vistas increibles, situado en un emplazamiento privilegiado.
    Yo también lo visite en un dia lluvioso, siempre mucho mejor para visitar estos lugares, al final nos cayó el diluvio cuando volviamos hacia el coche, no lo olvidare nunca. La visita a Morcat es imprecindible para todos los amantes de los viejos pueblos.
    Fantastico reportaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que Morcat es de los pueblos mas bonitos que he tenido el placer de ver y contado por ti aun queda mejor pero tengo una duda ¿deque fecha son las fotos? desafortunadamente la ultima vez que estuve creo que la iglesia estaba bastante peor

    ResponderEliminar
  3. Cristian, Blas : Estoy de acuerdo con los dos, Morcat es uno de los pueblos deshabitados más bonitos que hay en toda España, tiene un encanto especial todo el pueblo en conjunto, la impresionante iglesia, la disposición de las casas en ladera, el buen volumen y conservación exterior de ellas y que decir de las maravillosas vistas que se tienen desde alli, un lugar para ir sin prisas y engancharte al silencio que alli se respira.
    Blas las fotos son relativamente recientes, concretamente de esta ultima primavera, de Mayo, aunque solo hayan transcurrido unos meses el deterioro interior de la iglesia va a ir a más, porque el tejado de la nave central se esta destejando como bien se puede ver desde lo alto del campanario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Que vistas!. Me encantan las casas de piedra y me resulta curioso que la iglesia aun en su estado no tenga pintadas ni nada por el estilo. el campanario no estaba un poco peligroso? ;)

    ResponderEliminar
  5. La iglesia aun estando abandonada es de las más hermosas que haya visto nunca y como bien dices esperemos que no la dañen con grafittis ni pintadas alusivas de mal gusto. Hay que ser muy.... para entrar al interior de esta maravilla de edificio y no tener otra idea más que dañarla.
    Todos los campanarios de las iglesias abandonadas entrañan su riesgo porque se encuentran en mal estado pero creo que nos puede más la emoción de ver las vistas desde alli arriba y tener otra visión diferente del pueblo, aunque hay que subir con mucha precaución y si no se ve claro y la escalera no esta en buen estado desistir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es una auténtica labor de recuperación sentimental e histótica de unos pueblos muertos. Salvarlos del olvido es lo único que puede hacerse. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. hola,
    mi abuela materna Carmen Campo Nasarre era de allí. Eran muchos hermanos y ella salio de pequeña (principios 1900)para vivir con un tio en Vitoria.
    Al parecer estaban emparentados con los Vinuales. Ella contaba la importancia de la caza en la subsistencia de su familia. Parece que también traían caballerizas de Francia a través de los Pirineos. Ella contaba de un primo perdido en invierno que apareció congelado tras el deshielo en primavera. Mi madre (ahora 82 años) visito el pueblo muy de pequeña y recuerda casi un dia de travesia en mulas... En fin si teneis info por favor escribirme a meryjabo@hotmail.com SALUDOS

    ResponderEliminar
  8. Te felicito por el blog. Muy interesante la verdad.
    Yo soy nacido en Barcelona, pero mis antepasados lejanos eran del Sobrarbe.
    Te animaría a visitar también los pueblos cercanos de Lacort, Lavelilla y Jánovas, abandonados por la construcción de un embalse que nunca llegó a realizarse. Sobretodo este último, es espectacular de visitar, ya que era el más grande y aún se pueden apreciar bien sus antiguas calles.
    Un saludo!
    Roger.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Roger me alegra que te guste el blog. Si tienes raices en Sobrarbe no seras ajeno al problema de la despoblación que tiene esta comarca con multitud de pueblos vacios entre ellos los tres que comentas, especial es el pueblo de Jánovas por la historia tan triste que lleva a sus espaldas.
    Visité los tres pueblos hace unos cuantos años pero los tendre que revisitar proximamente.
    Gracias por tu comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, mi abuela es de Campodarbe y su madre se apellidaba Buil Juste(efectivamente, dos de las casas que salen en las fotografías).Yo siempre he ido con mis abuelos a esa zona, porque les gustaba mucho pasar unos días y recordar tiempos muy lejanos
    Gran trabajo de recopilación de información.
    Un saludo muy afectuoso

    ResponderEliminar
  11. Hola!!! Mi familia es la de casa Juste,mi padre se crió allí hasta q bajaron a Monzón. He subido varias veces y me encanta ponerle lugar a las historias q mi padre y tíos m cuentan d cuando eran pequeños.
    Por cierto, al q habla de Carmen Campo Nasarre decirle q mi yaya nombraba unos familiares q marcharon a Vitoria, igual somos familia lejana...

