Castil de Carrias (Burgos)


Agradecimiento muy cordial y efusivo para Irene Saez Saiz por su extraordinaria colaboración y ayuda en la aportación de datos acerca de su pueblo. Una amabilidad tremenda.
Irene es autora de un magnifico blog, donde entre poesías, relatos y recuerdos nos invita a saber más sobre Castrillo, pueblo al que ama con verdadera pasión. Entrañables son las historias de Maria donde a través de los ojos de una niña podemos leer como era la vida y costumbres en este pueblo.
Imprescindible visita al blog: Poesia en mi vida



Uno de los pueblos míticos de la despoblación en España, ese es Castil de Carrias, pueblo relativamente grande y con un excelente estado de conservación de sus edificaciones. Resulta sorprendente pasear por sus calles y no encontrar un alma, parece como si sus vecinos hubieran ido a realizar alguna faena y fueran a regresar a casa de un momento a otro.
El lugar te envuelve con su belleza silenciosa y es de lo más bonito que el visitante se pueda encontrar.
El pueblo era más conocido en toda la comarca por Castrillo que por su propio nombre.

"En cierta ocasión un señor de otro pueblo, que iba a comprar paja con su carro y su ganado, al llegar al indicador en el que ponía el nombre oficial del pueblo y no reconocerlo, siguió carretera adelante sin entrar. Después de recorrer varios kilómetros más, ya le pareció que algo no iba bien, y al pasar por otro pueblo, preguntó a alguien con quien se encontró en su camino.
-¿Pero donde está Castrillo? Me dijeron que estaba a catorce kilómetros del mio, y creo que ya llevo andados muchos más.
-Ese pueblo lo has dejado atrás hace más de una hora.
-Pues no lo he visto, en ninguno de los carteles ponía ese nombre.
Al buen señor hubo que explicarle el juego de nombres, después de todo, seguro que ya no volvió a equivocarse". IRENE SAEZ.


Algo más de 55 viviendas componían el pueblo. Casas de buena construcción y algunas de gran tamaño.
Situado en una paramera al borde de una hondonada del terreno. Sus campos se sembraban principalmente de trigo, cebada y yeros. En la ganadería era la oveja lo que más abundaba, pero los castrillanos fueron conocidos también por tener una importante cantidad de ganado mular. Cada vecino tenia varias mulas y las más pequeñas que aun no trabajaban eran llevadas a apacentar por un muletero. A esto se le llamaba la dula de Castil y era una de las más grandes del contorno.
La fiesta principal del pueblo era la fiesta de Gracias que se hacia en septiembre en fecha acordada cuando se hubieran terminado las faenas del campo y procurando que no coincidiera con ninguna de otros pueblos. Duraban dos días y solía subir algún acordeonista de Belorado o Briviesca. Por la mañana se hacia una ronda antes de la misa por parte de los músicos por las calles del pueblo, después una misa y una procesión llevando a la virgen hasta la ermita. Se hacia un pequeño baile hasta la hora de comer. Por la tarde se rezaba el rosario, quedando para el final el baile principal.
Se acostumbraba a hacer una comida un poco especial para todos los familiares que venían de fuera y se preparaban sopas de fideos y paella con conejo o pollo.
Tenían otros días festivos como el 7 de agosto, día de los Mártires de Cardeña.
El día 11 de junio celebraban a San Bernabé.
El día 15 de mayo celebraban a San Isidro. Se hacia una misa y se iba en procesión a la salida del pueblo donde el cura bendecía los campos.
El cura (don Jenaro) acudía cada dos domingos a celebrar misa desde Bañuelos de Bureba, había que ir a buscarle con una mula, de Bañuelos también venia el cartero que bajaba a Briviesca a pie dos veces por semana a recoger la correspondencia y luego la repartía en Bañuelos, Carrias y Castil.
Si había maestra residente que se hospedaba en alguna casa del pueblo.
El medico había que ir a avisarle a Briviesca si había alguna enfermedad grave, esperar a que el medico hiciese la visita para comprar las medicinas que hubiera recetado y volver al pueblo.
Por Castrillo aparecía el panadero de Belorado o el pescadero de Briviesca primero en una bicicleta y luego en una moto, los leñeros de Cerratón de Juarros y Turrientes también aparecían por allí para vender leña de la que andaban escasos en Castil debido a la falta de arbolado en su termino.
El grano transportado en carros lo llevaban a moler a los molinos de Fresno de Rio Tiron o de Alcocero de Mola.
La luz eléctrica y la carretera llegaron en los años 50 al pueblo y fue todo un acontecimiento, pero pese a estas mejoras no fue obstáculo para que los castrillanos fueran tomando el camino de la emigración, y una de las causas principales fue la falta de agua, tenían dos fuentes por debajo del pueblo pero no eran buenas para beber ni para lavar la ropa, solo era apta para los animales, además del sacrificio que suponía subirlas hasta el pueblo por un camino muy empinado e impracticable en los meses de invierno, por lo que los castrillanos tuvieron que recurrir a los tinajeros adonde conducían el agua de lluvia debidamente canalizada de los tejados para almacenar agua para beber e incluso algunos vecinos en ocasiones iban con cantaros en los carros hasta Belorado, Villalomez ó Villanasur Montes de Oca a por agua potable. Con la paradoja de que se construyo una fuente con agua potable canalizada desde Villafranca Montes de Oca cuando ya solo quedaba un vecino viviendo en el pueblo. Así que el problema del agua añadido a la marcha de la gente joven hacia las capitales fue acelerando el proceso de despoblación en el pueblo. La gente se marcho principalmente a Bilbao, Briviesca y Burgos.

