Tobes (Guadalajara)


Tobes es un precioso pueblo situado en una pequeña loma, perteneciente al municipio de Sienes. En tiempos anteriores pertenecía a Villacorza.
Unas veinte viviendas todas ellas construidas con piedra toba componían el pueblo. Alrededor de ocho hornos llegó a haber en el pueblo para la elaboración del pan.
No tuvieron nunca luz eléctrica, los candiles de aceite y petroleo, así como los faroles de aceite o las linternas fueron sus fuentes de iluminación.
Leña de roble principalmente y en menor medida de encina era la que usaban para hacer el fuego con el que calentar las cocinas en los fríos días invernales.
Sus tierras se dedicaban al cultivo de trigo, cebada, garbanzos y lentejas principalmente, teniendo rebaños de ovejas en lo referente a la ganadería. Ovejas que se dedicaban a la cría del cordero, para ser vendidos a carniceros de Sigüenza, Guadalajara y Almazán. Un tratante de Valdelcubo aparecía periódicamente por Tobes para comprar corderos.
Entre dos y tres cerdos se acostumbraba a matar en cada casa con el fin de tener carne para todo el año.
A moler el grano acudían a los molinos que había en Valdelcubo (tres) en el curso del río del Berral.
También a Sienes tenían que ir para requerir del herrero cualquier apaño relacionado con dicho oficio.

El cura (don Matías) venía montado en una yegua cada semana (otras veces lo hacía cada dos semanas) desde el pueblo de Sienes para oficiar los servicios religiosos. Daba misa primero en Querencia, a continuación en Tobes y por último en Sienes.
El médico llegaba desde el pueblo de Imón.
De Sienes lo hacía el practicante.
El cartero venía desde Riba de Santiuste, primero andando y posteriormente en moto.

La fiesta grande era el 14 de septiembre en honor a la Virgen de los Dolores. Celebraban durante tres días, donde se realizaba una misa y una procesión por el pueblo. Se acostumbraba a matar un cordero o un cabrito para compartir con los familiares y amigos venidos de fuera y se finalizaba con el baile en la plaza, animado por músicos del pueblo soriano de Conquezuela, con instrumentos de cuerda (guitarra, violín y laúd).
De Sienes, Villacorza y Querencia eran los pueblos de donde acudía más juventud a participar de la fiesta.
El 28 de agosto tenían otro día festivo para San Agustín y también el domingo siguiente al Corpus.
Los juegos de cartas y el frontón eran los entretenimientos básicos de los toberos en los ratos de ocio.

A Sigüenza se desplazaban generalmente los miércoles y sábados que eran días de mercado. Solían ir andando o con alguna caballería. Empleaban cuatro horas en llegar a la capital comarcal. Aprovechaban para comprar todo tipo de productos que no había en Tobes, desde pescado, hasta utensilios o ropa.
Para compras de menor envergadura se acercaban hasta el cercano pueblo de Sienes donde había un comercio y compraban arroz, vino o azúcar entre otros productos.
Si querían coger el coche de linea tenían que ir andando hasta La Riba de Santiuste.

Debido a la falta de infraestructuras (luz y agua), y la búsqueda de un mejor futuro que ofrecían las grandes ciudades, los vecinos fueron marchando principalmente a Madrid, Barcelona, Guadalajara y Sigüenza.
Tobes se quedó vacío en el año 1973 cuando Florentino Hervás y María Dolores Rodrigo que llevaban un año viviendo solos en el pueblo cerraron su casa y se marcharon al cercano pueblo de La Barbolla.
En la actualidad un canadiense ha comprado la mayoría de edificaciones del pueblo con la finalidad de convertirlo en un centro de turismo rural, pero el asunto de momento está aparcado hasta que vengan tiempos más favorables.

Agradecimiento a Dionisio Vázquez Gonzalo, nostálgico y añorante informante de su pueblo en la distancia.

