Guijasalbas (Segovia)


**Pueblo de propiedad privada**
**Esta vallado**
**Explotación ganadera**


Guijasalbas es un anejo de Valdeprados situado a orillas del río Moros. Pueblo con sabor y con historia que ya aparece citado en documentos del siglo XI. Perteneció durante varias generaciones a la familia del conde Puño en Rostro hasta que en el siglo XX es propiedad de don Alfonso Velarde de la Piñera, conde de Velarde.
Sus habitantes eran renteros, tenían arrendadas las casas y las tierras al conde.
Tenía buenas tierras de labor y de pastos dedicadas mayoritariamente al cultivo de trigo y cebada y a la explotación de numeroso ganado vacuno.
Quince viviendas conformaban Guijasalbas, entre las que sobresalía la casona, conocida también como el hotel de los Velarde, donde el conde se instalaba en sus visitas al pueblo.
Celebraban sus fiestas patronales para San Martín el 11 de noviembre. Misa, procesión y baile eran los actos principales de estas fiestas. El baile se realizaba en una amplia nave acondicionada para la ocasión y estaba amenizado por los músicos de Vegas de Matute al son de dulzaina y tambor para hacer bailar a todos los presentes jotas, seguidillas, pasacalles, etc. Acudía gente de todos los pueblos de alrededor, como Vegas de Matute, Zarzuela del Monte, Valdeprados entre otros. Era costumbre también elaborar unos exquisitos bollos en los hornos, que se consumían acompañados de un refresco y en la comida no podía faltar el pollo de corral bien engordado para la ocasión.
Tenían una fiesta pequeña el día 8 de diciembre para la Inmaculada Concepción.
El cura venia desde Valdeprados a oficiar la misa.
Había escuela en el pueblo, primero estuvo situada en una dependencia de la casona y luego se construyó otra en un lateral de una casa. El maestro residía en el pueblo (Don Nemesio).
El médico venia desde Vegas de Matute.
El cartero residía en Valdeprados, recogía la correspondencia para su pueblo y para Guijasalbas.
Todo dio un cambio radical en el año 1954 cuando don Alfonso decidió rescindir el contrato de los renteros, y aunque estuvieron en pleitos estos tuvieron que abandonar el pueblo. El conde cambió los métodos de trabajo, trajo la maquinaria agrícola y contrató trabajadores a sueldo que estuvieron durante años viviendo en el pueblo, pero esto también se acabó y el pueblo al día de hoy está dedicado a la explotación de ganado vacuno pero sin habitantes permanentes en el pueblo.

"Era un pueblo donde se vivía muy bien, con buenas tierras y buen ganado, había mucha caza en el término y abundante pesca en el río Moros. El pueblo estaba muy bien comunicado pues todos los días pasaba por allí a las nueve de la mañana el coche de línea (Correo), que hacía el recorrido Ávila-Segovia, para todo aquel que tuviera que desplazarse a la capital haciendo el viaje de vuelta en el mismo transporte por la tarde.
Había molino, tienda y taberna, lo que no había en otros pueblos de alrededor, hacíamos unas fiestas de las mejores del contorno pero al llegar la mecanización del campo el conde prescindió de los renteros y optó por sacarle él todo el rendimiento a la producción agrícola y ganadera".
(Antiguo vecino de Guijasalbas).


Visitada realizada en solitario en septiembre de 2010.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

La casona, conocida también como el hotel de los Velarde, donde el conde se alojaba cuando venía a Guijasalbas.



La casona y sus construcciones auxiliares vistas por detrás. Pese al buen aspecto exterior, se encuentra en ruinas como todas las casas del pueblo.



La iglesia parroquial de San Martín, sin tejado se encuentra en ruina total. A la izquierda anexa a ella estaba la casa del cura que al no residir aquí era utilizada como vivienda por el maestro.



La casa del tío Alejandro.




Vista trasera de la casa del tío Alejandro, con la espadaña de la iglesia asomando tímidamente por encima de los tejados. Las cuatro columnas del potro de herrar quedan como vestigio de un rico pasado ganadero.