"Ya no llegaban a media docena de vecinos. Varias personas mayores habían fallecido y otras se fueron con sus hijos. La taberna ya no la alquilaba nadie y los vendedores de fuera dejaron de llegar. Todos fueron vendiendo el ganado, tanto las ovejas como las mulas. Otros vendieron las fincas. Se hizo la parcelaria agrícola y las fincas se hicieron mucho más grandes. Algunos vecinos compraron tractores, se fueron a otros pueblos o ciudades más grandes y desde allí llegaban a hacer las faenas del campo. Para recoger las cosechas empezaron a llegar cosechadoras. Cada vez era más difícil estar allí, sobre todo para los que no tenían coche.
En el año 1975 llegó el momento en el que sólo quedó una persona. Esta persona era un señor que estaba acostumbrado a vivir en el campo, con sus dos perros, su escopeta de caza y sus gallinas, estaba soltero y no tenía ni pedía, cuentas a nadie. Sus hermanos quisieron llevarle con ellos, pero el prefirió quedarse y vivir a su aire. Le dejaron la casa de la taberna en la cual estaba el teléfono y alguien le regaló una radio para que no se sintiera tan solo". IRENE SAEZ.


Este hombre era Florentino Gonzalez que vivió solo en Castil durante 19 años hasta el año 1994 en que unos cazadores lo encontraron recién muerto en su casa con la comida hirviendo todavía en el puchero, poniéndose fin así al ciclo de vida en Castil de Carrias. A partir de aquí llegó el saqueo de las casas y la iglesia, un expolio que fue brutal según sus antiguos vecinos. Un mal endémico que ha azotado a todos los despoblados desde los años 60 que empezó la emigración masiva, cuando un pueblo se quedaba vacío (e incluso con algunos vecinos todavía viviendo) al día siguiente los amigos de lo ajeno ya estaban abriendo todas las casas en busca de antigüedades, muebles, herramientas y adornos de valor.
Actualmente el pueblo es frecuentado por los agricultores que trabajan las tierras y por los cazadores en temporada. Desde hace unos años se celebra el ultimo sábado de agosto la fiesta de Castrillo en donde vuelven por un día los que se fueron y sus descendientes. Se monta una carpa, se realiza una misa y una procesión, para continuar con un pequeño baile y una comida de hermandad, realizando por la tarde una serie de actividades y juegos y una chocolatada, sirviendo este día como encuentro de confraternización entre gente que llevaba años sin verse.