Visitas realizadas en marzo de 1995 y en enero de 2010.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Entrada al pueblo. La casa de la tía Alejandrilla en primer plano con su horno anexo a la fachada y a continuación la de Bartolomé y María.



Edificio del ayuntamiento y la casa del tío Bartolomé. La habitaba el matrimonio formado por Bartolomé del Río y María Vázquez. Tuvieron seis hijos. Después del fallecimiento de los padres y con la marcha de alguno de los hijos, quedaron viviendo en la casa los hermanos Félix y Josefa. Posteriormente Félix se casó con una de Querencia y se fue a vivir a aquel pueblo, quedándose Josefa en la casa al contraer matrimonio con uno de Riosalido que hacía las veces de barbero y peluquero.



Casa propiedad de Juan Vázquez. No era utilizada como vivienda, se le daba uso como almacén o para guardar animales.



Plaza de la fuente, detrás entrada a unas galerías subterráneas que están por debajo del pueblo.



Debajo del pueblo, interior de una de estas galerías subterráneas. Antiguamente los vecinos las usaban para la cría del cerdo. El nuevo propietario ha unido todas las galerías y ha creado una red que recorre gran parte del pueblo por el subsuelo.



La plaza vista desde arriba. El agua de la fuente venía desde El Calvario, de la fuente de Pedro Rubio.



Dos viviendas unificadas en una. Las habitaban dos matrimonios. Por un lado Hermenegildo de Mingo y Joaquina Delgado. Por otro lado Juana (hija de los anteriores), casada con Alejandro. Tuvieron dos hijos, Carmen y Felipe. La emigración llevó a ésta familia a Zaragoza.



La casa del tío Gervasio. La habitaba el matrimonio formado por Gervasio de la Serna y Lucia Alguacil. Ambos fallecieron en Tobes. Tuvieron seis hijos, los cuales emigraron a Madrid.



La casa de Pablo Vázquez García y Dorotea Gonzalo Rata. Tuvieron seis hijos (Juan, Esteban, Dionisio, Félix, Valentin y Mª Eugenia). Los padres emigraron a Santa Coloma de Gramanet y los hijos lo hicieron a Barcelona, excepto Dionisio que lo hizo a Hospitalet de Llobregat.



Calle Real.




Viviendas en la calle Real. La de la izquierda era propiedad de Alejandro Cuadrón, pero la tuvo alquilada un tiempo a Julián Moreno Casado.
La de la derecha estaba habitada por el matrimonio formado por Damían Rodrigo e Isabel Moreno. Tuvieron siete hijos (Rosario, Sigfrido, Abdón, Margarita, Efrigenia, Irene e Isidoro). En la planta baja había un espacio dedicado a taberna.



Calle Real.




Dos viviendas en la calle Real. Con toda probabilidad antiguamente sería una sola que tendría la entrada por la puerta central, actualmente tapiada. El dintel tiene la fecha de 1778. La vivienda de la izquierda era la casa del tío Pedro. La habitaba el matrimonio formado por Eusebio Vázquez del Olmo y Sabina del Rio. Tuvieron dos hijos. Vivía también en la casa la abuela Rufina, madre de Eusebio. La familia marchó a Madrid.
La vivienda de la derecha con la fachada frontal ya caída la habitaba el matrimonio formado por Juan Vázquez del Olmo e Hipólita García Gonzalo. Ambos fallecieron en Tobes.



Escuela de Tobes. La planta de arriba era la vivienda de la maestra. Algunas hacían uso de ella, mientras otras se alojaban de patrona en alguna casa. Don Eliseo, doña Joaquina o doña Romana, ésta última natural de Medinaceli son alguno de los que se recuerdan.
Alrededor de una veintena de niños acudían a esta escuela en los años cuarenta y cincuenta. Algún año que no hubo maestra en Tobes, les tocó desplazarse hasta la de Sienes.



La iglesia románica de San Agustín. Tapiada la puerta de entrada no se puede acceder al interior. La campana que tenía fue llevada a Sienes.



La parroquial vista por su parte trasera.