La casa del tío Bernardino, de buen porte y bastante entera en su aspecto exterior.




Vista parcial del pueblo donde se aprecia en tejados y muros de las edificaciones el desgaste que produce el abandono y las inclemencias del tiempo.



El potro de herrar animales, detrás una de las viviendas de nueva construcción después de la marcha de los renteros, tenia garaje y piscina pero también acabó agonizando y está en ruina con el hundimiento del tejado, al fondo la casona.



Peanas que sujetaban dos cruces de piedra, otra huella del pasado.




Vivienda y detrás la casona.




Calle de Guijasalbas.




En la prolongación de la nave se construyó otra de las nuevas viviendas que también está en ruinas actualmente.



A unos 300 metros del pueblo, junto a una frondosa arboleda por donde discurre el río Moros se encuentra la vivienda y el molino del tío Jacinto.



Fachada del molino harinero del tío Jacinto. Aquí venían también a moler los del pueblo de Valdeprados.

21 comentarios :

  1. La Nobleza como siempre; todo para ellos. Prefieren el abandono a que alguien saque un poquito de producto de sus tierras.
    Una vez más, en Guijasalbas, se cumplió este principio.

    ResponderEliminar
  2. Tengo casa en Marugán y en un par de ocasiones he estado en Guijasalbas. Es un lugar que inspira profunda nostalgia. Gracias por el reportaje

    ResponderEliminar
  3. No hace demasiado tiempo (quizá 5 o 6 años) aun quedaba una familia viviendo... pero en mi ultima visita me di cuenta que ya no quedaba nadie y estaba vallado... me dio mucha pena. Pero quien sabe el futuro! Quizá resurja con fortaleza!

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Mi abuelo vivió en este pueblo y hay tantas cosas bonitas q me han contado, q es una lastima ver esas fotos de abandono

    ResponderEliminar
  5. JOSÉ MANUEL MONTERO MORENOjueves, 02 mayo, 2013

    José Manuel Montero Moreno.
    Yo nací en Guijasalvas en 1960, y aunque viví solo hasta los 8 años allí guardo los mejores recuerdos de mi niñez. Siento tristeza al ver el pueblo abandonado y derruido yo he estudiado en esa escuela, he sido monaguillo en la iglesia y mis juegos favoritos eran pescar cangrejos en el río Moros y disfrutar del campo.

    ResponderEliminar
  6. Una preciosidad de entorno, muy cercano por cierto a la Risca de Rio Moros.

    Gracias

    ResponderEliminar
  7. mi primer dia de escuela fue en guijasalbas con 5 años mi padre trabajaba para el conde velarde y yo tengo recuerdos de el ysu familia yo jugaba con sus hijos cuando estaban en el pueblo tengo muy buenosrecuerdos del lugar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mis padres tenian unos tios que vivian en el pueblo de guijasalbas y me llevaron con unos meses estuvieron 7 años una hermana nacio estando alli ya pertenecia a valdeprados a la escuela iriamos cerca de 15 niños. miis padres despues de este tiempo se fueron a la rumbona y el escobar pero vivian en madrona con 10 años volvieron a nuestros origen la villa de fuentidueña me gustaria mucho contactar con alguien de aqueña etapa de mi vida que me trae tambuenos recuerdos, saludos

      Eliminar
  8. Una inmensa tristeza inunda mi alma. Al azar,este enamorada del topónimo GUIJASALBAS,se tropezó con el acongojante, aunque excelente, reportaje de F.C.Este salmantino. prof.archijubilado de la complutense,estuvo en l949-l1951,, con 22 años, de maestro en Vegas de Matute.Inolvidables mis paseos a Guijasalbas acompañando al médico de Vegas o para tomar el coche de línea para Ávila o Segovia o visitar a la joven compañera -¡ todavía G tenía escuela!.Al leer la inclusión de G. en el enunciado de Pueblos deshabitados en Googel,se me encogió el alma. Un fuerte abrazo para esos hijos del pueblo supervivientes. ManuelJoséGonzález