A MI PUEBLO SOLITARIO
Pueblo mío que estás triste, pueblo mío que estás solo,
en soledad infinita, de destrucción y abandono.
Rezuman todas tus piedras, lágrimas de desencanto,
porque tus hijos queridos, todos nos hemos marchado.
Venimos a verte un día, llenas de amor nuestras manos
y unidas unas con otras, todos juntos te abrazamos.
Te abrazamos con ternura, te miramos con amor,
mas tus casas derruidas, nos causan un gran dolor.
Los años cambian los cuerpos, pero no cambian las almas
y todos los castrillanos, quisiéramos volver mañana.
Y quedarnos para siempre, para que no sufras más,
y hacer con todas tus piedras, una inmensa catedral.
"Irene Saez".


Visitas realizadas en abril de 1992, febrero de 1995 y abril de 2009.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Entrada a Castil de Carrias por la carretera.




La iglesia parroquial de Santa Maria, tiene la curiosidad de que la torre del campanario esta exenta de la nave central quedando entre medias un pequeño edificio municipal que era utilizado por los taberneros como almacén.



Interior de la iglesia. Altar mayor y por encima la huella donde estaba el retablo. Un expolio impresionante, hasta las tumbas de los antepasados fueron profanadas levantando todas las losas.



Interior de la iglesia. Coro y escalera de subida.




La escuela vista desde los porches de la iglesia.




El edificio de la escuela y el ayuntamiento. La escuela estaba en la planta baja y el ayuntamiento en la de arriba.
"La escuela era un edificio grande de dos plantas. A la entrada estaba el buzón, en el que se dejaban las cartas para que se las llevara el cartero. Arriba estaba el ayuntamiento, y abajo estudiaban los niños. Había una sola clase en la cual, estaban todos juntos, los niños y las niñas. La clase era bastante grande. Delante y colgados en la pared, había un crucifijo, y dos cuadros, eran las fotografías de Francisco Franco y de José Antonio Primo de Rivera, que eran o habían sido, los que por aquellos años gobernaban en España.Debajo estaba la mesa de la maestra, cerca un armario con libros, dos mapas de España (el físico y el político) y el encerado, en el cual se escribía con tizas blancas de yeso. Había unos veinte pupitres y detrás de ellos, una mesa larga. Al final de la clase había un cuarto en el que se guardaba el serrín, para encender la estufa en invierno.
Un día a la semana, los niños tenían dibujo y las niñas costura.
Como era una escuela de pueblo las maestras duraban poco. Cada año solía llegar una nueva, pero a todas se les acogía con cariño. Vivían en la casa de cualquier vecino siempre que la casa reuniera buenas condiciones. Al final estaban contentas". IRENE SAEZ.




La ermita de Nuestra Señora del Valle en ruinas. Tenia un pórtico en la entrada y un campanillo encima.



La taberna. Era también tienda y estaba alquilada por el ayuntamiento al vecino que se hiciera cargo de ella. Estaba en la planta baja y en la planta de arriba era la vivienda. Fue también la casa donde se alojó el ultimo vecino del pueblo cuando se quedo solo por reunir mejores condiciones que la suya.



Vista de la parroquial desde la puerta de la taberna.




¡El que miraba por la ventana nunca se podía imaginar que su pueblo iba a acabar así!




La casa de la izquierda coloreada parcialmente de azul fue una de las ultimas en cerrarse en Castil.




Calle de Castil.




Calle de Castil. Una alfombra verde cubre el suelo para aliviar un poco la tremenda tristeza que da ver las calles vacías.



Viviendas de muy buena construcción con piedras de sillería que soportan bien el paso de los años.




Voluminosa cochera de dos plantas, en la de abajo para guardar carros y maquinaria y escalera exterior para subir a la planta de arriba que hacia de almacén o pajar. Detrás asoma otra gran vivienda aunque el tejado se ha hundido derrumbando su interior.



Solitarios rincones castrillanos.




Otra vivienda de muy buen porte con piedra trabajada (sillería), cercos de puerta y ventanas en ladrillo.



Calle de Castrillo. El silencio se ha instalado en el pueblo.




