Torrolluala del Obico (Huesca)


Torrolluala del Obico es una pequeña población situada en una cresta sobre el barranco de San Juan cuando este va perdiendo altura. Una única calle dispuesta en forma de media luna conformaba el trazado urbano. Cuatro viviendas daban forma al caserío acompañadas de diversos edificios secundarios (molino, herrería, horno, pozos, bordas).
Llegaron a disfrutar de la luz eléctrica proveniente de la central de Boltaña desde antes de la guerra civil.
Cada casa tenía su horno para hacer el pan.
Para abastecerse de agua lo hacían de dos pozos que había en el pueblo.
Sus tierras estaban sembradas de cereal principalmente (trigo, cebada, avena), además de patatas y judías.
Iban a moler el grano a la harinera de Boltaña.
La ganadería estaba conformada por ovejas y cabras en menor medida. Los de Javierre eran los únicos que no tenían ganado.
Un tratante de Adahuesca (Lorenzo) venía periódicamente a comprar los corderos.

No tuvieron nunca escuela y los niños acudían a la de Torruellola de la Plana con casi una hora de caminar diario.

"Yo dejé de ir a la escuela a Torruellola porque había una maestra que no enseñaba nada, solamente acudí durante medio año con asiduidad cuando la maestra que estaba se fue y José de casa Barcolino se hizo cargo de los niños (sin ser maestro). Con él si aprendí algo, tenía más aptitud y conocimientos que algunas maestras". ISMAEL OTIN.

El cura venía de Laguarta (mosén Ángel). Solía decir misa una vez al mes.
El médico venia desde el otrora pueblo importante de Secorún y hoy día abandonado, posteriormente lo hacía el de Laguarta y en los últimos años era el de Orna de Gállego el que venía a visitar al enfermo cuando la ocasión lo requería.
El cartero venia con la correspondencia desde Secorún (Antonio), posteriormente venía el de Laguarta.
El herrero acudía desde Letosa.

El 30 de noviembre celebraban la fiesta grande en honor a San Andrés, pero se cambió al 16 de septiembre porque a últimos de noviembre hacía muy mal tiempo. Duraba tres días.
El baile se hacía en el salón de casa Sampietro o en el de casa Cebollero.
Los músicos de Labuerda estuvieron viniendo durante varios años a amenizar el baile con su música. Posteriormente fueron los músicos de Santa María de Buil los que venían a tocar a las fiestas.
Venía la juventud de Torruellola de la Plana, de Matidero, de Bara, de la Pardina Albás, de Letosa, de Bagüeste a disfrutar de las fiestas.
En enero hacían la fiesta pequeña en honor a San Fabián.

Al igual que sus vecinos de Torruellola de la Plana se desplazaban de cuando en cuando a Boltaña a la compra, venta o intercambio de productos. Tres horas tenían de desplazamiento.

"En cierta ocasión en la feria de Ainsa siendo yo adolescente pude vender una vaca que estaba difícil darla salida. Tras un tira y afloja con el tratante conseguí venderla al precio que teníamos previsto. Mi padre que vio toda la operación se mostró bien orgulloso de mi talante para negociar y me compró un traje". ISMAEL OTIN.

A últimos de los 50 y primeros 60 se empezó la construcción de la pista que bajaba desde la carretera por medio de una empresa maderera para sacar la madera desde la pardina Albás, lo que revitalizó un poco a estos pueblos, dio trabajo a varios vecinos en la elaboración de dicha pista a golpe de pico y pala para hacer accesible lo que siempre fue un camino de caballerías a vehículos, como por ejemplo a los del Molino Escartin que tenían panadería y con un camioncico llevaban el pan a Torrolluala y otros lugares.
Pero aun así Torrolluala ya estaba herido de muerte y la emigración acabó por llamar a sus puertas, llevándose a sus vecinos en busca del mejor futuro de las ciudades (Lleida, Huesca y Barbastro), siendo Pedro Campos y su familia (Casa Cebollero) los últimos en marchar del pueblo hacia el año 1967 aproximadamente.

Visita realizada en mayo de 2011.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Vista de Torrolluala llegando por el camino de las Casas de Montalbán.



Entrada al pueblo por el camino de Torruellola de la Plana.




Foto cedida por Eva Otin

Años 70. Vista parcial de Torrolluala. A la izquierda de blanco casa Sánchez y de frente casa Sampietro.



Casa Javierre. La habitaba el matrimonio formado por Antonio Cebollero y Pilar Javierre. Tuvieron una hija: Marí Carmen.
Se marcharon a Laguarta para en una segunda emigración hacerlo a Huesca.



Casa Javierre. Preciosa portada en arco de medio punto. Dovela central (clave) tallada con motivos vegetales.



Casa Cebollero. Fue la última en cerrarse en Torrolluala. La habitó el matrimonio formado por Pedro Campos y María. Tuvieron cuatro hijos: Miguel, José, Ramón y Pilar.
Emigraron a Lleida.



Casa Sánchez. Vivía en ella el matrimonio formado por Manuel y Josefa. Tuvieron dos hijas: Irene y Matilde.
Emigraron a Barbastro.