    Un saludo,

    Sara Campo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Faustino, cuando te remita el video, sabrás mas de este pueblo
    Saludos
    Miquel Allué

    ResponderEliminar
  13. Hola a todos. Mi abuela materna era Concha Valero Bellosta, fallecida en casa de mis padres en Barcelona en verano de 1.973. Nunca visité Morcat, aunque sí Boltaña donde sé que tengo familia aunque he perdido totalmente el contacto Mi agradecimiento a Faustino por la labor realizada. Ha sido realmente gratificante ver la foto de la Casa Valero.
    Saludos

    Ricardo Castillo Alonso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea en fotografías, tienes una visión de donde provienen tus raíces. Si tuvieras ocasión te recomiendo que visitaras Morcat porque merece la pena.
      Gracias Ricardo por dejar tu comentario, has hecho un humilde homenaje a la memoria de tu abuela.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Hola Faustino!! Bonito homenaje a todos los que tuvieron que marchar.
    Mi padre es de casa Buil de Morcat y fueron los últimos en irse del pueblo... una pena, la verdad!
    Mis abuelos José Allué y Antonio Allué siempre tenian a Morcat en la boca.
    Para mi unos de los sitios más bonitos, que voy a decir...
    Las Fotos muy bonitas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en que Morcat es uno de los lugares más bonitos que pueda haber, y yo soy imparcial para decirlo, pero este pueblo tiene un encanto tremendo.
      Ya me imagino que tus abuelos tendrían mucha añoranza del sitio donde habían vivido toda su vida.
      Efectivamente los de Casa Buil fueron los últimos en marchar, ya no les quedaría más remedio. Si me pudieras concretar el año en que se fueron te lo agradeceria.
      Gracias por tu bonito comentario.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola Soy Miguel Allué Aguilar, hijo de Nicolás que nacio en Morcat (Casa Bara), teniamos familia en todas las casas, como `pr ejemplo casa Sánchez que tenian el,ismo apellido, hace dos años que fuí con un sobrino y primo que también se llama Miquel Altemir Allué

      Eliminar
  15. Se lo preguntaré a mi padre, creo que el tenia 16 años cuando se vinieron a Lleida.
    el año ya te lo diré seguro. y si quieres saber algo mas solo tienes que preguntar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si me gustaría saber más cosas, porque el testimonio de tu padre puede aportar más datos a la historia de Morcat y enriquecer todavía más la calidad del blog. Eso si quieres lo podríamos hacer por correo electrónico.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Hola Faustino,en primer lugar darte la enhorabuena por tu fantastico trabajo, BUENA INFORMACION Y PRECIOSO REPORTAJE FOTOGRAFICO.
    Soy oriundo de San Martin de Morcat, lo que hoy tiene por nombre Condado de San Martin ,totalmente rehabilitado y que como muchos saben se encuentra situado a las faldas de Morcat ( se puede visitar en la web )
    Mis origenes por parte de mi padre proceden de Morcat,mi abuelo era Nicolas Allue ( De casa Juste).Mi padre, Jose Luis Allue tiene grabada con emotividad su niñez en Morcat, alli fue a la escuela y de sus gentes aprendio los valores que le caracterizan.Sus cuantiosos recuerdos estan relacionados con la caza que desde muy niño hasta muy abanzada edad utilizo estra practica por NECESIDAD,el me enseño desde ñiño que las armas las carga el diablo.
    Te invito a que lo conozcas para desarrollar si cabe tu fantastico blog.
    Dejo mi correo para quien desee obtener informacion o hacer cualquier tipo de consulta:
    alluenasarre@gmail.com
    condadodesanmartin@gmail.com

    UN SALUDO A TOD@S Luis Angel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que me gustaría conocerle, seguro que tiene cosas interesantisimas que contar.
      Gracias por tu comentario Luis Angel.
      Saludos.