Por esta parte del pueblo las viviendas se encuentran en peor estado.




Por todos lados asoman viviendas muy voluminosas y de solida construcción.




Rincón castrillano. Todo es tristeza y soledad.




La fuente vieja, no era agua apta para beber y solo servia para los animales.

42 comentarios :

  1. Hola Faustino, que barbaridad, que pueblo mas hermoso, esta vez has puesto el liston muy alto. Es una verdadera pena verlo asi, que bonitas las fotos de la iglesia y la de la escuela vista desde el porche.
    Enorabuena.
    Un saludo.

    Cristian.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante el reportaje. La verdad es que es un pueblo precioso; pero lo más importante es que es un pueblo que permite rescatar y salvaguardar su historia. Tal vez un día sus casas desaparezcan, tal vez un día desaparezcan también quienes le dieron vida y fueron sus últimos moradores...; pero un pueblo cuando realmente muere es cuando mueren sus raíces y su memoria. Creo que es el momento de que esos últimos vecinos que anualmente aquí se reúnen hagan el esfuerzo de recoger su historia, sus vivencias... Y no basta con recoger todo esto, tan importante como ello es darlo a conocer. Ese es el mejor servicio que se le puede prestar al pueblo que durante siglos acogió a las generaciones que nos precedieron.
    Mientras tanto, buen trabajo y buen testimonio es el que en este reportaje queda.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por traernos esta crónica tan completa y tan humana. Sigue así.

    ResponderEliminar
  4. Es una gran pena que ahora que ya no hay nadie, parece que a todo el mundo les da por interesarse por estos pueblos. No era tan romántico pasar el invierno en ellos. No es lo mismo vivir allí, que ir un día de visita. De todas maneras todos recordamos a nuestros pueblos con mucho cariño.
    I.S.S.

    ResponderEliminar
  5. Enorabuena por el reportaje, conozco el pueblo ya que he veraneado varios años de mi vida en Carrias, un pueblo cercano, que supongo que con el paso del tiempo acabe como Castrillo.
    Animo a la gente a que siga colaborando para mantener la historia y cultura de estos pueblos.

    ResponderEliminar
  6. Castil de carrias ,el pueblo donde nacio un excompanero de fatigas, me habia comentado una vez que el unico habitante que habia fue amigo de el y lo dos descansan en paz tanto florentino como santiago llebandose poco tiempo el uno del otro.

    ResponderEliminar
  7. Soy de Quintanaloranco, aunque vivo desde hace 42 años en Madrid. Todo lo que cuenta Irene a Faustino me resulta conocido, me trae recuerdos agridulces y me conmueve, porque era todo similar. Qué gran testimonio nos queda en esta página, tanto fotográfico como escrito, qué calidad. Gracias a Faustino, gracias a Irene por este documento.
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
  8. Tenia trece años, cuando me iba alejando de este pueblo, algo se rompía dentro de mí.
    Al llegar al altozano de la Poza, salté cómo un resorte, asomandome por el cristal del coche,aún se divisaban los ultimos tejados del pueblo y la torre de la iglesia, pero en ese momento, todo estaba borroso y mis ojos no podian ver; Pero mi mente seguía viendo el rostro preocupado de mi madre,y el azul de aquel cielo y la torre de la iglesia que se confundian con los tejados de las casas de esa querida aldea,<> <> pero no pude, un nudo se hizo en mi garganta. Ahora se porque no pude decir adios, porque junto a esa casa donde nací, siguen estando mis raices y cada vez que vengo, vibran bajo mis pies, cuando evoco aquellos tiempos porque esas raices se nutren con los recuerdos.
    De mis primeros pasos
    de mis primeros miedos
    de misprimeras certezas
    de mis primeros sueños
    Espero que siempre pervivan
    en este querido pueblo
    cuando en un abrazo se fundan
    en esta era, bendito suelo
    las raices de mi alma
    y las cenizas de mi cuerpo

    B.G.S

    ResponderEliminar
  9. Hola castrillano: te eché de menos el día del encuentro. Anímate para otra vez. Lo hemos pasado muy bien
    Un abrazo muy grande.
    I.S.S

