Avenales (Soria)


Agradecimiento muy cordial para Carmen Algora, la última niña en marchar de Avenales, hoy cuarenta años después recuerda su pueblo con ternura y melancolía.

Avenales es un despoblado situado al borde del barranco del mismo nombre que forma el arroyo del Salobral. Pedanía que perteneció a Velilla de Medinaceli y actualmente a Arcos de Jalón.
Unas veinte viviendas formaron este pueblo que tenía buenas tierras para el cultivo, principalmente de trigo, avena, cebada y algo de legumbres, y contaba también con numeroso ganado lanar.
Unas minas de hierro situadas en las proximidades también dieron trabajo a varios vecinos del pueblo hasta que dejó de ser productiva. Fue un pueblo muy comerciante, pues iban mucho a vender a Arcos de Jalón animales de cría como pollos, pichones, etc, además de fruta y legumbres.
Menos la maestra que solía vivir de patrona en alguna casa del pueblo, todos los demás servicios básicos (cura, medico, cartero, etc) los recibían desde Velilla de Medinaceli, pueblo importante y cabecera de ayuntamiento en tiempos pasados.
Cuando llegó la ocasión de instalar la luz eléctrica en los pueblos de la comarca, el alcalde de Avenales no lo consideró oportuno para su pueblo, por lo que el progreso pasó de largo y siguieron con la luz de los candiles, tampoco tuvieron agua en las casas pero las numerosas fuentes que había en los alrededores del pueblo solucionaban el problema de abastecimiento para personas y animales.
Las fiestas patronales se realizaban a últimos de septiembre para San Miguel. Dos días duraban, donde se realizaba una procesión por el pueblo y donde el Perico y la Perica, un matrimonio llegado desde el pueblo de Maranchón (Guadalajara) ponían la nota musical para hacer bailar a todos los presentes con acordeón y tambor, hubo algún año que acudieron también músicos del pueblo de Sagides con acordeón y saxofón.
Debido al aislamiento que padecía, la falta de infraestructuras y el poco futuro que había en el pueblo motivaron que la gente se fuera marchando en las décadas de los 50 y los 60 hacia Zaragoza y Barcelona mayoritariamente, siendo Otilio Algora el último en marchar de Avenales, después de estar unos dos años viviendo solo, cerró su casa y se marchó a Arcos de Jalón en el año 1972.
Avenales actualmente no está muerto del todo y respira mínimamente en temporada de verano, pues varias casas se han rehabilitado y dan un poco de vida entre tanta ruina y silencio.

Visitas realizadas en febrero de 1996 y febrero de 2010.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

Vista del pueblo desde el camino de Arcos de Jalón, a sus pies queda el barranco recién comenzado que lleva hasta el pueblo de Somaén en un trayecto de gran belleza.



Entrada a Avenales.




La iglesia parroquial de San Miguel. Un particular de un pueblo cercano se llevó las tejas para una edificación suya y fue la ruina para el templo. El ábside se vino abajo.



Interior de la iglesia invadida por la maleza. Las campanas se llevaron a Somaén y los santos a Velilla de Medinaceli.



Plaza mayor de Avenales.




La plaza mayor vista desde otro ángulo.




La escuela y el ayuntamiento. En esta pequeña plazuela se realizaba el baile en las fiestas.




La casa del Chaornés (conocido así por ser natural del pueblo de Chaorna). El propietario se dedicaba a la venta ambulante por los pueblos de la comarca previo abastecimiento en Arcos de Jalón donde llenaba los serones de la caballería de todo tipo de productos para su venta. Esta vivienda hacia de improvisado bar en los días de las fiestas.



Calle de Avenales.




Vivienda en la plaza con un pequeño patio de entrada.




Casa de tres pisos de buen volumen y presencia pero ya irremediablemente camino de la nada en la salida del pueblo hacia Somaén.



Espadaña de la iglesia y viviendas.




La fuente de El Regachal a unos 300 metros del pueblo. Nunca ha dejado de dar agua y es de la que se han abastecido los vecinos de Avenales para consumo.



La fuente de El Pozo, tenía la particularidad de que era agua salada por lo que solo servía para beber los animales.

18 comentarios :

  1. Mi madre era de Avenales ,aunque pronto emigró a Arcos de Jalón ,pienso que por motivos obvios ,es decir trabajo servicios ,etc ,Da cierta pena pensar como vivían estás gentes olvidadas de todo progreso ,sin recursos y sin apenas trabajo ,solo lo que buenamente ellos podían improvisar , por eso estás personas creo que tenían un "Don" saliendo adelante con resignación y esfuerzo

    ResponderEliminar
  2. Mi abuelo era de Avenales, y llego muy alto, muy entrañable el blog, me ha encantado. Me ha traido muy buenos recuerdos de mi infancia, tanto Avenales como Lomeda, que tiempos de excursiones, tortilla, bicis, ....
    Un placer haberlo descubierto.