      Eliminar
  17. hola Faustino soy el hijo de Jose Allue descendiente de casa Buil de Morcat soy hermano de Montse Allue que el otro dia ya te escribio me dice mi padre q se fueron los ultimos en abril del año 1967 LOS DIAS MAS TRISTES DE MI PADRE DE MI ABUELO Y DE SU HERMANO ANTONIO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el dato que es de gran valor.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Que gracia le ha hecho ver esto a mi abuela!! Se ha emocionado al reconocer el sitio donde paso su niñez. Ella nació en Luparuelo pero iba cada día a Morcat a la escuela. Ahora mismo me esta contando anécdotas de las casas que se nombran aquí y las fiestas que se pegaban bailando con una gramola. Mi abuela se llama Encarnación Nasarre Nasarre.
    Dejo aquí mi correo por información: casaluparuelo@gmail.com

    ResponderEliminar
  19. Hola a tod@s....soy de barcelona, pero todos los veranos e inviernos de mi infancia los pase haciendo excursiones con mis primos por morcat..al principio mis abuelos maternos (Aurerio Vara y Isabel Finez) tenian una casa en La Torrecilla, de mientrs que vivian alli, mis tios estaban contruyendo otra casa en el pueyo de puigmorcat,donde mas adelante pasarian y pasan a hacer vida alli.Tambien era un pueblo abandonado..hace siete años que no voy pero hecho de menos esa sensacion que parece que el tiempo se detenga....
    Saludos....

    ResponderEliminar
  20. Hola yo soy de Luparuelo de donde bajamos a Monzón en el año 1962, pero siempre lo recuerdo como el lugar de donde nací, y jugando con los niños de Morcat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Me gustaría incorporar esa relación que teníais los de Luparuelo con Morcat al reportaje. Contar como se veía la vida cotidiana de Morcat a través de los ojos de un niño que venía de fuera.
      Si quieres facilitame algún contacto o escríbeme al correo electrónico que hay en la columna de la derecha y hablamos.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  21. Mi nombre es Jose Morcate Barcelo y naci en Cuba.Mi bisbuelo nacio en Loporzano antes de 1860 y fallecio en Santiago de Cuba en 1916. Pienso visitar Huesca, Loprzano etc. el proximo Junio y me intriga saber el origen del nombre Morcat. De todas maneras pienso visitar el pueblo. Muy agradecido por la bella descripcion de este pueblo que considero mio. Vivo
    en Miami y tengo 81 anios.

    ResponderEliminar
  22. Yo no tengo nada que ver con el pueblo, pero si que he ido en varias ocasiones en bicicleta pues me gusta practicar enduro y gracias a esta aficion cada año que vengo subo desde puyarruego.
    La primera vez me quede asombrado de las vistas y de sus casas,cuando llegas es impresionante lo que se respira ahi arriba es como si tubiera magia el pueblo.
    La narracion que has hecho es fantastica felicidades!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es qué Morcat tiene mucha magía!
      Pueblo guapo y atractivo en toda su magnitud.
      Lo tiene todo para ser uno de los despoblados más bonitos de España: un entorno privilegiado, la belleza sin igual de sus viviendas, una magnifica parroquial y que decir de las maravillosas e inigualables vistas que se tienen desde esta atalaya que es el pueblo de Morcat.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  23. Hola, he leído en unas cartas antiguas la historia de la ronda de Yadico (posiblemente esté mal escrito): una ronda de un pueblo "más arriba de Boltaña", celebrada el 25 de agosto, que consistía en marcar con chocolate fundido y un marcador de reses a las mujeres del pueblo. Busco en internet y no encuentro nada, entonces pienso que debía ser la tradición de algún pueblo desaparecido. Como he visto un post sobre pueblos desaparecidos en esta página web, me preguntaba si alguien sabría algo de esta fiesta. Gracias.

    ResponderEliminar