    ResponderEliminar
  10. Todavía recuerdo esos días en Agosto que pasé con un castrillano en ese maravilloso pueblo.Durmiendo en aquella vieja Mercedes,y haciendo barbacoas de chorizo sobre unos ladrillos para comer.Aquel nido de golondrina que encontramos en la habitación del piso de arriba...
    Todo aquello permanecerá en la memoria de un chico de diecisiete años que hoy ya cuenta con treinta y dos.
    Supongo que de algún modo,yo tampoco pude decir adiós.
    Un abrazo muy fuerte aita.
    D.G.I

    ResponderEliminar
  11. Que pena que no hayais podido venir el día tres de septiembre, yo os echo mucho de menos.
    Un abrazo familia.
    I.S.S

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches.
    Soy de Madrid y desde hace tiempo me apasiona el tema de los lugares perdidos y abandonadas. Por otro lado estoy a punto de comprar una casa vieja en Cilleruelo de Abajo y en una de mis visitas pedientes para cerrar el tema de la compra quise visitar algun pueblo cercano abandonado.Encontre en este blog tan bueno este Hilo de Castil y el sabado pasado lo visité.
    Quiza por mi falta de costumbre la visita me dejo extasiado.El ambiente que se respiraba era fantasmagorico sobre todo la Iglesia con las tumbas profanadas y los restos humanos y esqueletos desperdigados por el suelo. Entré en algunas casa las cuales tenian muebles en buen estado.
    Estuve tambien en LORANQUILLO otro pueblo abandonado pero la impresion fue menor que la de CASTIL.
    Si quereis ver el reportaje lo podeis visitar el mi blog pamestas.wordpress.com

    Saludos y me encanta este blog.

    ResponderEliminar
  13. Forastero si vas a Castrillo, entra con respeto,
    es un pueblo herido, pero no está muerto,
    tras nuestra partida quedó desolado
    lo dejamos solo NUNCA ABANDONADO,
    ningún castrillano lo hemos olvidado.
    Sus casas, sus calles, su sol y sus vientos
    caminan prendidos de nuestros recuerdos.
    Su iglesia, su escuela, sus campos y lomas,
    guardan mil secretos de nuestras historias.
    Las risas, las penas, amores y llantos,
    en cada rincón grabados quedaron.
    Su río, sus fuentes y caminos de barro,
    son huellas imborrables de nuestro pasado.
    Con nuestros difuntos están enterrados
    sueños entrañables no realizados.
    Por eso forastero te pido respeto.
    Castrillo es muy querido,
    Castrillo es muy nuestro
    y los castrillanos, lo llevamos muy dentro.
    P.D. Forastero, si esto no te agrada
    no estés enfadado,
    el respetuoso será bien llegado.
    I.S.S.

    ResponderEliminar
  14. Hola, soy de Bilbao pero mi madre es de Villalómez y a Castrillo vamos casi todos los veranos de excursión en bici desde los caminos de La Loma. Impresiona mucho ver el pueblo abandonado, porque tiene las mejores casas de todos los alrededores. Aunque estén caídas. Nosotros teníamos familiares en aquél pueblo, como casi todos en el Valle de Oca.
    Me gustaría dejar aquí una canción que a veces les he escuchado a mis mayores:

    "Loranquillo se quema, Quinta(loranco) llora,
    las campanas de Fresno tocan a Gloria.
    Tocan a Glorian, niña, tocan a Gloria..."

    ResponderEliminar
  15. Hola vallés (creo que es así como os llamais) Aunque mi abuelo materno era de ahi, se casó en Castrillo con mi abuela, de eso hace muchos años. ¿No te apellidarás Sanz por casualidad? puede que seamos de la familia, mi marido es uno de tantos Sanz de Villalomez, ya que mi suegro era de ahi. Un abrazo
    I.S.S.