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría contactar con personas provenientes de Avenales ,ya que mi madre era de este pueblo y siempre he tenido curiosidad en saber como y de que se vivía por esa época -Eran 8 hermanos y por lo que cuentan cabreros --Gracias
    Correo :apascualg1@yahoo.es

    ResponderEliminar
  4. A finales de la década de los años sesenta, tuve la gran suerte de acompañar a mi amigo Francisco(ya fallecido)junto a sus padres en vacaciones, por aquél entonces rondaba los dieciocho años, Francisco "el chato" era algunos años mayor que yo,juntos en compañía de Maria José y Mari Carmen y su hermano Pascual, en cuya casa nos hospedamos, pasamos unos dias inolvidables. Todas las tardes bajábamos a Velilla y en su pequeño bar regido por una gente encantadora,que nunca olvidaré, pasábamos muy buenos ratos. Conocí y mantuve años después relación con ellos y ellas, desgraciadamente el paso del tiempo hizo que estas se fueran disipandose por el mismo.
    Como no podía ser de otra manera probé el pilón, como era verano agradecí la broma.
    No olvidaré jamas la fiesta de la "SOPETA", esta consistía en reunirse en la plaza y en una especie de barreños llenos de vino ponían pan seco que se reunía unos días antes, una vez estos se empapaban, empezaba una guerra sin cuartel entre todos los asistentes, por supuesto que la ropa utilizada ese día quedaba inservible.
    Nunca lo olvidaré.GRACIAS VELILLA.

    ResponderEliminar
  5. Nieto de Velilleros y con familia, más o menos cercana, procedente de Avenales, me alegra saber que en el recuerdo de algunas personas aún se pasea gente por sus calles:
    http://www.panoramio.com/photo/55376420

    ResponderEliminar
  6. Buenas, el lune 7 de enero estube en Avenales así como en otros pueblos cercanos, y la verdad, no da la sensación de que esté erido de muerte. Se nota que tiene vida, es un pueblo coqueto y en uno de los pocos que dan ganas de hacerse con una casa e ir a pasar una temporadas. El entorno es precioso.

    ResponderEliminar
  7. Mi madre nació y es de Avenales, con 85 años le he leído vuestros comentarios y le han encantado... aparte ella recuerda el cerradillo qué estaba enfrente del pueblo al otro lado del valle. Estaba lleno de flores y plantas que les traían de los viajes como unas plantas de Canarias traídas a tal efectom florecian en septiembre... otras plantas tipo arbusto cuyo fruto se llamaban limoncillos,.... aparte en la zona se daban los sueños que daban un fruto llamado sielvas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo saber que a tu madre le ha encantado el reportaje.
      Gracias por tu comentario.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola.
    He descubierto esta página y me ha llamado la atención. Mi familia y yo somos de Avenales,y estas imágenes me traen muchos recuerdos. La verdad es que es una pena que muchos pueblos hayan quedado deshabitados.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Mi tatarabuelo FELIX CASADO MARTÍNEZ nació en Somaén pero vivió en Avenales y
    su esposa MANUELA GANDUL PASCUAL nació en Avenales

    ResponderEliminar
  10. yo estuve una vez en AVENALES y me encanto fuimos una prima y yo andando desde una central eléctrica que llevaban mis tios y estaba entre URES DE MEDINACELI Y VELILLA allí vivian unos familiares de mi prima no se me olvida la cantidad de frutas que habia

    ResponderEliminar
  11. Hola! Mi padre hoy ha visitado el pueblo.. Que recuerdo!! Y ha vuelto encantado porque tambien ha estado en Somaen y ha estado hablando con gente que habia estado en Avenales pero cuando eran pequeños.

    ResponderEliminar
  12. Gandul? Pues seria familia de mi padre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apellido Gandul. Mis abuelos eran de Sagides

      Eliminar
  13. Yo también soy de Avenales. De vez en cuando hacemos alguna excursión y alguna merienda, recorriendo los valles y sus fuentes.

    Gracias Felipe Calderón por las magníficas fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena cosa es que no olvides tu pueblo Antonio.
      Que se le pueda seguir manteniendo vivo en la memoria.
      Me alegra que te hayan gustado las fotos.
      ¡No me cambies el nombre!
      Gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Para Pilar, mi compañera, y para mi este Septiembre esta resultando de nota pues hemos podido saldar una vieja deuda viajera al visitar Yuba y atendiendo a las indicaciones del Sr. Calderón hemos llegado a Avenales, otro lugar con encanto y que por la errada actuación de su regidor paso de ser un lugar con vida a un lugar que casi desaparece de la memoria de las gentes. Afortunadamente no ha sido así y sus restos aún se alzan limpios , sin zarzas cubriéndolos ni demenciales graffitis. Además, ahora, ha vuelto a ser habitado y así Avenales , modestamente, ha vuelto a tener vida. Y nuestra visita nos permitió hablar con gentes de Velilla de Medinaceli que, amablemente, nos encaminaron en el último tramo del viaje y nos permitieron conocer otro pueblo, éste con vida, bonito y bien conservado
    Como dice en su fachada una de las nuevas casas de Avenales: " UN RINCON DE CASTILLA" que merece, y mucho, el verlo.
    Saludos, Pilar y Mariano

    ResponderEliminar