Lateral de Casa Sanchez y horno a la derecha.




Casa Sampietro a la derecha, es la que peor conservada se encuentra, se ha caído gran parte de la vivienda, al fondo borda de Casa Cebollero.



Foto cedida por Eva Otin

Años 70. Casa Sampietro.



Magnifico pozo cubierto y pila adyacente. De este pozo y otro que hay en la otra parte del pueblo se abastecían los vecinos de agua para consumo.



La herrería. Pedro Alastrué y luego su sobrino eran los herreros que venían desde el pueblo de Letosa.



A 100 metros del pueblo en el camino hacia Torruellola de la Plana se encuentra la iglesia de San Andrés, con el pequeño cementerio adosado.



Acceso a la parroquial, tiene la particularidad de que se accede al templo por debajo del coro.




Interior de la iglesia. Capillas laterales y coro.




Interior de la iglesia, la vegetación recupera el terreno que un día fue suyo. Nada queda ya de las pinturas murales que consiguió fotografiar Arturo González en su esplendido libro: La montaña olvidada, Despoblados del Alto Alcanadre y que como bien vaticinó su ruina seria total en pocos años.



Molino de Torrolluala, escondido entre la vegetación y de difícil acceso. Era propiedad de Casa Cebollero, a él venían desde diversos pueblos a moler el grano que se utilizaba para dar de comer a los animales.



Una vez más Arturo González llegó a tiempo de fotografiar para su libro el interior del molino con varias piezas en buen estado: tolva, guardapolvos, distribuidor, etc. Hoy día el tejado se ha hundido y todas las piezas se han mezclado con las vigas y los cascotes.

12 comentarios :

  1. ¡Cuánta belleza!....
    La iglesia, parece sacada de un cuento.
    Y qué tristeza da ver estas imágenes.

    Muchas gracias por mostrárnoslas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que fotos más esclarecedoras, hablan por si solas. Me hace recordar al abuelo Melchor que nació en Torruellola de la Plana, en casa Melchor precisamente. Gracias Faustino.

    ResponderEliminar
  3. Gran reportaje, imagino que disfrutaste mucho en este pueblo, muchas sensaciones se sienten al pasear por sus calles, ¿verdad?. Es un lugar espectacular como también lo es otro pueblo vecino que tu también conoces bien, Torruellola de la Plana.
    Gracias por seguir con esto Faustino, ya sabes que te admiro mucho.
    Un abrazo.

    Cristian Laglera.

    ResponderEliminar
  4. Magnifico blog,hice un trabajo para la Junta de Castilla y león en el año 1986 sobre despoblamiento ya te mandares documentos, ultimamente he estado visitando los despoblados de las Merindades . En Castilla y león va a mas
    Tengo un blog sobre la trashumancia que me gustaria vieras. Ete patrimonio nadie le hace caso y es de una bella. gracias por enseñalo
    mi blos htto://teson-ilustrados.blogspot.com
    Santiago Bayon Vera

    ResponderEliminar
  5. Viendo las fotos... me recordaban a Bergua: su iglesia, Escartín: sus casas, me recordaban...
    Saludos desde Madrid: PAQUITA

    ResponderEliminar
  6. Me gusta muchísimo la cita del principio, no todos los pueblos deshabitados están abandonados. En Lanuza nunca hubo abandono, en cuanto nos sacaron, nuestro lucha común fue volver. La unión hace la fuerza.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por las fotos , cuando vaya al pueblo de mi abuelo entrare a verlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que disfrutes la visita al pueblo de tu abuelo. La ocasión lo merecerá y Torrolluala también.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Lucas y Eduardo Cebolleromiércoles, 16 enero, 2019

    La fecha aproximada de nuestro viaje es 5/5 o 6/5 o 7/5 o 8/5 //2019
    A partir de hoy estaremos visitando esta página frecuentemente. Ideas y sugerencias serán bienvenidas. Atentamente Lucas y Eduardo Cebollero

    En el mes de mayo de 2019 visitaremos Torrolloala del Obico y Nos gustaría recibir sugerencias acerca de los caminos y detalles de interés acerca de los alrededores. Haremos fotografías y contaremos nuestro viaje en el foro. Vendrá con nosotros El Dr. Francisco Cebollero y familia (Desde Puerto Rico)

    ResponderEliminar
  9. Eduardo Cebollerosábado, 16 febrero, 2019

    Esperamos visitar Fiscal, Albella, Torrolloala de la Plana, Lourdes. La idea es alojarse en Boltaña unos dias ....Alguna sugerencia...Algo más cerca? O algo particulaarmente interesante?

    ResponderEliminar
  10. Eduardo Cebollero, ¿es usted a quien conocimos este 1º de mayo en el patio interior de la Biblioteca de Cataluña, Barcelona?
    Somos José Eduardo Abela Montoya, y mi esposa Vera Hofbauerová.
    Podríamos establecer un contacto ahora, y no tener que esperar necesariamente al 1º de mayo de año que viene. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar