Urdiales de Colinas (León)


Urdiales de Colinas es un hermosisimo pueblo, a 1245 metros de altitud, situado al final de un angosto valle cerrado por un anfiteatro montañoso.
Siempre padeció un aislamiento muy severo, alejado de otros pueblos y con muy malas comunicaciones. Sufrían unos inviernos muy largos con abundancia de nieve y veranos muy cortos,
Llegó a contar en sus buenos tiempos con unas treinta y cinco viviendas que se dedicaban a la ganadería (vacas, ovejas y cabras), siendo sus campos sembrados principalmente de centeno, que es el cereal que mejor se adapta a las alturas.
Antiguamente tuvieron luz eléctrica en las casas proveniente de un salto de agua llamado ¨La fabrica¨ río arriba del pueblo pero algunos vándalos dañaron las instalaciones y tuvieron que volver a iluminarse con candiles.

El cura venía desde Colinas del Campo de Martín Moro y más tarde era el de Igüeña el que venía a oficiar misa montado en un caballo.
El medico venia a caballo por caminos muy montuosos desde Noceda.
Fatigoso trayecto tenia el cartero, que vivía en el vecino pueblo de Los Montes de la Ermita, bajaba a buscar la correspondencia a Igüeña para luego repartirla en estos dos pueblos y en Colinas del Campo.
Para hacer compras se desplazaban hasta Bembibre con las caballerías. En fechas más recientes también iban a Igüeña.

Las fiestas patronales dedicadas a la Virgen del Rosario se celebraban en mayo.
El juego de bolos solía ser el entretenimiento de los jóvenes en los pocos ratos libres que había en aquellos tiempos, además de jugar a las cartas.
En Urdiales existía la costumbre de echar el filandón en las largas noches de invierno, que consistía en una reunión de varios vecinos después de cenar en alguna casa sentados en los escaños alrededor de la lumbre contando historias, anécdotas y cuentos, pasando unas veladas agradables, a la par que algunas mujeres aprovechaban para hilar la lana. La gente joven también hacia una especie de filandón en alguna habitación o pajar donde se contaban chismes y vivencias.

A mediados del siglo XX la mayoría de los habitantes empezaron a ir a trabajar a las minas de carbón de Bembibre, lo que fue una de las causas de la emigración de sus vecinos, debido a que tenían que hacer largos trayectos por malos caminos y con todo tipo de inclemencias meteorológicas para ir a la mina, por lo que la gente optó por trasladarse a vivir al lado de donde tenia el trabajo. Esto unido al aislamiento que padecían y la falta de infraestructuras ocasionó la marcha paulatina de la población. Marcharon en su practica totalidad a Bembibre, concentrados además en un mismo barrio de este pueblo. El matrimonio formado por Laurentino Garzo y Guadalupe Crespo fueron los últimos en marchar de Urdiales, lo hicieron en mayo de 1971.

Después de estar el pueblo más de veinte años en completo estado de abandono, en 1998 se empezaron a rehabilitar algunas casas por los que se fueron y sus descendientes.
Actualmente están tratando de sacar adelante a Urdiales y que resucite de sus cenizas. Están llevando a cabo una incondicional labor de mejora del pueblo, han arreglado el camino de acceso, donde antes era un camino para caballerías ahora puede llegar cualquier vehículo, han recuperado las fiestas cambiándolas a julio (el segundo domingo) con numerosa presencia de los antiguos vecinos, tienen agua en las casas, luz de momento no pero lo solucionan con generadores, han hecho un merendero a la entrada y poco a poco este bellisimo pueblo del Alto Bierzo va superando escalones para conseguir salir a flote.

Visitas realizadas en julio de 1994 y julio de 2009.

PUBLICADO POR FAUSTINO CALDERÓN.

El camino de acceso al pueblo, paralelo al río, que nos lleva a uno de los pueblos más recónditos de la provincia de León: Urdiales de Colinas.



Preciosa entrada a Urdiales.



Otra entrada al pueblo.




La iglesia de Santa Barbara en la parte más alta del pueblo. Las campanas y los santos se guardan en Igüeña para salvarlas del expolio, solo para las fiestas vuelven a su lugar original.



La escuela de Urdiales. En los años en que el pueblo estuvo abandonado, "alguien" se cobijó entre sus muros e hizo una lumbre con resultado tan nefasto que ardió todo el edificio.



Vista de Urdiales desde el río del mismo nombre.




Arcaico y a la vez esplendido rincón con viviendas antiguas con el característico balcón corrido recubierto de tablazón.



La vivienda del medio fue la ultima en cerrar sus puertas y marchar. Gran disgusto y desazón se llevaba la dueña de esta casa cuando el pueblo ya estaba en su agonía y alguien le anunciaba su pronta marcha del pueblo, viendo que cada vez quedaban menos vecinos y se quedaban solos.



La casa del cura.




Calle de Urdiales. Escalera exterior o patín para acceder a la vivienda. La planta baja era para el ganado.



Tejados de Urdiales.




Vivienda rehabilitada, en su primitiva fisonomía era el bar del pueblo.




Calle de Urdiales.




Calle de Urdiales. Hiladas de banderines colgados denotan la celebración de las fiestas todavía recientes.



Una de las numerosas fuentes que tenia el pueblo, el agua no faltaba.

20 comentarios :

  1. Un pueblo muy bonito y rustico tubo que tener mucho encanto sobre todo su entrada sobre el puente muy bonito. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Mas impresionante es verlo en realidad.llegar llegamos pero reventamos dos ruedas.

    ResponderEliminar
  3. Lo he visto con mis ojos impresiona, muy bonito

    ResponderEliminar
  4. Anónimo del 8 de marzo, no se lo que habrás hecho para reventar dos ruedas, yo he subido muchas veces y no he roto ninguna, el camino es una pista de tierra pero está bastante bien, no es para tanto.

    ResponderEliminar
  5. Yo era un habitante de Primout (aldea que está al otro lado de un monte de Urdiales de Colinas). Era el año 1993. Por entonces Primout estaba ocupado por una comunidad Hippie, que en su momento fue famosa a nivel periodístico. Incluso se hizo un rainbow en el verano de 1993 (encuentro de gentes libres)a nivel nacional. Yo conocí Urdiales de Colinas porque me hablaron de esta aldea en Primout. Me fuí con una mochila cargada de comida para pasar una temporada allí. Cuando llegué a la cima del monte, que estaba nevado, tuve que tirar casi todo el peso porque no podía avanzar en la nieve. Llegué a Urdiales de Colinas y entré en otro tiempo. Sólo se escuchaba el río que baña su valle. No había nadie. Todas las casas estaban en ruinas o semiderruidas. Me instalé en una que, más o menos, estaba acondicionada para vivir. Me impresionó la caballería semisalvaje que rondaba por allí. Me alimenté de ortigas que combiné con arroz y algunas patatas. Estuve del 16 de abril al 7 de mayo de 2003. Aunque pasé hambre, no pude marcharme de allí porque las cumbres aparecían nevadas y no quería arriesgarme. Fueron los días más sublimes de mi vida. Entré en las casas respetando su memoria. Visité la iglesia vacía y en ruinas; pero espiritualmente viva. En definitiva: tuve la suerte de ser el único habitante de Urdiales de Colinas, junto a caballos, yeguas y algunas vacas bravas. Me impresionó tan vivamente la estancia, y en homenaje, mi pseudónimo de escritor quedó en: José Urdiales de Colinas. Y allí, en aquel sagrado silencio, empecé a proyectar mi libro: Reflejos de Nadie. Ampliamente comentado en la web. Ojalá el espíritu de aquel territorio de nadie no desaparezca con la civilización.

    ResponderEliminar
  6. Saludos Fautino.
    Enhorabuena por la temática de tu blog. Comparto contigo el respeto y el amor por el modo de vida de nuestos ancestros. Precisamente acabo de llegar de hacer unas localizaciones en Los Montes de la Ermita y Colinas del Campo de Martín Moro Toledano para una colección de arte panorámico que estoy realizando desde hace años. Pronto tendré que volver para realizar el trabajo final.
    Si queréis visitarla mientras tanto: http://www.attlantis.com/panoramicas

    Un cordial y cálido recuerdo a todos aquellos blogeros que te siguen y todos aquellos que lloraron por sus pueblos al tener que abandonarlos.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito e interesante , estoy buscando lo mismo pero en Asturia ,un tema para el aficionado a la fotografía si puedes ayudar en algo te lo agradecería, tal como información gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  8. Miguel Angel, no se exactamente lo que me pides, si quieres escribeme al correo eléctronico y me lo especificas un poco más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué penita que un sito tan chulo pueda caer en la ruina! Un complejo de turismo rural sería ideal. Sin querer me ha salido un ripio.
    Como no veo nada sobre mi tierra, Galicia he venido a parar cerca.

    Saludos
    Estupendo blog, repito.

    ResponderEliminar
  10. Pues justamente he estado conociendo Igüeña hace poco... Hoy he visto la pequeña entrevista que te han hecho en tve 24 horas.No conocía tu blog pero en 1º lugar te doy la enhorabuena por el contenido, las excelentes imágenes.Todo hecho por lo que veo con pasión y sentimiento. Yo soy de el noroeste de Zamora, de la comarca de LA Carballeda. En esta zona también hay pueblos abandonados y otros desaparecidos bajo embalses. Si quieres te paso mas información de ellos por si quieres acercarte alguna vez. Como amnte del mundo rural que soy me interesa bastante todo este tema asique seguiré tu blog. Te quiero pasar un enlace de video de un poema de un poeta de mi pueblo que se llama Argimiro Crespo. El poema se titula "campesino no te vayas" y guarda bastante relación con la temática de este blog.Las imágenes que lo acompañan son de un pueblo abandonado o casi abandonado de esta zona de Zamora.Un saludo

    http://www.youtube.com/watch?v=7TC-SJmCgIA

    Javier Alonso
    www.flickr.com/photos/javicode/

    ResponderEliminar
  11. Manuel Garzo Crespojueves, 26 abril, 2012

    Hola muy buen articulo aunque con alguna correccion los ultimos en marchar del pueblo fueron mis abuelos, Guadalupe Crespo Tejon y su marido Laurentino Garzo, el dia 1 o 2 de mayo de 1971. Esto me lo ha confirmado mi abuela hoy mismo.

    ResponderEliminar
  12. Al anónimo que dice que se le reventaron dos ruedas visitando Urdiales. Demuestras que no lo visitaste, por que aunque el camino no está asfaltado si que está en buenas condiciones para ir con coche normal. Yo tengo una casa en Urdiales que me vendieron los hijos de los últimos habitantes de este pueblo. Haber si pasa la crisis y me pongo a restaurarla. El año pasado hicimos una ruta de senderismo a la que llamamos los cuatro valles de colinas y que partiendo de Colinas subimos a Los Montes, de ahí bajamos al pueblo viejo de los montes y pasamos a Urdiales, donde nos esperaba una buena paella. Este es el enlace por si quereis verlo. https://www.youtube.com/watch?v=RcqMVbxYsT0&index=17&list=PLKePLv6h5FX_BIep7SyUiJjG_sEJRGonD
    Por otra parte en el blog de la Asociación que presido tengo un trabajo sobre los pueblos deshabitados de el Bierzo y pongo un enlace a esta página por si la gente quiere tener una amplia información. Muy buen trabajo, un saludo.
    http://acarlaribera.blogspot.com.es/p/etnografia-tradiciones-y-costumbres.html

    ResponderEliminar
  13. Buena tarde Faustino . valla puéblo tan pintoresco me gusta mucho los prados y tiene pinta de tener alboles frutales como las cerezas. Pues cuando e leído su reportaje me a venido a lamente Valdepinillos pues les paso una cosa parecida menos mal que estuvo muy poco tiempo solo pues sus vecinos . loan restaurado y esta precioso . les digo halos vecino de Undiales que sigan para adelante que no se les pierdan las raíces y los jobenes le tomen merito a sus ante pasado el cual lucharon con tantos inconvenientes . sin mas un saludo de una fiel segidora Natividad gil garcia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gentes de Urdiales están haciendo un buen trabajo de recuperación del pueblo, hay diversas mejoras que hacen la estancia en este precioso pueblo un poco más cómoda.
      Afortunadamente es un proceso que se esta dando en muchos pueblos, los descendientes de los que se fueron están tomando conciencia de que no se puede perder así como así lo que tanto sacrificio costó levantar a sus antepasados.
      Un abrazo Nati.

      Eliminar
  14. El mejor ejemplo de arquitectura rural de todo el Bierzo Alto. Tuve la suerte de visitarlo el año pasado un dia de nevada que acentuaba la preciosidad del entorno. Una maravilla pasear por sus calles y las cruces antiguas del cementerio. Importante el todoterreno para llegar por los siete km de pista que hay desde la carretera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sino el mejor si uno de los mejor conservados, añadiría también Los Montes y Primout.
      El pueblo es espectacular en cualquier época del año pero con nieve ya tiene que ser el no va más.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Precioso pueblito. Los caminos y los tejados mojados por el agua de la lluvia (a pesar de tu visita en pleno verano) dan un plus de dramatismo al abandono. Con la nieve, tal como comenta uno de los lectores del blog, aún será mayor y por supuesto acentuará su belleza ya de por sí considerable. Su distancia hasta las carreteras transitadas y la paulatina rehabilitación de alguna vivienda probablemente salven este pueblecito encantador del completo deterioro.
    Un abrazo desde Huelva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las piedras y las losas de pizarra en estos pueblos no rezumaran agua no sería lo mismo.
      Aumenta considerablemente la sensación de tristeza. Estos pueblos los ves en un día de sol radiante y no te dan las mismas sensaciones.
      Pero es en esa singular tristeza donde se concentra toda la belleza de Urdiales y otros pueblos del contorno. Bonito como pocos.
      Este hermoso pueblo se va a salvar del completo abandono por el buen hacer de sus vecinos, de hecho ya lo ha hecho. Conocí este lugar en la década de los 90 y estaba bastante más deteriorado que ahora.
      Un abrazo Antonio.

      Eliminar
  16. Fe García martes 9 Noviembre parecen preciosos todos los comentarios de ese que es el pueblo donde nací y viví los años mas felices de mi vida gracias un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Precioso pueblo,lo visite la semana pasada,vale la pena,su río,sus casas sus vacas pastando libremente,un rato de felicidad en la más estricta tranquilidad.

    ResponderEliminar