    ResponderEliminar
  16. LOS QUE NOS FUIMOS
    Pensándolo bien, nosotros no hemos tenido la culpa de esta desolación, bastante hicimos con subsistir. ¿Me puede decir alguien como vivieron nuestros pobres abuelos? Pues no es dificil de adivinar, sin luz, sin agua y con muy pocos recursos. Ahora nadie querría vivir así. Además estábamos muy lejos de la cultura, medicina, transporte y tantas cosas... Resumiendo: nadie nos ha regalado nada. De todos modos es muy triste, ver así a nuestros pueblos.
    I.S.S

    ResponderEliminar
  17. He ido un par de veces con amigos y es precioso, la pena esque hay mucho garrulo que se ha dedicado al expolio y a hacer el gandul.por cierto no esta deshabitado en epoca de caza un cazador vive alli, muy majo por cierto.

    ResponderEliminar
  18. Hola Faustino, no he navegado mucho todavia por el blog pero desde aqui mienhorabuea y saludo. te oi comentar que un pueblo que te llamo la atencion era castil de carrias en burgos cerca de briviesca, lo conozco porque de joven iba con el padre de un amigo a cazar y conocia al hombre que durante años vivio alli solo y asi murio. una anecdota mas, saludos fermin

    ResponderEliminar
  19. acabo de leer el tema de castril de carrias, y precisamente el padre de mi amigo un cazador guipuzcoano fue el que encontro muerto a Florentino, una casualidad. saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. castil, no castril.
      Yo soy descendiente de ese pueblo
      M.R.S

      Eliminar
  20. A raíz de la publicación de un post en mi blog, relativo a una TV movie que se está rodando precisamente en este "pueblo del silencio" (Gernika bajo las bombas"), y por medio de un blogero seguidor (José Luis de Quintanaloranco, que también ha hecho un comentario aquí) he venido a parar a este interesante blog que se hace eco de los despoblados. En concreto, éste de Castil de Cárrias o Castrillo, como lo llamamos, me parece muy completo y con muchísima información. Me ha gustado mucho.
    Como siempre, suelo tratar temas de Burgos, lógicamente me han interesado los pueblos "del silencio".
    Si te sirve de referencia para futuras incursiones, me gustaría que echases un vistado a estos enlaces de mi otro blog donde trato el románico burebano. Se refieren a dos despoblados con el añadido de su alto interés románico.

    http://romanicoburebano.blogspot.com.es/search/label/VALDEARNEDO

    http://romanicoburebano.blogspot.com.es/search/label/AHEDO%20DE%20BUREBA

    Saludos, y gracias por recordar a nuestros pueblos deshabitados.

    ResponderEliminar
  21. Una historia acojonante y espectacular. Como descendiente de carrianos, he pasado muchas horas de mis veranos en Castil haciendo excursiones con mi bicicleta, y ver todas estas historias inmortalizadas en un blog, sin duda alguna me ha puesto los pelos de punta.

    Felicidades, me lo guardo en favoritos.

    ResponderEliminar
  22. Ayer estuve viendo el pueblo y me llamo la atencion las antiguas tumbas que habia en la iglesia , ya no habia ni losas, solo quedaban 4 huesecillos , me dio la impresiòn que las habian saqueado
    MALDITOS SEAN como puede quedar gente asi

    ResponderEliminar
  23. Soy un decendiente con mucho orgullo de ese gran pueblo donde se forjo la gran fortaleza y el amor por la tierra .

    ResponderEliminar
  24. Yo soy decendiente de ese pueblo
    Me gustaría mucho volver a pisar esas lejanas tierras .
    Rrlc

    ResponderEliminar
  25. El pueblo se quedó solo
    su gente se fue marchando,
    que triste quedó el pastor
    que triste quedó el rebaño.
    Toda aquella buena gente
    se fueron desperdigando,
    algunos no volvieron nunca
    otros… volvemos de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  26. he leído en el diario de burgos que este fin de semana habéis hecho una comida los antiguos habitantes de castil y sus familias eso es estupendo para no perder las raíces y el apego al pueblo y contar esas cosas de cuando erais chabales.