    ResponderEliminar
  9. Mis abuelos eran de alli y alli nacio mi madre y mis tios. Mi abuelo era el guarda y vivian en la casona. Me han contado muchas historias y he oido hablar de la familia Velarde y de las personas que se citan en el reportaje. Cada verano hago una paradita relampago en Gijasalbas porque me invade una enorme tristeza por el estado en que se encuentra y por el recuerdo de mis antepasados, alguno enterrado alli. Gracias por el reportaje..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena parte de tus raíces están en este pueblo de Guijasalbas por lo cual tiene que estar siempre en tus recuerdos. Seguro que te invadirá mucha tristeza y melancolía cuando estés in situ en el pueblo pero tienes que coger el lado positivo y es poder visualizar donde dio sus primeros pasos tu madre, donde fue creciendo, donde se enfrentaba a la vida, donde tendría sus primeros sueños e ilusiones.
      Sigue visitando Guijasalbas siempre que puedas y deja volar la imaginación al son de lo que te han contado tus familiares sobre sus años de vida allí.
      Gracias por dejar tu comentario Segoviana.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Hola a todos.
    Hace 5 años escribí un reportaje para la agencia Era Rural sobre el caserío de Guijasalbas.
    os dejo el enlace para quien quiera leerlo.

    http://segoviaaldia.es/not/9561/guijasalbas-ayer-senorio-hoy-soledad-/

    Un saludo y enhorabuena por el tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante y bien documentado el articulo.
      Gracias por compartirlo.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Hace unos días he visitado las ruinas de Guijasalbas ¡qué pena me ha dado verlo así!

    En la década de los 70 lo visité junto al conde Velarde, quien se quejaba de los pescadores porque atravesaban su finca, molestando al ganado.

    Muy buen reportaje. Gracias.

    JJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muchos los años que han pasado desde aquella visita en los años 70 por lo que lógicamente te habrás llevado una pequeña decepción de ver la decadencia del pueblo, pero ahora tiene encanto de distinta manera, el de las ruinas en progresivo deterioro, agonizantes.
      Gracias JJA por dejar tu comentario.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Faustino ¿sabes si la entrada y el camino que atraviesa Guijasalbas es público?

    JuanJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo se, lo desconozco. Si no esta declarado de servidumbre de paso si puede ser que sea privado, pero no tengo conocimiento sobre el tema. Tampoco recuerdo que hubiera ningún camino que atravesara el pueblo.

      Eliminar
  13. Buenos días Faustino, gracias por tu reportaje. De verdad es un lugar que llena de nostalgia.
    Me gustaría saber quién te informó sobre los antiguos pobladores de Gujasalbas, ya que has escrito en las fotos "Casa del tío tal o cuál". Mis bisabuelos y mi abuela materna vivieron allí,y sería bonito saber si verdaderamente fue en una de las casas que has fotografiado.
    Gracias de nuevo y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en todos los pueblos del blog recabo información por medio de la gente que vivió en estos lugares. En el caso de Guijasalbas fue con un vecino de Valdeprados. Ellos son la mejor fuente de información.
      Eloísa lo mejor que puedes hacer si quieres es dejar el nombre de tus antepasados en un comentario y quizá alguna persona de las que vivieron antiguamente en Guijasalbas cuando lo lea te podrá indicar cual era la casa de tus familiares o bien pasar un día por Valdeprados si no te pilla muy lejos.

      Gracias por dejar tu comentario y me alegra que te haya gustado el reportaje.
      Saludos.

      Eliminar
  14. abandono, abandonados, ni la vida se respeta, todo olvido, ni las piedras quedaran, todo sueño, quien ha vivido, quien ha sufrido, quien ha labrado el campo, mi campo, todo olvido mas siendo todo memoria,yo no te olvido

    ResponderEliminar
  15. Oí hace años un verso que se refería a este pueblo
    Que bonito Gijasalvas
    el día de San Martín
    con el baile en una cija
    y tocando "gorrinín"
    Saludos

    ResponderEliminar