Entrando a Tobes por el camino de Sienes.




La ultima casa que se cerró en Tobes. Era la casa del tío Lucio. Vivía en ella el matrimonio formado por Lucio Hervás y Juliana Gonzalo (Juliana murió en Tobes y Lucio se marchó con un hijo a vivir a La Barbolla). Tuvieron tres hijos, Florentino, Aurelio y Victoria. Florentino se casó con Dolores Rodrigo y fueron las últimas personas que vivieron en la casa, así como los últimos de Tobes.



Gallinero de buenas dimensiones a la entrada del pueblo.

10 comentarios :

  1. Buen reportaje Faustino, tuve el placer de visitar Tobes el año pasado en uno de mis viajes a Madrid, y tambien Querencia (imagino lo visitarias tambien),no pude entrar en la iglesia, ya he visto que esta vez tampoco fue posible, una lastima.
    Un abrazo amigo.

    Cristian.

    ResponderEliminar
  2. Hola faustino una pequeña historia muy bien contada por un momento crey ver la gente en ese hermoso pueblo.
    Josee
    http://foro.pueblosabandonados.es/

    ResponderEliminar
  3. He aquí un lugar aún bastante bien conservado, ideal para situar alguna historia de principios del siglo pasado. Las galerías subterráneas son un plus de originalidad de este pueblo.
    Un abrazo desde Huelva

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Interesante reportaje. Yo soy de Barcelona, pero este es el pueblo de mi abuela y de vez en cuando busco información sobre él. Solamente estuve una vez, hará casi veinte años, y guardo un buen recuerdo de él. Gracias por la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes el lugar donde están parte de tus raíces. Por ese motivo y porque es un pueblo bastante atractivo es normal que guardes un buen recuerdo de él.
      Te animo a que vuelvas a visitarlo en cuanto tengas ocasión.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Que pena me da ver morir a los pueblo, con la de generaiones que nacido , crecido y muerto ahi, la de historias que habran pasado en sus calles ensus plazas en cada casa y al final todo eso se perdera, no habra nadie para recordarlo y mantener viva el alma del pueblo

    Gracias a ti y a tu blog faustino, esperemos que la gente se anime a volver a los pueblos , que les vuelvan a dar vida , que vuelvan a jugar ninos por sus calles y que se siga escribiendo su historia
    otra vez gracias por este blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tengo yo muy claro que muchos pueblos vuelvan a la vida pero por lo menos que podamos contemplarlos como si fueran museos al aire libre y dejando que la imaginación nos muestre como era la vida en ellos.
      Como bien dices multitud de momentos se habrán vivido en cada uno de sus rincones por parte de las diferentes generaciones que los habitaron. Ese es el legado que nos tiene que quedar y por ello no los podemos dejar que caigan en el olvido.
      Gracias bierzo-ancares por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  6. ¡Qué pena!Yo viví en Tobes con mi tía que era la maestra,vivíamos en la escuela.De aquella época solo recuerdo el olor del carburo,el arroyo y charcos en el suelo, también largas caminatas para ir a otro pueblo a hacer una visita o para comprar.Tenía dos años.
    Ahora mi hija vive en Guadalajara y sentí curiosidad por este pueblo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, como dato, tobes es de un particular pero por lo que nos explico un anciano de Sienes que hace el camino todos los días de Sienes a Tobes para dar de comer a sus gallinas(que quedan en la última casa del pueblo), el particular que compro la mayoria del pueblo se quedo sin dinero y se marcho. Tube la oportunidad de ir como fotógrafo y aventurero y pasar un buen rato con el anciano quien nos relato a mi padre y a mi buenas historias del pueblo y nos enseño todo. Volvere muy pronto, es increible que se pierda toda su historia

    ResponderEliminar
  8. Desde Monteria Cordoba Colombia quede maravillado por lo bonito del pueblo y cuantas historias de vidas pasadas guardan sus muros de piedra hoy condenados al silencio del olvido. Gracias

    ResponderEliminar