    ResponderEliminar
  27. Un año más que lo hemos pasado estupendamente, con el tiempo a nuestro favor. Gracias
    Irene Sáez

    ResponderEliminar
  28. PARA TODOS LOS PUEBLOS DESHABITADOS
    UNA POESÍA DE JOSÉ HIERRO, UN POCO A MI MANERA
    A LOS PUEBLOS SOLOS

    PLAZA SOLA
    Qué sosiego volver, hablarte,
    abrazarte con mis miradas,
    besarte la boca de tiempo
    donde el polvo seca la lágrima.
    Qué descanso poner mi oído
    sobre tu madera encantada,
    apurar las gotas de música
    de la caja de tu guitarra,
    Cuando se fueron todos, yo
    me quedé a solas con mi alma.
    recordar, preguntar, soñar,
    ahora que nada importa nada…

    ResponderEliminar
  29. Que pena tantos recuerdos evocados.Yo soy de Carrias y recuerdo las veces que íbamos va Castillo de excursión. En Carrias todavía queda gente pero temo que algún día esos recuerdos de Castrillo sean los de mi pueblo y algo se remueve en mi interior al pensarlo

    ResponderEliminar
  30. Los recuerdos y las emociones son muchas, cuando estamos en nuestro pueblo o cuando nuestro pensamiento va hasta nuestra tierra, Carrias terminará como castrillo cuando se jubilen y se vayan los cuatro que todavía quedan. Los que tenemos el corazón dividido entre uno y otro pueblo el cariño y la pena por ellos, es doble.
    Irene

    ResponderEliminar
  31. Ayer pude visitar al fin Castil de Carrias. Impresiona el tamaño del pueblo y el porte de sus casas. Dos gatos bien alimentadados nos recibieron, así q supongo q algún agricultor los cuida y visita regularmente el pueblo. El buen estado de algunas casas me pareció chocante. Han colocado una emotiva placa conmemorativa en el cementerio de un castrillense q murió con solo dos añitos en el 38. Un lugar singular.

    ResponderEliminar
  32. El día 27 volvimos los de Castrillo y sus familias, más de cien personas de nuevo, un orgullo para todos y una gozada volver a vernos. El tiempo excepcional.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he leído en tu blog la reseña sobre la reciente fiesta de Castil de Carrias. Veo que este año la habéis adelantado unos días.
      Por lo que cuentas todo ha salido de maravilla y habéis pasado un día excepcional. No es para menos. Es un día de reencuentros, de emociones, de recordar, de añorar, de nostalgia.
      Que no decaiga el animo y sigáis con el mismo entusiasmo en años venideros. Es lo más que podéis hacer por vuestro querido pueblo.
      Castil de Carrias, uno de mis deshabitados favoritos.
      Un cordial saludo Irene.

      Eliminar
    2. Hola: Despues de pasar las vacaciones por mi tierra y dejar pasar un tiempo para contestar, aqui estoy otra vez, saludando a la gente que le gusta ver a nuestro pueblo. Es bonito volver a ver las fotos (que todos tenemos en casa) y releer los comentarios que cada uno hemos ido poniendo. Ahora yo también he puesto varias fotos en mi blog para el que se anime a entrar. Es un blog sencillo pero tratado con pena y cariño, porque eso es lo que al cabo sentimos por nuestros pueblos deshabitados. Gracias Faustino por implicarte en la difusión de nuestras pequeñas cosas.

      Eliminar
  33. No hay más que leer un poco del texto que vas poniendo en tus escritos, para ver, que todos hemos tenido casi los mismos motivos para marchar de nuestros pequeños pueblos. Las ciudades grandes, trabajos más cómodos y mejor remunerados, salud, escuelas, aguas y otras importantes cosas que no merece la pena mencionar aquí, fueron despoblando y echando a sus gentes de sus casas, raices y recuerdos. Gracias a Dios creo que la mayoría hemos salido ganando. Un abrazo
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga Irene, varían poco las causas de la emigración de unos lugares a otros. En el fondo era obligar a marchar lo que hacían, al no llegar las modernidades a los pueblos que si se daban en las ciudades. No se podía seguir viviendo en los pueblos como hace cien años.
      La emigración fue a mejor seguramente para la gran mayoría y por ese motivo se hacía pero no estaba exenta de melancolía, añoranza y tristeza por lo que se dejaba atrás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. NUESTROS PUEBLOS SOLITARIOS
    Fíjate bien en sus casas
    si vas mañana a mi pueblo,
    y mándame sus mensajes;
    quizá ya no vuelva a verlo.
    Si pasas por la fuente o el río
    dales recuerdos míos;
    quizá no los vuelva a ver,
    el tiempo pasa tan rápido…
    Recuerda aquél pan sabroso
    si pasas por los trigales,
    es el pan de nuestra tierra
    con ‘sudor’ de nuestros padres.
    Si paseas por sus calles
    y piensas que alguien te llama,
    no pares, ni te detengas,
    quizá sea tu nostalgia.
    Mas si te vuelve a llamar
    salúdalo de mi parte,
    que quizá vaya deprisa
    y se encamine a otra parte.
    Visita todas sus calles
    y sus casas derruidas,
    que se alegrarán de verte
    y de tener compañía.

    ResponderEliminar
  35. Un punto de vista muy curioso sobre la población y sus circunstancias en el año 3000. No sabemos lo que pasara. Nuestros padres decían que "todo lo que va vuelve" y que la mejor idea era tener cuatro finquillas por "si las moscas". ¡Así que todos a volver a nuestros pueblillos! Mi madre también decía que <>. Las cenizas de algunos si volvieron, pero ellos no se han enterado. ¡Menos mal que nosotros no llegaremos al 3000!
    Un abrazo para todo el que lo lea.
    Ayer puse esa poesia, con las prisas se me olvidó firmar
    IRENE SÁEZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese articulo sobre el año 3000 es un poco simple pero no daba más de si. Ví en cierta ocasión una entrada que hizo una persona en su blog de como sería el que su ciudad se quedase completamente abandonada, mostrando incluso fotos trucadas de edificios enteros en ruina. A raíz de aquel relato se me ocurrió hacer este articulo que no tiene mucho valor.
      Nadie veremos como será la despoblación en el año 3000 pero supongo que no variará mucho. Las ciudades cada vez más engordadas con la gente proveniente del campo y multitud de pueblos configurados para segunda residencia en temporada vacacional.
      No te preocupes Irene por no haber firmado tu poesía porque todo el que ha seguido tus publicaciones sabe bien de sobra quien las ha escrito aunque no vayan firmadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. ¡Qué tendrá la casa donde uno ha nacido!,
    ¡qué tendrá el cariño que siempre nos dio!,
    ¡qué tendrán que ver aquellos recuerdos!,
    ¡qué tendrá aquel pueblo que crecer nos vio!,
    UN SALUDO
    IRENE

    ResponderEliminar
  37. CANCIÓN DE MARÍA OSTIZ
    Una preciosa canción que me viene como anillo al dedo, para recordar a mi pueblo: porque todos los pueblos pequeños, habitados o deshabitados son iguales, a todos nos recuerdan miles de cosas; el paso del tiempo, nos va modelando a su imagen, acabamos fundiéndonos con ellos y al final, (aunque nos entierren lejos), formamos parte de su tierra.
    De oscura piedra las casas
    por el valle protegido,
    está mi pueblo pequeño
    y la casa donde he nacido.
    Me veo correr los montes
    que conocí palmo a palmo,
    no hay nada que me retenga
    pero voy de vez en cuando.
    Ya no hay campanas que rían,
    ya no campanas que canten,
    los árboles se han dormido
    en el nido de mi valle,
    el sol que brilla en mi pueblo, es,
    aquello es punto y aparte.
    Fui creciendo entre tu gente
    pueblo chaval, campechano,
    en tus empedradas calles
    guié mis primeros pasos.
    Mi piel y tu tierra parda
    no necesitan palabras,
    somos como dos amantes
    que a muy lejos se reclaman.
    Ya no hay campanas que rían,
    ya no hay campanas que canten,
    los árboles se han dormido
    en el nido de mi valle,
    el sol que brilla en mi pueblo, es,
    aquello es punto y aparte.
    IRENE SÁEZ

    ResponderEliminar